Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las manifestaciones contra la puesta en libertad de La Manada recorren las principales ciudades

Las protestas están convocadas este viernes en ciudades como Madrid, San Sebastián, Valencia, Zaragoza, Sevilla, Granada, Murcia o Pamplona

Manifestación en Madrid ante el Ministerio de Justicia.

Apenas una hora después de la salida de prisión en libertad provisional de tres de los integrantes de La Manada, los que estaban en Pamplona, las calles han comenzado a llenarse de nuevo con la indignación que ha generado el último episodio de este caso judicial. Hay convocadas protestas en más de una treintena de ciudades y municipios, como Madrid, San Sebastián, Valencia, Zaragoza, Sevilla, Granada, Murcia o Pamplona, entre otras.

El chupinazo inaugurará un año más las fiestas de San Fermines en dos semanas en la plaza del Ayuntamiento de Pamplona que, por segundo día consecutivo, se ha visto desbordada por varios miles de personas contra el auto que ha dejado este viernes en prisión provisional a los cinco miembros de La Manada. “Hermana, yo sí te creo”, “Somos mujeres, no vamos a parar”, han gritado entre otros cánticos las personas congregadas en este punto neurálgico del casco antiguo de Iruña durante más de media hora. El comunicado de protesta, leído por una de las participantes, ha subrayado como una “provocación” que el auto se haya conocido a pocos días del arranque de una fiesta que en 2016 saltó a la crónica más negra con la violación del grupo de sevillanos a una joven de 18 años que acudía por primera vez a San Fermín.

Aplausos, pitidos y una enorme indignación: “Esta justicia es una mierda”, ha sido el grito más repetido, como ya ocurrió el jueves. “Venimos a expresar con claridad el disgusto y el desacuerdo con estas decisiones judiciales”, decía poco antes de la protesta Concha Fernández de Pinedo, la que fue la primera concejala de La Mujer en Pamplona entre 1995 y 1999. “La ciudadanía se está movilizando más allá de los colectivos feministas”, aplaude la exedil, miembro del colectivo feminista Urbanas. “Sola, borracha, quiero llegar a casa”, se desgañitaban en una esquina de la pancarta Dana, Adriana, Ángela y Lana, de entre 12 y 17 años. Esta tarde han participado en la segunda manifestación de sus vidas tras acudir a la del 8 de Marzo, que protagonizaron e impulsaron las más jóvenes. Dana, la más pequeña de todas, vivirá también muy pronto su primer San Fermín. Y pide para sí misma una fiesta segura.

Desde antes de las 19.00, cuando estaba convocada la concentración en Madrid, miles de mujeres ya gritaban en apoyo a la víctima de La Manada ante el Ministerio de Justicia. La marcha ha avanzado después por Gran Vía hasta la plaza de Cibeles, desde donde se han dirigido hacia el Congreso. Victoria García, de 75 años, alza las manos y acompaña el aullido de todas las personas que se concentran. "Necesitamos más igualdad y protección. No podemos estar siendo asesinadas y violada", defiende.  "Si no es si también es violación", "Yo sí te creo" y "vergüenza", son algunos de las consignas que repiten. Carla Martín, de 33 años, vino con su hija de siete. Quiere que la niña crezca en un ambiente feminista, según explica. La niña, sentada en los en los hombros de su madre, sostiene un cartel que dice: "No soy una princesa, soy una guerrera".

“No queremos vecinos violadores. Fuera violadores de nuestras calles”, entonan con fuerza en la concentración de Sevilla, donde residen los cinco condenados. “Hay un rechazo enorme en Sevilla. No se les quiere como vecinos. Me parece horroroso tener estos jueces, es incomprensible”, declara Celia Arenas, miembro de la Asamblea Feminista Unitaria frente al Ayuntamiento de la ciudad. “Me parece vergonzoso este caso desde el principio. Con esta justicia yo no me siento seguro, no la creo, no me representa y me avergüenza”, dice Alejandro Patón, de 18 años. Carteles con el rostro de uno de los condenados o con el lema “la próxima mani en su barrio” se suman al “yo sí te creo”.

Cientos de personas protestan desde las siete de la tarde ante la sede de la delegación del Gobierno en Valencia. Cánticos de "Sí se puede”, “Esta justicia es una mierda” o “Si tocan a una, nos tocan a todas” pueden escucharse en pleno centro de la capital. El recién nombrado delegado del Gobierno en la comunidad autónoma, Juan Carlos Fulgencio, ha bajado a la calle e intercambiado unas palabras con los colectivos feministas convocantes de la protesta. Se ha comprometido a trasladar a Madrid sus reivindicaciones respecto al caso de La Manada.

En Granada estaba convocada una concentración a la puerta del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía. Al igual que el día que se conoció la sentencia, la concentración se ha convertido en una manifestación al grito de "ni un paso atrás contra la violencia judicial". Entre 2.000 y 2.500 personas, según estimaciones propias, se han sumado a la protesta, en la que han estado también la vicepresidenta del Parlamento andaluz, Teresa Jiménez, y el congresista Gregorio Cámara, ambos del PSOE.

"Si los violadores salen a la calle, nosotras también, porque somos más y estamos cabreadas". Este mensaje es parte de uno de los manifiestos leídos en la concentración convocada en Málaga, donde los manifestantes, al menos 2.000, han llenado la calle Larios. El punto de encuentro fue la Plaza de la Constitución, en el centro de la ciudad, donde se dieron cita centenares de personas. La convocaroria, por redes sociales, corrió a cargo de varios colectivos feministas malagueños. Se gritaron mensajes de apoyo a la víctima como "Yo sí te creo", "No es abuso, es violación" y "Si tocan a una, nos tocan a todas". "Ante la (in)justicia patriarcal, resistencia feminista", se leía en una de las pancartas. "Por ti, por mí, por todas", decía otra. No faltaron gritos contra los jueces que han firmado la resolución. "Esta justicia es una mierda", corearon los convocados.

En Cádiz la concentración en contra de la libertad de los miembros de La Manada se ha dejado sentir en los alredores de la Audiencia Provincial. Centenares de personas han acudido a la llamada de distintos colectivos feministas de la ciudad en una concentración convocada a las 19.30 frente a las puertas de la institución. Poco después, la policía local ha tenido que cortar el público y los numerosos congregados a la marcha han comenzado a bajar la Cuesta de las Calesas al grito de “no queremos morir” y “no son muertas, son asesinadas”.

Al grito de “amiga, hermana, aquí está tu manada”, miles de personas se ha manifestado por las calles del centro de Vigo, en la protesta más multitudinaria de las 17 convocadas en Galicia contra la excarcelación de La Manada. Una pancarta con el lema La complicidad institucional es violencia criminal ha encabezado la marea feminista en la ciudad gallega más poblada. La indignación por la decisión judicial ya tomó este jueves, solo unas horas después de conocerse la decisión judicial, las calles de urbes como A Coruña, Santiago y Ourense.

Es la tercera gran movilización relacionada con La Manada, tras las protestas convocadas en noviembre por la toma en consideración de un informe de un detective a la víctima como prueba y las multitudinarias marchas de abril de 2016, cuando se conoció la sentencia en primera instancia que condenaba a los integrantes a nueve años de prisión por abuso sexual, no por agresión.

Es innegable también su incidencia en la histórica movilización del 8 de Marzo y en todos los pasos que ha dado el movimiento feminista en los últimos años. Es el caso que ha conmocionado a la sociedad española y que ha trascendido a sus fronteras. Además de las movilizaciones en municipios patrios, están convocadas protestas en los consulados de Londres, Buenos Aires o Bruselas. Nadie se sustrae de este debate. Todos los partidos políticos han criticado la decisión judicial en mayor o menor medida y algunos llaman directamente a la movilización, igual que los principales sindicatos.

El Gobierno de Navarra y su fiscalía autonómica han anunciado recurso. El Gobierno español, el que tiene más mujeres ministras de la historia tras el aldabonazo que supuso la masiva huelga del 8 de Marzo, estudia que el Servicio Jurídico del Estado se persone como parte en defensa de las víctimas de agresiones sexuales como la de esta joven, una mujer que con 18 años, en el primer día de San Fermín de 2016, fue violada por cinco hombres de madrugada en un portal del casco antiguo de Pamplona.

Con información de Costanza Lambertucci, Ángeles Lucas, Cristina Vázquez, Javier Arroyo, Esperanza Codina, Jesús A. Cañas y Sonia Vizoso.


Fe de errores | En una primera versión de este artículo se denominó por error a Concha Fernández de Pinedo, Concha Fernández de Pineda.

Más información