Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere un hombre tras ser corneado en el encierro del Toro del Aleluya de Arcos de la Frontera

El astado hirió mortalmente a la víctima en los pulmones y embistió a otro hombre en el abdomen

Las 120 personas del equipo de seguridad del Toro del Aleluya de Arcos de la Frontera de este año.

Un vecino de la localidad de Arcos de la Frontera (Cádiz) ha muerto este domingo tras ser corneado mortalmente en el encierro del Toro del Aleluya con el que se festeja el fin de la Semana Santa. El astado embistió al hombre, de unos 50 años de edad, en torno al mediodía y, pese a que fue trasladado al cercano hospital de Jerez de la Frontera, los médicos no han podido hacer nada por salvar su vida. El mismo animal ha corneado también a otro hombre que ha resultado herido de gravedad en el abdomen, pero que ya evoluciona favorablemente.

El suceso ha ocurrido durante la suelta del primero de los dos toros que han corrido este domingo por las calles del casco histórico de la localidad arcense. El encierro comenzó a las 12 de la mañana en un recorrido de menos de dos kilómetros, habilitado con vallas y diversas medidas de seguridad. Cuando el morlaco —de nombre Trampero y propiedad de la ganadería Núñez del Cuvillo— discurría entre las calles Gomeles y Alta alcanzó con sus astas a uno de los corredores, que respondía a las iniciales B.L.B y era vecino de la localidad. El toro, de 510 kilos de peso, embistió al hombre de unos 50 años en "el gemelo y en el pulmón", según han confirmado desde el Ayuntamiento de Arcos.

Inmediatamente el herido ha sido sacado del recorrido del encierro y trasladado por miembros de Protección Civil hasta un hospital de campaña habilitado en la localidad. Allí, tras recibir una primera atención y apreciar la gravedad de las cornadas, ha sido trasladado de inmediato al hospital de Jerez de la Frontera. En el centro jerezano, los médicos han comprobado que el corredor había sufrido "un derrame sanguíneo generalizado, probablemente provocado por un órgano dañado", como han añadido desde el Consistorio. Los facultativos no han podido evitar el fallecimiento del arcense.

Trampero ha producido además otro herido de gravedad. El astado ha embestido en el abdomen a otro corredor y le ha producido una evisceración. En este caso, el hombre ha sudo trasladado al hospital de campaña. Allí, ha sido suturado de inmediato, antes de acabar en el cercano Hospital Comarcal Virgen de las Montañas, en Villamartín. Los facultativos de este centro han conseguido estabilizar al herido y, actualmente no peligra su vida. Tras la suelta del primer toro, la fiesta ha continuado con el encierro de un segundo toro, Tirado, de 525 kilos y la de ganadería de Montes de Oca. El astado ha recorrido las calles de la localidad a las tres de la tarde y no ha producido incidentes de gravedad.

La noticia del fallecimiento B.L.B. no ha tardado en darse a conocer en Arcos, una localidad de apenas 31.114 habitantes, en las que el siniestrado era conocido. El alcalde de la localidad, Isidoro Gambín, ha mostrado su pesar por lo ocurrido a través de la cuenta oficial en Twitter del Ayuntamiento, en el que ha hecho saber "el apoyo y colaboración a los familiares y allegados" del fallecido. El regidor aún no ha dado a conocer si decretará días de luto ante un suceso que "hace años que no ocurría" —según aclaran fuentes municipales— durante la fiesta del Toro del Aleluya.

Fue en los festejos la Semana Santa de 1983 cuando se produjo el primer muerto tras más de un siglo sin incidentes mortales, según la crónica del suceso publicada el 5 de abril de ese año en EL PAÍS. En aquella ocasión fue un hombre de 35 años el que falleció, tras ser corneado en la cabeza. En el dispositivo de seguridad del Toro del Aleluya de este año han participado hasta 120 efectivos, entre policías locales, guardias civiles, Protección Civil y los servicios sanitarios proporcionados por la empresa Socoservis. Además, el recorrido del encierro se prepara con diversas vallas y medidas de prevención para los corredores y los astados, según inciden desde el Ayuntamiento.

La fiesta del Toro del Aleluya se celebra en Arcos desde la Semana Santa de 1784. No es el único pueblo de la provincia de Cádiz que, durante la jornada de la fiesta católica del Domingo de Resurrección, celebra encierros y sueltas de astados que son seguidos por gran cantidad de público local y foráneo. Además de Arcos, Paterna de Rivera también ha festejado su tradicional Toro del Aleluya. Por su parte, Los Barrios y Vejer de la Frontera han celebrado la fiesta del Toro Embolao y Benamahoma la del Toro de Cuerda.

Más información