Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere una turista por un desprendimiento en la playa gallega de As Catedrais

Una piedra le impactó en la cabeza cuando la mujer de 25 años visitaba una de las cuevas del arenal ubicado en Ribadeo (Lugo)

Playa de As Catedrais en Ribadeo (Lugo).
Playa de As Catedrais en Ribadeo (Lugo).

El desprendimiento de una piedra en la playa de As Catedrais de Ribadeo (Lugo) ha acabado este sábado con la vida de una joven de 25 años que visitaba este monumento natural que en los últimos años se ha convertido en una gran atracción turística. La víctima, vecina de Valladolid, se encontraba admirando una de las grutas del arenal cuando a la una de la tarde sufrió en su cabeza el impacto de una roca.

Alertado el 112 Galicia del accidente, se trasladó al lugar un equipo médico que, según informan fuentes del servicio de emergencias, "nada pudo hacer por su vida". A la playa se desplazaron también voluntarios de Protección Civil y agentes de la Guardia Civil y fueron avisados profesionales del Grupo de Intervención Psicológica en Emergencias de Catástrofes para prestar apoyo a la pareja de la fallecida, que se encontraba con ella en el momento del desprendimiento. La joven, con iniciales I. V. Z., murió en el acto a causa de un traumatismo craneoencefálico, informa Europa Press. Mañana se le realizará la autopsia en el hospital de Lugo.

La playa ha sido cerrada tras el suceso, informan fuentes del Ayuntamiento de Ribadeo, una clausura que también se mantendrá mañana domingo, según han decidido la Xunta y la Delegación del Gobierno. Su familia, que se encontraba en Alemania, está ya de camino a Ribadeo. "Hemos estado en contacto estrecho con los famiiares y con su pareja, que está conmocionado, para ayudar en lo que podamos", ha declarado horas después del suceso el alcalde de este municipio lucense, Fernando Suárez.

Agentes de la Guardia Civil y personal de la Consellería de Medio Ambiente se desplazarán este domingo a As Catedrais para inspeccionar la zona donde se ha producido el desprendimiento. El trágico accidente se ha producido en la primera semana del año en la que se restringen las visitas al arenal por la gran afluencia turística y después de una sucesión de fuertes temporales con intensas lluvias.

Declarada Monumento Natural en 2005, la playa es además Zona de Especial Conservación de la Red Natura 2000, Zona de Especial Protección de los Valores Naturales y Reserva de la Biosfera. Sus acantilados, formados por cuarcitas y pizarras, son especialmente débiles ante la embestida del mar, lo que ha propiciado la formación de esas peculiares cuevas y arcos que le han dado el nombre de As Catedrais y que solo se pueden admirar en la bajamar. Esa inestabilidad es la que provoca también desprendimientos como el que ha acabado con la vida de una joven este sábado.

El riesgo para la seguridad pública fue una de las razones que llevó a restringir las visitas al paraje desde 2015. La afluencia máxima al arenal es de 4.812 personas diarias en temporada alta, es decir, tanto en Semana Santa como en verano. Al respecto de esta cifra, que algunos expertos consideran excesiva, fuentes de la Consellería de Medio Ambiente consultadas por Europa Press esgrimen que el cupo se decidió basándose en un estudio y puntualizan que en este tipo de monumentos naturales siempre existe un peligro de desprendimiento que le es comunicado a los visitantes cuando tramitan el permiso de acceso.