Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera admite que no tiene “expectativas” de conseguir la presidencia del Parlament

Ciudadanos cree que Forcadell está "inhabilitada políticamente" para encabezar la Cámara

Rueda de prensa de Albert Rivera para valorar el año político. ATLAS

Las esperanzas en Ciudadanos de conseguir presidir el Parlament son tan escasas, pese a la petición del jueves de la candidatura encabezada por Inés Arrimadas, que Albert Rivera ha admitido este viernes que no tienen "expectativas" de que los separatistas le concedan el cargo. "Pero, al menos, espero que tengan en cuenta la propuesta", ha afirmado el presidente de la formación ganadora de unos comicios que permitieron al bloque secesionista revalidar su mayoría absoluta. Un triunfo de los independentistas que Rivera achacó al "hundimiento" de PP y PSOE.

Ciudadanos basa su reivindicación para encabezar el Parlament en que fue la fuerza más votada el 21-D y que, además, un 53% de los catalanes respaldaron opciones no independentistas. Una "mayoría social" que, según Rivera, debería visualizare en las instituciones. "Si no nos permiten gobernar, por lo menos que nos permitan presidir el Parlament", ha argumentado este viernes el dirigente del partido. "Además, para nosotros, no es legítimo que una presidenta de la Cámara tenga delitos imputados. Oriol Junqueras, Carles Puigdemont y Carme Forcadell están inhabilitados políticamente", ha continuado el líder de la cuarta fuerza política del país, que ha comparecido en el Congreso para hacer balance de un 2017 marcado por el conflicto catalán.

Menos de 24 horas después de reunirse con Mariano Rajoy en La Moncloa para analizar la situación política en la comunidad tras la aplicación del artículo 155 y la convocatoria de elecciones, el presidente de Ciudadanos ha lamentado que los constitucionalistas no lograran una mayoría en el Parlament y lo ha achacado al "hundimiento del PP y PSOE" y a la "maldita ley electoral". Según Rivera, los populares y socialistas "han fallado en el momento más necesario para la democracia española" y no han "estado a la altura".

Por ello, Ciudadanos descarta cualquier movimiento de Arrimadas para intentar la investidura. Sus remotas posibilidades de ser presidenta pasan por el supuesto fracaso de la mayoría absoluta independentista para sellar un pacto y, posteriormente, por la abstención de diputados de las fuerzas secesionistas. "Nosotros sabemos sumar", ha repetido este viernes Rivera, que ha añadido que Rajoy, durante la reunión del jueves, no le comentó en ningún momento que Ciudadanos debía asumir la iniciativa en Cataluña. Aunque, en los últimos días, la cúpula de los populares se ha lanzado a presionar a la vencedora del 21-D para que trate de formar Gobierno. "Resulta sorprendente que Ciudadanos haya cedido la iniciativa a los independentistas. Alergia a gobernar y decidir se llama", dijo el martes Fernando Martínez-Maillo, coordinador general del PP.

El partido se atribuye el "giro" político del PP

Rivera ha sacado este viernes pecho a la hora de hacer el balance de la labor de Ciudadanos en el Congreso durante 2017. El presidente del partido ha atribuido a su formación el "giro de las políticas sociales y económicas del PP". "Se ha pasado de un Gobierno con mayoría absoluta, que subía impuestos, a acabar con los recortes sociales y a incorporar poco a poco a la clase media trabajadora a tres millones de personas", ha afirmado el dirigente político, que ha criticado la "la oposición de los viejos partidos a poner en marcha medidas de regeneración democrática".

Con el 21-D ya en el retrovisor, Rivera también ha aprovechado su comparecencia en el Congreso para hablar de las asignaturas pendientes para el próximo año. El líder de Ciudadanos ha desvinculado el apoyo de su partido a los Presupuestos de 2018 de las reformas políticas pactadas con el PP en el acuerdo de investidura de Rajoy y que aún no se han impulsado. "Nosotros no mezclamos una cosa con la otra. Hay leyes que no cuestan un duro. Cambiar la ley electoral no tiene coste económico, es una cuestión de voluntad política", ha dicho el presidente del partido.

Como prioridad, la formación considera urgente que, a partir de enero, se aborde una reforma de la financiación autonómica —cuestión que Rivera planteó al presidente del Gobierno el jueves en La Moncloa—. "También es necesario aprobar la regulación de la gestación subrogada, la equiparación salarial de los cuerpos policiales, el pacto educativo, la supresión de los aforamientos y la reforma de la ley electoral: para que sea más proporcional, que tengamos listas abiertas y que se agilice el voto rogado", ha enumerado Rivera, que ha calificado de "transitoria" la presente legislatura.

"Estamos acercándonos al final de ciclo del bipartidismo y tiene que haber otra alternativa, porque el populismo y el independentismo no lo son", ha proseguido el líder de Ciudadanos, que va a centrar parte sus esfuerzos en 2018 en prepararse para las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2019. Aprovechando el éxito del 21-D como impulso.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información