Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenados otros cinco acusados por los disturbios en Gamonal en 2014

La Fiscalía pedía para ellos dos años de prisión y una multa de 30.000 euros

Violentos disturbios y altercados con la policía en el barrio del Gamonal en 2014.
Violentos disturbios y altercados con la policía en el barrio del Gamonal en 2014.

El Juzgado de lo Penal número 2 de Burgos ha condenado este miércoles a cinco de los seis jóvenes acusados de provocar incidentes durante los disturbios que se produjeron en el barrio de Gamonal de Burgos en enero de 2014, generados por el inicio de unas obras en el bulevar de la calle Vitoria, que parte de la población rechazó enérgicamente. Según la sentencia, facilitada por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCL), cuatro de los acusados han sido condenados a seis meses de cárcel por un delito de atentado, aunque han quedado absueltos del delito de desórdenes públicos que también se les imputaba. La única joven que se sentó en el banquillo por esos incidentes ha sido condenada a un año de prisión, al sumarse las condenas de seis meses por los delitos de atentado y desórdenes públicos.

La Fiscalía pedía para ellos dos años de prisión y una multa de 30.000 euros. Solo uno de los acusados ha sido absuelto de ambos delitos ante las declaraciones poco concluyentes de los agentes de Policía Nacional que le detuvieron, según la sentencia.

Los hechos se remontan a enero de 2014. El día 10 se registró la primera de una serie de jornadas de disturbios en el barrio popular de la capital burgalesa. El detonante había sido el inicio de las obras de construcción del bulevar de la calle Vitoria, donde se proyectaba además un aparcamiento subterráneo. La obra iba a costar 13 millones de euros en un momento en el que había al menos 18.000 parados en la ciudad. Eso y la falta de inversión en servicios sociales fueron las principales causas del descontento de la población. 

Los cinco estaban acusados por los incidentes que se produjeron la noche del 11 de enero de 2014 al término de una manifestación pacífica para reivindicar la paralización de las obras y pedir la puesta en libertad de los detenidos en los incidentes de la noche anterior.

En esos días, los manifestantes rompieron marquesinas de autobuses, en los contenedores de basura, en las cabinas telefónicas despojadas de sus cristales y en dos sucursales bancarias destrozadas por las piedras lanzadas. La primera jornada de disturbios, la policía respondió con varias cargas, y los incidentes se saldaron con 23 detenidos, ocho de ellos menores de edad, y doce heridos leves: ocho manifestantes, tres policías y un bombero.

Según la sentencia, durante la noche en que los seis acusados fueron detenidos se produjeron disturbios durante los cuales se volcaron y quemaron contenedores, se produjeron daños importantes en el mobiliario urbano y escaparates de entidades bancarias y sufrieron lesiones varios policías nacionales y un bomberos.

Aunque la Fiscalía y el abogado del Estado consideraban que todos los acusados participaron tanto en los ataques a los agentes de Policía Nacional como en los daños materiales, la sentencia concluye que solo en el caso de la joven ha quedado acreditado que arrojó piedras a los policías y lanzó objetos contra el escaparate de una entidad bancaria, mientras que en el caso de los otros cuatro solo consta que arrojaron objetos contra los agentes antidisturbios.

Entre marzo y abril de este año tuvo lugar otro juicio con 12 acusados, de los que siete fueron absueltos y cinco condenados a penas de seis meses de cárcel por altercados. Anteriormente, otro proceso contra seis detenidos terminó con el archivo en dos casos y un acuerdo de conformidad en los otros cuatro.

Más información