Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un voraz incendio quema 2.000 hectáreas en el corazón de Gran Canaria

Unas 400 personas han sido desalojadas y cinco municipios están afectados por las llamas

El incendio en San Mateo, Gran Canaria. EFE

El incendio de Gran Canaria, que fue detectado a las 13.47 de este miércoles, afecta ya a cinco municipios. Telde, Santa Lucía de Tirajana, San Bartolomé de Tirajana, Tejeda y San Mateo ya han sufrido las llamas de este fuego que se ha desatado a una velocidad que los propios técnicos de las administraciones canarias, según ha admitido el presidente del Gobierno regional, Fernando Clavijo, desconocían hasta ahora. Medio millar de personas permanecen sin luz en sus viviendas mientras unas 400 están desalojadas y dormirán en casas de familiares o polideportivos habilitados para la ocasión. 

El fuego avanza en un perímetro de 20 kilómetros, y más de 2.000 hectáreas han sido calcinadas, con varios flancos que se abren y sacuden la escarpada orografía de la zona a la que afecta este incendio, en el corazón de Gran Canaria, un lugar mayoritariamente de pinar. Se ha tratado de evitar que el fuego avance hacia el norte, donde la diseminación de la población convertiría el avance del incendio en una bomba de relojería. Empujadas por el viento que ya ha comenzado a soplar del norte en las primeras horas de la noche, las llamas avanzan hacia la cara sur de la isla, trasladando el problema hacia Telde y Santa Lucía. Se han desalojado nuevos barrios en las últimas horas del jueves, como zonas de Taidía, en San Bartolomé de Tirajana, o Cazadores, en Telde. 

Nueve helicópteros y un avión camóf están trabajando en la zona afectada. La Unidad Militar de Emergencias y las Brigadas Forestales se han unido al trabajo de control del fuego, que se dirige desde un puesto de mando avanzado ubicado en Montaña Cabreja, en San Mateo, que por ahora es el municipio que se lleva la peor parte. A primera hora de la mañana de este jueves se ofrecerá una rueda de prensa para dar más información. 

El de este miércoles será recordado como uno de los fuegos más agresivos que ha vivido la isla de Gran Canaria. En apenas dos horas, el fuego que se originó entre los municipios de Tejeda y San Mateo había obligado a evacuar a centenares de personas. Y ha avanzado rápidamente durante la tarde, impulsado por vientos que superaban los 25 kilómetros por hora y temperaturas por encima de los 30 grados centígrados. 

El fuego se ha desatado en la misma cumbre de la isla, quemando al inicio monte bajo para luego pasar a grandes pinares que ocupan la parte más alta de Gran Canaria. Una de las zonas más afectadas, próxima al inicio del incendio, fue el Parador Nacional de Tejeda, que en el momento del suceso tenía ocupadas 22 habitaciones. Después del desalojo, las llamas pasaron por parte de la instalación, que sufrió daños parciales. Aún se desconoce el estado en el que ha quedado el pago de la Cruz de Tejeda, porque no se puede acceder, pero técnicos de la Consejería de Medio Ambiente que participaban en la extinción dieron la posición por perdida, después de que se viera rodeada por el fuego. Igual suerte parecen haber corrido parte de Las Lagunetas y Ariñez. Posteriormente, el incendio avanzó hacia zonas despobladas, pero en las que la masa forestal es importante, internándose en el Parque Rural del Nublo. Expertos del Gobierno de Canarias consultados por EL PAÍS vaticinan que su potencial es “destructivo”.

Algunos vecinos se resistían a abandonar sus viviendas y procedieron, incluso, a esconderse en ellas. La mayor preocupación es perder la vivienda. Así, por ejemplo, lo decía Francisca Sánchez, de 80 años y natural de Cueva Grande. “Lo único que quiero volver a ver es mi casa, mi casita, lo único que tengo”, manifestaba angustiada. Leticia y Carmela charlaban entre lágrimas con sus perros a los pies. Carmela, más veterana, le decía a Leticia que “es momento de estar tranquila, lo que tenga que pasar pasará; lo importante es estar aquí”. Decenas de vecinos de San Mateo se acercaron al club del pensionista, el polideportivo y la biblioteca para colaborar con el dispositivo de ayuda que se estableció para acoger a los cientos de personas desalojadas por el momento.

Para este jueves se prevé un cambio drástico de las condiciones climáticas. Se espera que lleguen lluvias moderadas en la vertiente norte de la isla y que una masa de aire frío entre también por el norte, como el viento que empujará con el mismo componente. Las autoridades competentes confían en que ese nuevo escenario mejore las condiciones de extinción del incendio que hasta el momento no ha podido ser perimetrado, aunque algunos flancos han podido ser detenidos y humedecidos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información