Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una paloma ha salido volando hacia una estrella

Con ella habíamos ideado caminos y horizontes que ahora se ven definitivamente truncados

Carme Chacon
La exministra de Defensa Carme Chacón en el Congreso de los Diputados en 2013.

Carme Chacón había empezado hace unos meses -que pocos y que intensos, amiga- una nueva vida profesional a nuestro lado, el ejercicio de la abogacía donde hemos trabajado codo con codo todos los días. 

Profesora de Derecho constitucional, política de raza, entrega y compromiso, la paloma ha salido volando cuando menos lo esperábamos. Radiante de salud, a pesar de su cardiopatía, acababa de regresar de unos días en su Universidad americana y esta semana teníamos programadas reuniones de trabajo, proyectos nuevos, un cargamento completo de ilusiones y deseos. El viernes desde el aeropuerto me comentaba por facebook sus últimas gestiones,. Tanta pasión no ha cabido en tu corazón pequeño y la estrella que acoge a los héroes y a los paladines te ha llamado de pronto sin avisarte, sin avisarnos.

Carme era una persona especial. Ministra excelente, la primera Ministra de Defensa de nuestra historia, mantenía la naturalidad, la cercanía y la empatía de la que tantos otros carecen. Vitalista, simpática, extrovertida, fuerte, valiente, culta, educada, dispuesta, llena de amigos en todas partes, solidaria, dotada de una capacidad emocional extraordinaria y de una energía particular para todas las tareas que abordaba. Sensible hasta el extremo de llorar con la música o en el teatro ante un recuerdo, ante cualquier injusticia. Con ella habíamos concebido planes y propósitos que, desde la mas absoluta tristeza, intentaremos sacar adelante.

No hay consuelo que sirva para la pérdida de una persona así, a los 46 años recién cumplidos. Ha vuelto el frío a la primavera de Madrid y ya nada volverá a ser igual. Se ha ido una política ejemplar, una socialista convencida y necesaria, una abogada pletórica, entregada y decidida a su nueva profesión con la mayor de las ilusiones. Para mí la consejera eficaz, la amiga dulce y la compañera política en nuestras ideas progresistas irrenunciables. Puedes estar segura, cielo, de que mantendré siempre nuestras fidelidades políticas y, porque era importante para los dos, las deportivas.

Carme, capitana española, te prometemos seguir cuanto empezamos a construir juntos, honrar tu legado y el de tu familia, mantener hasta el final de nuestros días el recuerdo de tu sonrisa permanente, de tu risa contagiosa, de tu compañerismo, de tu lenguaje directo y sincero, de tu capacidad para ilusionarnos a todos.

Como cantaban nuestros admirados María del Mar Bonet y Joan Manuel Serrat:

No trobaràs la mar,

la mar fa temps que va fugir:

un dia se'n va anar

i em va deixar aquí.

I més tard, quan te'n vagis,

serà l'hivern cada nit;

jauré en el mateix llit

amb la fredor en els llavis.

Te prometemos también que un verano, cuando, paloma, tu vuelo haya alcanzado su destino, nos reuniremos tus amigos en nuestro amado Mediterráneo, al atardecer de una noche clara, subiremos el acantalidado y desde lo alto del puig descubriremos, al cabo de un rato, allá en el horizonte, una estrella nueva que brilla mas que las demás y la llamaremos Carme.

Rafael Mateu de Ros es socio de Ramón y Cajal Abogados.

Más información