Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias advierte de que se irá si sus tesis pierden en el congreso de Podemos

Errejón anuncia que presentará una propuesta política y asume que conlleve un "castigo"

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, el sábado pasado. Ampliar foto
Pablo Iglesias e Íñigo Errejón, el sábado pasado.

Todo o nada. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha puesto sobre la mesa el planteamiento que, de facto, convierte el congreso de Vistalegre 2 en un plebiscito sobre su figura. Iglesias ha anunciado que se irá si su documento de estrategia política no sale elegido en el segundo congreso del partido. "Si el documento de estrategia política más importante que se presenta en Vistalegre, el de mi equipo y mi proyecto, sale derrotado, yo no puedo seguir siendo secretario general", ha asegurado este martes en entrevistas en El Huffington Post y Radiocable. La advertencia de Iglesias se debe a que la votación de las bases al secretario general —en la que será el único candidato— es separada de la de los documentos políticos y organizativos del partido, y su número dos, Íñigo Errejón, presentará una propuesta política diferenciada, como ha confirmado este hoy. "Asumo presentar y defender mis ideas y asumo las consecuencias", ha dicho Errejón. Incluso "si eso conlleva un castigo".

Iglesias avisa: si ganan las tesis de Errejón, se va. El líder argumenta que no quiere ser "secretario general a toda costa" ni ser votado por su "cara bonita", sino que solo si las bases coinciden con su equipo y con su proyecto. La reflexión en su equipo es que, si Errejón presenta una propuesta política y organizativa propia en el congreso, está disputándole el cargo de forma encubierta, aunque no se postule como secretario general. Porque, como alerta hoy Iglesias, si el número dos ganara esas votaciones, él estaría obligado a dimitir. El confundador del partido Juan Carlos Monedero ha expresado esta idea en Antena 3: "Íñigo tiene que asumir que le está echado un pulso a Pablo Iglesias". "Indirectamente estás diciendo que él dimita y luego vienes tú", le ha acusado. "Lo que no tiene sentido es que haga una canción Bertín Osborne y la cante [Joaquín] Sabina".

Pero Errejón no se amedrenta. Tras el ultimátum de Iglesias, el secretario político ha anunciado que presentará una propuesta política diferenciada de la del líder en el congreso de febrero. "Asumo cuáles son las ideas y el modelo organizativo del Podemos que me parece más abierto, más proporcional y más ganador. Asumo con honestidad presentarlas y defenderlas y asumo las consecuencias. Si alguien está pensando que por presentar propuestas de debate político eso conllevaría después un castigo, creo que eso es ajeno a la cultura política de Podemos", ha manifestado en rueda de prensa en el Congreso. Se refería a que, como publicó EL PAÍS, el entorno de Iglesias cuestiona que pueda seguir asumiendo el cargo de secretario político, una función esencial y estratégica, una vez se ha erigido como representante de una corriente crítica con el líder y, sobre todo si lleva su pulso interno hasta el final. 

Los errejonistas argumentan además que el secretario general se debe a sus bases y a la línea política que estas definan, y no al revés. Errejón ha contestado a la advertencia de Iglesias pidiendo madurez. "En Podemos ha llegado la hora de la madurez. Ha llegado la hora de no plantear las discusiones como de todo o nada". En su equipo, la diputada Tania Sánchez ha hablado directamente de "chantaje" del líder. "Plantear esta especie de miedo o de chantaje de que si no gano, me voy, no es justo", se ha quejado en Los Desayunos de TVE.

Ahora bien, aunque Errejón presente una propuesta diferenciada de la de Iglesias, todavía podría ser posible después que ambos llegaran a un acuerdo de síntesis. El pacto se vislumbra, hoy por hoy, improbable, pero dependerá también del resultado de la consulta a las bases cuya votación termina este martes. En esta consulta se dirime el método de votación del congreso, que podría separar aún más las votaciones de candidatos y ponencias. El resultado, en todo caso, definirá por primera vez cuál es el equilibrio de fuerzas entre los afines al líder y a su número dos, y determinará los siguientes pasos de los dos equipos.

Errejón defiende en una entrevista en EL PAÍS su derecho a discrepar. "He sido coherente. Desde las elecciones europeas he entendido que mi mayor lealtad al proyecto tiene que ver con poner las que creo que son las mejores ideas para que nutran el rumbo político. Es posible que fuera más cómodo guardárselas alguna vez. Es posible que en términos individuales tenga más recompensas estar siempre de acuerdo", asegura. El secretario político argumenta incluso que el miedo a discrepar en los partidos políticos es "un método de selección de la mediocridad".

Más información