Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España lleva a la ONU su plan de cosoberanía para Gibraltar

La oferta de Margallo incluye el desmantelamiento de La Verja

Cola de vehículos para cruzar La Verja de Gibraltar.
Cola de vehículos para cruzar La Verja de Gibraltar.

España llevó este martes a la ONU su oferta de cosoberanía hispano-británica para Gibraltar. El embajador español ante Naciones Unidas, Román Oyarzun, expuso anoche en Nueva York, ante la Cuarta Comisión (Descolonización) de la ONU, una propuesta que incluye la posibilidad de que los llanitos accedan a la nacionalidad española sin renunciar a la británica; el mantenimiento de las instituciones de autogobierno de Gibraltar, en el marco de un amplio régimen de autonomía; la continuidad del régimen fiscal del Peñón, “siempre y cuando sea compatible con el ordenamiento comunitario”; y el desmantelamiento de la Verja, que actualmente dificulta el libre tránsito entre la colonia y su entorno español.

El ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, prosigue su ofensiva para intentar fijar el terreno de juego en el que se negociará el futuro de Gibraltar, una vez que se consume el Brexit. El pasado día 28, el jefe de la diplomacia española remitió una misiva a sus 26 homólogos de la UE (todos, menos el británico) y a los presidentes de las instituciones europeas (Consejo, Comisión y Parlamento) en la que les pedía su apoyo para que la cuestión de Gibraltar se excluya de la negociación del nuevo marco de relaciones entre la UE y Reino Unido, con el argumento de que debe resolverse en conversaciones bilaterales entre Londres y Madrid.

Anoche, fue el embajador ante Naciones Unidas quien desgranó la oferta española sobre Gibraltar. Aunque este debate se repite ritualmente cada año, Oyarzun reconoció que esta vez la petición a Londres de que se siente a negociar con Madrid el futuro de la colonia, en aplicación de la reiterada doctrina de la ONU, tiene un “sentido de urgencia”. La salida de Reino Unido de la UE, advirtió, conllevará automáticamente la de Gibraltar y supondrá “un cambio radical en las relaciones” de la colonia con España, “pero sobre todo generará un problema de primer orden en el Peñón y en el Campo de Gibraltar” cuyas economías están muy integradas.

A continuación, el embajador desgranó la propuesta española de cosoberanía del Peñón, en virtud de la cual España y Reino Unido asumirían conjuntamente las competencias en materia de defensa, relaciones exteriores, control de fronteras exteriores, inmigración y asilo de la colonia. Es precisamente el hecho de que España ostentase la representación exterior de Gibraltar, como ahora hace el Reino Unido, lo que le permitiría seguir perteneciendo a la UE tras el Brexit y beneficiarse de su acceso al mercado interior y de la libre circulación de bienes, trabajadores, capitales y servicios.

Para hacer más atractiva la oferta, Oyarzun aseguró que España velará “para que Gibraltar se beneficie de las políticas de la UE” y propondrá las excepciones necesarias para el Peñón, “siempre compatibles” con el derecho comunitario. Además, prometió un plan de inversiones para el Campo de Gibraltar y la plena incorporación del aeropuerto del Peñón al cielo único europeo. El desmantelamiento de la Verja —ya que Gibraltar podría integrarse en el espacio Schengen, lo que no sucede ahora por no estarlo el Reino Unido— abriría “oportunidades magníficas de negocio” y haría la vida “mucho más fácil” a los gibraltareños y a sus vecinos españoles.

Oyarzun no aclaró si la cosoberanía sería un estatus temporal o permanente: dijo que “España no va a renunciar jamás a su reclamación”; pero luego añadió que un eventual acuerdo “pondría fin a una controversia de más de 300 años”. En cualquier caso, puntualizó, “se trata de un punto de partida para negociar”.

El llamamiento para que los gibraltareños —a los que invitó a integrarse en la delegación británica— “estudien con detenimiento” la oferta no tuvo mucho eco. El ministro principal de la Roca, Fabian Picardo, acusó a Margallo de chantajear a los llanitos, aseguró que no están dispuestos a renunciar a la soberanía por seguir en la UE y retó a España a someter el contencioso a la Corte Internacional de Justicia.

Cada octubre, la ONU aprueba una declaración sobre Gibraltar, que pactan España y Reino Unido. A la vista de las distantes posiciones, fuentes diplomáticas no descartan que este año no lo haga.

Más información