José Manuel Soria

El PP, derrotado y obligado a ir a un pleno por el ‘caso Soria’

Ana Pastor se resistió y, tras consultar con el Gobierno, terminó convocando para la semana que viene, a la espera de la agenda del ministro para fijar el día concreto

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos. (Vídeo: Meritxell Batet, del PSC)EFE

El PP ya no tiene mayoría absoluta y este jueves constató la imposibilidad de seguir decidiendo en solitario cuándo y cómo comparece en el Congreso. Toda la oposición forzó que el ministro Luis de Guindos acuda al pleno a explicar la designación —finalmente frustrada— de José Manuel Soria para un cargo en el Banco Mundial. La presidenta del Congreso, Ana Pastor, se resistió todo el día fijar la fecha a la espera de que el Gobierno dijera si estaba dispuesto a comparecer y, finalmente, anunció a última hora de la tarde que convoca para la próxima semana.

Más información

El PP fue derrotado este jueves por el resto de partidos en el Congreso y obligado a que el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, comparezca la semana que viene ante el pleno para dar cuenta del nombramiento de José Manuel Soria en el Banco Mundial (nombramiento al que el exministro de Industria finalmente renunció el pasado martes). Los populares se quedaron solos en la Junta de Portavoces y en la Mesa, y los demás grupos parlamentarios forzaron ese pleno monográfico y urgente.

 El PP se resistió y Ana Pastor quiso actuar como último reducto de su poder, porque la presidenta del Congreso tenía en su mano decidir cuándo convocaba el pleno. A última hora de la tarde rectificó y accedió a lo que querían los grupos: que sea la próxima semana y que no se diluya al posponerlo a las elecciones vascas y gallegas del 25 de septiembre.

Pastor explicó a este periódico que hablaría con el Gobierno para conocer su disponibilidad para comparecer ante el pleno y tras hacerlo se rindió y convocó, a la espera del día concreto que dependerá de la agenda del ministro.

El Gobierno pretendía que la comparecencia del ministro se produjera en la Comisión de Economía: aprovechar su presencia en ese foro, prevista para hablar de los Presupuestos, para contestar preguntas sobre la designación de Soria. Finalmente, tendrá que hacerlo en el pleno, de forma monográfica y con la solemnidad del hemiciclo, aunque aún se desconoce cuándo.

El ministro aún puede negarse a comparecer, como hizo la pasada legislatura, por entender que este Parlamento no puede controlar al Gobierno en funciones. La propia Ana Pastor, ahora presidenta del Congreso, se negó a acudir a la convocatoria de las Cortes cuando era ministra de Fomento. Fue convocada y dio plantón a las Cortes. El Congreso recurrió ante el Tribunal Constitucional y está a la espera de una sentencia.

Solo después de la derrota en la Junta de Portavoces, el Gobierno registró un escrito pidiendo la comparecencia de De Guindos en la Comisión de Economía para hablar “sobre la representación de España en los organismos financieros internacionales”. Ese escrito supone admitir por primera vez la posibilidad de ser controlado por el Parlamento.

Petición ridícula

Rafael Hernando, portavoz del PP, opinó que la exigencia de que Guindos comparezca en el pleno es “ridícula e impresentable” y acusó al resto de grupos de utilizar el caso como “elemento de desgaste”. Según dijo, no hay precedentes de plenos de este tipo si no ha sido por petición propia de los ministros.

El episodio, además de suponer la convocatoria del pleno, pone de manifiesto la minoría del PP en la Cámara en el nuevo escenario político y constata que con esta aritmética parlamentaria el Congreso puede obligar al Gobierno a comparecer y a tomar decisiones que no quiera tomar. Es significativo también que Ciudadanos, partido que firmó un pacto de investidura con Mariano Rajoy, se ponga de parte del resto de la Cámara para forzarle a comparecer.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50