Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera vincula sin pruebas a Podemos con los ataques a Ciudadanos

El líder de Ciudadanos pide a Pablo Iglesias que "condene la violencia de los suyos"

Albert Rivera, en un acto electoral en Valencia.
Albert Rivera, en un acto electoral en Valencia.

"Les pido a los señores de Podemos que condenen la violencia también de los suyos, que la condenen públicamente". Albert Rivera ha vinculado este domingo al partido de Pablo Iglesias con los independentistas catalanes del grupo Arran que intentaron reventar el sábado su mitin de Barcelona, y con la persona que asaltó una mesa informativa de Ciudadanos en Vallecas (Madrid). Ninguna de esas personas se ha identificado como miembro de Podemos ni ha reivindicado el voto para este partido, y los representantes del círculo de esta formación en ese barrio madrileño condenaron ayer la agresión. Sin embargo, el líder de Ciudadanos ha sido contundente durante un mitin en Valencia en el que ha habido un incremento notable de equipos de seguridad uniformados y de paisano. "Con pancartas, con gritos, con discursos, no se cambian las cosas. No vamos a cambiar España con eslóganes, señor Iglesias, la vamos a cambiar trabajando", ha dicho.

Ciudadanos ha denunciado los hechos de Madrid a la policía, y sostiene que el hombre que amenazó a los integrantes de su mesa informativa tenía relación con otra mesa de Podemos. Al tiempo, Rivera considera que Arran tiene lazos con “algunos amigos de Iglesias, como la CUP”, porque participa en las votaciones de esta formación, a su vez vinculada a Ada Colau, socia de Podemos. En el mitin de este domingo en Valencia se han visto carteles con el mensaje "No nos callarán". Y todos los ponentes (Toni Cantó, Marta Martín y Fernando Giner) han hecho referencia a los dos incidentes. "Vamos a ver muchas cosas esta campaña, pero hay una que seguro que no veremos: a alguien de Ciudadanos intentando reventar el acto de otro partido", ha dicho Cantó, número uno por Valencia, entre los aplausos del público.

Esta es la secuencia de hechos. Ayer, Iglesias pidió que se celebre un referéndum de autodeterminación para decidir el futuro de Cataluña. Al mismo tiempo, Rivera defendió lo contrario mientras un grupo de activistas vinculado a las CUP boicoteaba su acto con gritos de "independencia" y "socialismo". Que los dos mítines coincidieran en la misma ciudad (Barcelona) ha servido este domingo para que el candidato de Ciudadanos uniera las dos acciones.

"No hay amenazas suficientes en este país para frenar a Ciudadanos", ha asegurado Rivera, al que ya le lanzaron un huevo el viernes en Albacete, sin que este llegara a alcanzarle. "Sí es significativo, y preocupante, como síntoma, lo que algunos están haciendo esta campaña", ha advertido sobre Podemos. "Ayer, en Vallecas, un socialdemócrata, con un perro socialdemócrata, y con diez más que  iban a venir a levantar la mesa, también supongo que socialdemócratas, amenazaron a nuestros compañeros de Vallecas", ha bromeado sobre el incidente que ocurrió ayer en Madrid, ironizando con la nueva etiqueta ideológica que utiliza Iglesias. "Algunos generan miedo, bandos y ruido, y nosotros debemos contestarles en las urnas. En España hay mucha gente que está indignada, pero que no hace ruido, que va a trabajar, a levantar la persiana de su negocio todos los días. Esa clase media tiene que volver a ser la protagonista. Y yo quiero trabajar para ellos".

Ha sido el tercer acto de Rivera en la Comunidad Valenciana en menos de un mes. La formación emergente está priorizando las circunscripciones azotadas por los casos de corrupción del PP. En Valencia ha encontrado uno de sus mejores graneros electorales. Por eso Rivera hizo un cambio de agenda en el último momento: en lugar de quedarse preparando el debate a cuatro que le medirá mañana con el resto de candidatos, eligió pasar la mañana en Valencia intentando movilizar a sus votantes para consolidar la mejora de resultados que augura la última encuesta de Metroscopia para EL PAÍS.