Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos no acepta la última propuesta de Podemos para abaratar la campaña

El partido de Iglesias ofreció a las formaciones que querían unificar el mailing electoral adoptar esta medida pese a la negativa de PP, PSOE o PNV.

Segundo González, responsable de finanzas de Podemos. Ampliar foto
Segundo González, responsable de finanzas de Podemos. EFE

Podemos no ha logrado que los partidos que querían unificar el mailing electoral adopten esta medida al margen de los que apuestan por seguir mandando individualmente su propaganda (PP, PSOE o PNV). Ciudadanos ha rechazado la oferta argumentando que debe ser asumida por todas las fuerzas políticas o por ninguna, según han confirmado fuentes de las direcciones de las dos formaciones emergentes. Ante la falta de apoyos, el partido de Iglesias, que esperaba ahorrar más de cinco millones con la medida, no ha abierto el debate con las fuerzas minoritarias que se habían mostrado dispuestas a estudiar cambios en la fórmula del buzoneo (ERC, CDC o Compromís). En consecuencia, los intentos por reducir los más de 130 millones que costará la repetición electoral del 26-J acaban sin ni una sola acción coordinada entre varios partidos.

Así, el PP reducirá unilateralmente en un 30% su presupuesto de los últimos comicios (de 12 a 8,4). El PSOE recortará en la misma proporción (de 9 a 6,3), como CDC (de 2,2 a 1,6) y UPN (no facilitó los datos). El PNV, por su parte, lo hará en un 10% (de 810.000 a 800.000). Y Ciudadanos prometió reducir su gasto total entre un 10% y un 15% (unos 800.000 euros, según cálculos de fuentes de su secretaría de Finanzas). Podemos, que tuvo el presupuesto más bajo de los principales partidos para el 20-D (2,9 millones de euros con sus alianzas territoriales), será el único que no acometa recortes, aunque se compromete a una campaña austera.

El partido de Pedro Sánchez y el de Albert Rivera, además, se comprometieron ayer a reducir de 0,18 euros a 0,15 la subvención que ambos recibirán por el envío de las papeletas (1,4 millones de euros entre las dos formaciones). Los cuatro partidos mayoritarios también renunciarán al grueso de su inversión en publicidad exterior (gastaron más de 6 millones entre los cuatro en la última campaña). En total, un ahorro que no llega a los 20 millones.

La propuesta de Podemos ponía el acento precisamente en la partida más importante de las que le corresponde sufragar al Estado. La inversión en el mailing electoral, y todos sus costes adjuntos, superó los 40 millones de euros en la campaña del 20-D. Tras fracasar en las negociaciones para formar Gobierno, los partidos tampoco se han puesto de acuerdo en este asunto. La oposición del PP y del PSOE a unificar los envíos por correo abrió una brecha entre las distintas formaciones que no ha sido capaz de suturar la oferta de Podemos.