Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE busca sus propias alianzas de izquierda

Los presidentes de Valencia, Aragón y Baleares abogan por candidaturas conjuntas para el Senado

El portavoz del comité electoral del PSOE, Antonio Hernando, este viernes.
El portavoz del comité electoral del PSOE, Antonio Hernando, este viernes.

El PSOE busca sus propias alianzas territoriales. Los presidentes socialistas de tres comunidades, Valencia, Aragón y Baleares, a través de sus partidos, exploran las posibilidades de formar candidaturas conjuntas para el Senado con las fuerzas políticas de izquierdas con las que gobiernan o de las que lograron apoyo para las investiduras. El proceso de discusión está abierto y avanza en la Comunidad Valenciana con Compromís, en Aragón con Chunta Aragonesista y en Baleares con Podemos y Més. El más reticente es el partido de Iglesias.

El proceso de los socialistas camina paralelo al emprendido por el partido de Pablo Iglesias con Izquierda Unida. Ximo Puig, el presidente valenciano, asegura que solo les mueve “la coherencia del proyecto”. Las cuentas indican que si el acuerdo se produce entre esas fuerzas políticas y sin contar con los socialistas, la presencia en el Senado del PSOE está más que en entredicho. Así ocurriría en Valencia, donde se avanza para el Congreso en una candidatura con Podemos, Compromís y Esquerra Unida. El presidente valenciano empezó a trabar una posible candidatura al Senado desde comienzos de semana y tuvo una acogida favorable de la dirigente de Compromís, Mónica Oltra, vicepresidenta de su Gobierno. Verds Equo, también son favorables a esta candidatura unitaria.

Los tres partidos que forman esa coalición están en la misma línea, con lo que al avance es real. “Las sensaciones son buenas y la manifestación de intenciones de los demás partidos es favorable”, apunta Puig en declaraciones a este periódico. ¿Y Podemos? De entrada, no, dijo con bastante claridad el líder de ese partido en Valencia, Antonio Montiel. El PSOE no tira la toalla y durante este fin de semana intensificará las conversaciones. Los socialistas, al menos, confían en que pueda haber un acuerdo con Compromís. El PSOE gobierna con ese partido, Podemos apoyó la investidura, aunque se quedó en la oposición.

En Aragón, Podemos e IU también quedaron fuera del Ejecutivo regional, pero apoyaron la investidura del socialista Javier Lambán, que gobierna con Chunta Aragonesista (CHA). Con ellos han emprendido conversaciones para ir juntos al Senado y hoy su comité nacional discutirá sobre la posibilidad de ese acuerdo con los socialistas.

Escepticismo en Ferraz

A. D.

La dirección federal del PSOE conoce los movimientos de su partido en Valencia, Aragón y Baleares para tratar de conseguir candidaturas unitarias de izquierda. No son acciones generalizadas, sino que el diálogo se circunscribe a los partidos con los que gobiernan en esas comunidades.

El escepticismo es de momento la actitud con la que la dirección socialista, que lidera Pedro Sánchez, mira estos movimientos. Ya fracasó en el intento de pacto con Podemos para llegar a La Moncloa. La aprobación de los pactos depende del comité federal, que se reunirá el sábado. Pero, ante la ejecutiva, Sánchez tendrá que decir si apoya las negociaciones. El miércoles termina el plazo legal para presentar coaliciones a las elecciones del 26 de junio.

 mensaje de los socialistas aragoneses es similar al que hizo el PSOE en sus intentos fallidos para llegar a La Moncloa. La secretaria de Organización del PSOE aragonés, Pilar Alegría, quiere abrir el diálogo con “todas las fuerzas políticas de la izquierda, progresistas y de cambio” para una candidatura al Senado. ¿Y Podemos? Tampoco en Aragón este partido está receptivo, pese a que apoyaron la investidura de Javier Lambán y la legislatura autonómica avanza razonablemente, con negociación de cada proyecto, según la percepción de presidente aragonés.

Había cierta base en el PSOE para pensar que el acuerdo podría producirse también con Podemos tras la defensa que el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, ha hecho de la unidad de la izquierda. El regidor, que se presentó con Zaragoza En Común, invocó el año 1977, cuando se formó una candidatura de unidad democrática. Pero también en este caso, como con Manuela Carmena en Madrid y Ada Colau en Barcelona, las opiniones de los alcaldes que fueron en candidaturas apoyadas por Podemos no coinciden con las decisiones de los dirigentes territoriales y nacionales de la formación de Pablo Iglesias.

Los criterios, en todo caso, son de cada comunidad, como también ocurre en Baleares, donde la socialista Francina Armengol gobierna con Podemos y el partido econacionalista Més. También con ellos hay conversaciones para las candidaturas al Senado, pero tampoco van muy bien. Los socialistas de estas comunidades precisan que si no hay acuerdo con Podemos no será necesariamente por oposición de Iglesias, sino por propia voluntad de las direcciones territoriales.