Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cierre de la legislatura se le indigesta aún más a Sánchez con las renuncias de Chacón y Lozano

El secretario general del PSOE afronta el comité federal de este sábado sin su fichaje estrella

Los diputados Pedro Sánchez, Antonio Hernando, Miguel Ángel Heredia, Isabel Rodríguez y Carme Chacón, el jueves en la bancada socialista.

Pedro Sánchez nunca ocultó su interés en retocar lo menos posible las listas electorales del PSOE. Su diseño, salvo causas de fuerza mayor, sería el mismo con el que concurrió a las elecciones generales del 20 de diciembre. La predisposición del secretario general de los socialistas quedó patente este miércoles, recién concluida su reunión con el grupo parlamentario del PSOE en el Congreso de los Diputados y varios senadores. La Ejecutiva propuso, de cara al comité federal de este sábado, que las listas fueran las que se habían aprobado en octubre de 2015. En todo caso, la comisión federal de listas se pronunciaría sobre aquellas candidaturas que, “por circunstancias sobrevenidas” y a petición de la federación territorial de turno, contemplara cambios. Las renuncias de Carme Chacón y de Irene Lozano trastocaron, sin que hubieran transcurrido 24 horas, los planes del líder socialista.

La exministra de Vivienda y Defensa en los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero fue la primera en dar un paso atrás. Aunque no detalló los “muchos motivos políticos” que tenía para tomar la decisión, a Chacón la animó su rechazo a presentarse a las primarias del PSC de las que saldría el cabeza de lista por Barcelona. La falta de apoyos, sobre todo las diferencias enraizadas y pendientes desde que apartó de las listas a Pere Navarro, ex primer secretario del PSC, en contra del criterio de su sucesor, Miquel Iceta, llevaron a la política catalana a irse antes de afrontar un mal resultado.

“Me habría encantado que hubiera ido de número uno por Barcelona, pero, desgraciadamente, decidió dar un paso atrás”, aseveró Sánchez a primera hora de la mañana en una entrevista en la Cadena Ser. El secretario general del PSOE ya recalcó en ese momento que Chacón permanecerá en la Ejecutiva Federal, donde mantendrá su condición de secretaria de Relaciones Internacionales. Una posición que la permitirá seguir atenta, y bien posicionada, a los resultados electorales del 26-J. De ellos dependerá si Sánchez continúa al timón del PSOE.

La marcha de Lozano avivó los problemas, últimamente aletargados a la espera de las elecciones, de Sánchez en el frente interno. Solo él y el portavoz del grupo parlamentario, Antonio Hernando, defendían su presencia. Nadie más lo hacía, ni los sanchistas pata negra. El abandono de la exdiputada de UPyD, que argumentó razones profesionales, deja al secretario general del PSOE en una situación incómoda a solo dos días del quinto comité federal desde diciembre. El líder del PSOE llegará al máximo órgano del partido sin su fichaje estrella, al que colocó como independiente y número cuatro de la lista por Madrid. Tan solo duró seis meses.

Horas antes de que Lozano dejara las siglas del PSOE, Sánchez hizo un alegato a favor de su continuidad por “el ejercicio de apertura a independiente” que en su opinión significó para el PSOE. “Es bueno, es positivo y es la nueva política que también quieren los españoles”, esgrimió. “Tiene mi voluntad y mi compromiso de ser incluida en la lista si quiere seguir manteniendo ese compromiso con el PSOE”, subrayó. Lozano no quiso. Su adiós no conlleva el de la excomandante Zaida Cantera, otra independiente a la que Ferraz ratificó el jueves como número seis en la lista madrileña.

Más información