Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo cede y acepta quedarse en Galicia para una difícil batalla electoral

El presidente de la Xunta asegura que ha elegido la opción más complicada y confirma que no adelantará las elecciones previstas para otoño

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, después de su intervención ante la junta directiva del PP de Galicia. / Atlas

Alberto Núñez Feijóo repite. Volverá a ser candidato a las elecciones autonómicas gallegas. "Ha sido una decisión difícil", ha afirmado este sábado a la entrada de la reunión de la Junta Directiva del Partido Popular en Santiago donde ha anunciado su decisión. El presidente de la Xunta ha admitido que "no son tiempos fáciles para el partido" y que será difícil "obtener una confianza como la que ya no hay en el resto de España", en una intervención interrumpida varias veces por las lágrimas y una voz aguda y temblorosa. "Empieza a pasarme lo que le pasaba a otro presidente de Galicia", ha bromeado de repente en alusión al difunto Manuel Fraga. "Empiezo a leer los periódicos como él, a arrancar sus hojas como él y a ser tan impaciente como él. Pero creo que desde Perbes [donde está enterrado] estará de acuerdo con lo que hemos hecho". Para la oposición, Feijóo opta a la reelección porque ni él ni el PP tenían alternativa. "Acaba de firmar su defunción política", concluyen en En Marea.

Todo en las palabras y gestos de los últimos meses apuntaba a que Feijóo, presidente de la Xunta desde 2009 y eterno candidato a coronar la cúspide del PP nacional, pondría este año fin a su carrera política en Galicia. Tanto repetía él que su compromiso era permanecer solo dos legislaturas y que quizás era el momento de lanzarse al mundo de los negocios que sus compañeros de formación y sectores afines optaron por retirar la vista y pregonar al unísono que Feijóo es la última esperanza de salvar uno de los últimos y adorados bastiones de poder del partido fundado por Fraga. Finalmente y contra pronóstico, sus plegarias han sido escuchadas. "Siempre que he tenido que decidir, he elegido Galicia", ha esgrimido este sábado Feijóo para alivio de su auditorio de dirigentes, en un discurso leído en el que también ha confirmado que no adelantará las elecciones autonómicas, previstas para otoño: "Galicia tendrá hasta el último día un gobierno estable".

Alivio en Génova, 13

Natalia Junquera

El PP ha recibido con alivio el anuncio de Feijóo de que será candidato a la presidencia de la Xunta, porque creen que tienen más posibilidades de ganar las elecciones con él y porque, en clave interna, creen que refuerza el liderazgo del presidente en funciones: "Cuando Rajoy pide algo, se cumple", destacaban hoy fuentes de la dirección del partido. Ha sido el líder del PP quien ha negociado directamente con Feijoo para que rechazara la tentadora oferta de una empresa privada y volviera a presentarse a las elecciones gallegas. "Sabemos retener a los mejores", apuntan en la dirección del PP. Galicia es la única comunidad autónoma donde los populares gobiernan con mayoría absoluta.

El presidente del PP gallego ha aceptado el riesgo de optar a un tercer mandato al frente del Gobierno gallego en un panorama muy complicado para su partido. El empuje de las mareas, unas candidaturas de unidad popular nacidas en Galicia bajo el paraguas de colectivos sociales y partidos nacionalistas y no nacionalistas como Podemos, Esquerda Unida y Anova, han mermado con creces el poder casi absoluto que lograron los populares en 2011. Hoy el partido de Feijóo solo gobierna una de las siete ciudades y una única diputación y sus resultados en las generales fueron los peores de su historia, con la confluencia de En Marea en segundo lugar por delante de los socialistas.

A favor del PP juegan las crisis internas de sus adversarios. El PSdeG-PSOE está sin candidato ni secretario general a la vista tras la caída de José Ramón Gómez Besteiro por sus imputaciones por corrupción y Podemos afronta conflictos entre facciones críticas y la dirección de Pablo Iglesias mientras sus socios en En Marea piden más independencia. El BNG, inmerso en un incesante retroceso electoral, mantiene su apuesta por concurrir a las gallegas al margen de las mareas. Ninguno de estos partidos ha elegido aún cabeza de cartel para esa cita con las urnas que se celebrará como muy tarde a finales de año, siempre y cuando Feijóo no se desdiga de lo prometido y, también contra pronóstico, impulse un adelanto electoral.

Feijóo presentará su candidatura a revalidar el cargo de presidente del PP gallego en el congreso que se celebrará a principios de mayo y en el que también será aclamado como aspirante a un tercer mandato en la Xunta. Dice que se presenta por "los errores que aún hay que corregir", por "los retos que quedan por superar" y "por los gallegos que no fueron atendidos por la Xunta" en estos siete años de gobierno popular. "No estoy en política ni para acomodarme ni para lucirme yo", ha asegurado en un cónclave donde ha concentrado todas las miradas. "Estoy en política porque creo en Mariano Rajoy".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >