Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro grupos implican más ingresos y margen de maniobra en el Congreso

Podemos ha anunciado que los beneficios económicos y los tiempos son negociables

Pablo Iglesias recoge su acta de diputado, el pasado lunes. Ampliar foto
Pablo Iglesias recoge su acta de diputado, el pasado lunes.

La formación que lidera Pablo Iglesias ha manifestado en numerosas ocasiones que pretende formar cuatro grupos en el Congreso, uno como Podemos y otros tres con las candidaturas vinculadas a este partido en Galicia, Valencia y Cataluña. Este escenario, al que ya se han opuesto expresamente PP, Ciudadanos y PSOE, implica ventajas económicas y aumenta su tiempo de exposición en la Cámara. El partido obtuvo 69 escaños en las elecciones generales del 20-D si se consideran los resultados totales, 42 sin contar los seis diputados de En Marea; los nueve de Compromís y los 12 de En Comú Podem.  

Podemos ha reiterado que el Reglamento ampara su solicitud porque las candidaturas se presentaron por separado. Dirigentes como la vicepresidenta de la Comunidad Valenciana, Mònica Oltra (Compromís), han defendido en los medios de comunicación su postura. Oltra explicó el pasado viernes en una entrevista a la Cadena Ser que actuar de otra manera sería "un fraude electoral" y que les ampara el marco legal. "Si nos faltaran votos para el 5% mínimo no tendríamos [Compromís] representación", afirmó. Pero, ¿qué supone tener cuatro grupos parlamentarios en el Congreso?

Subvenciones

Miembros de la formación de Iglesias ya han anunciado que renunciarán a los "beneficios económicos". En principio, la norma prevé que cada uno de los cuatro grupos reciba una subvención que no varía por número de escaños. El importe al que tienen derecho es de 28.597,08 euros. Esa cifra es la que aumentaría a 114.388,32 si se forman cuatro grupos.

Hay otra subvención que sí es variable y depende de la mayor o menor presencia en el Congreso. En concreto, cada grupo recibirá 1.645,49 euros mensuales por diputado (69.115,58 euros para el de Podemos; 9.872,94 para el de En Marea; 19.745,88 euros para el de Compromís y 14.809,41 para En Comú Podem). Pero en este caso es indiferente que el partido tenga uno o cuatro grupos.

Portavoces

Además, los grupos tienen sus propios portavoces a los que les corresponde una cantidad económica adicional: gastos de representación por 1.741,19 euros y 926,31 de libre disposición. Por lo que, a mayor número de grupos, mayor volumen de ingresos por esta vía. Podemos también tendría un portavoz y un portavoz adjunto por grupo en cada una de las comisiones, con una asignación que oscila entre los 1.046,48 y 697,65 euros.

Iniciativas y debates

Respecto al margen de actividad en el Congreso, la posibilidad de presentar iniciativas —proposiciones de ley o no de ley y mociones— aumenta si el partido de Iglesias cuenta con cuatro grupos en lugar de uno. Circunstancia que se repite en el número de preguntas que pueden formular semanalmente al Gobierno. Si Podemos aúna varios grupos, tendrá derecho a plantear más cuestiones. Tanto en los debates de los plenos como en los de las comisiones, la cifra de intervenciones también aumenta, una por cada grupo. Pero Iglesias ha manifestado que los tiempos son negociables.

Decisiones de la Mesa

Hay decisiones de la Mesa que necesitan del apoyo de dos grupos como mínimo para salir adelante. Es el caso de la convocatoria de la Diputación Permanente o la de los plenos, así como la petición de poner en marcha una ponencia constitucional. Lo más común es que dos grupos distintos se pongan de acuerdo, pero Podemos podría utilizar dos de sus candidaturas afines para apoyar este tipo de solicitudes.

La ponencia constitucional es necesaria para reformar la Ley Fundamental. Una posibilidad que introdujeron algunos partidos en sus programas para, entre otras cuestiones, abordar el desafío soberanista en Cataluña. En este sentido, Podemos es partidario de convocar un referéndum sobre la independencia en la comunidad autónoma

Más información