Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU intentará formar grupo parlamentario con Bildu y CC

La formación izquierdista, con dos escaños, está lejos del 5% de sufragios para formar grupo propio en el Congreso

Alberto Garzón en la sede de IU
Alberto Garzón en la sede de IU en Madrid tras las elecciones generales.

El desplome electoral de IU, que ha perdido el 45% de sus votos y nueve de sus 11 escaños, provocará en la formación una grave pérdida de visibilidad política y un agujero económico de más de 3,5 millones de euros si, además, no logra grupo parlamentario, según cálculos de EL PAÍS. Para mitigar ese golpe, IU afronta un plan de ajuste económico interno y va a tratar de asociarse con Bildu y Coalición Canaria, compartiendo con ellos un grupo parlamentario en el Congreso.

Alberto Garzón, líder de IU, en la noche electoral del 20-D.Con dos diputados y el 3,67% de los votos, Izquierda Unida —tercera fuerza política española hasta estas elecciones— está lejos de las cinco actas y 5% de sufragios que se requieren para formar grupo parlamentario. El grupo da derecho a una cuantía de 352.968 euros al año y, lo más importante, permite cobrar la subvención por el envío de sobres y papeletas electorales y propaganda (el llamado mailing), que suele suponer hasta un 70% del gasto de las campañas electorales. La de IU costó 2,5 millones. El partido no precisa cuánto invirtió en mailing, pero, según esa estimación, rondaría los 1.700.000 euros.

El grupo parlamentario es, pues, muy importante en términos de visibilidad política, pero también desde el punto de vista económico. “Tenemos pocas posibilidades y complicadas de formarlo”, admite Adolfo Barrena, secretario de Organización de IU, que apunta a que lo intentarán con Bildu (dos escaños, 0,87% de los votos) y Coalición Canaria (un escaño, 0,33%). El éxito de esa operación no dependería solo de los acuerdos que alcanzasen las tres formaciones, sino de una interpretación flexible del reglamento del Congreso por parte de la Mesa.

En 2008, tras otro gran batacazo electoral en las generales de aquel año, IU ya tuvo que recurrir a una solución parecida —formar grupo con otro partido, entonces ERC— para evitar el colapso financiero. La formación de izquierdas tuvo que explicar en aquel momento que la asociación parlamentaria con el partido independentista catalán era de carácter puramente “técnico”, no político.

Izquierda Unida es víctima de una paradoja por haber concurrido en estos comicios coaligada con Podemos y otras fuerzas solo en Cataluña y Galicia. En realidad, IU tiene cinco diputados en el nuevo Congreso, pero solo puede contar con dos, ya que los otros tres los ha obtenido dentro de las coaliciones catalana y gallega. Esas actas no le sirven para formar grupo, porque en principio esos tres diputados formarán parte de los grupos catalán y gallego a pesar de tener el carné de IU. La formación tampoco puede contar con los votos que le corresponderían en esas dos comunidades. Así, IU tiene complicado formar grupo propio, algo que le aseguraría hasta dos millones de euros, según cálculos de EL PAÍS.

En la subvención por gastos electorales IU pierde 532.280 euros. Esta subvención se otorga en función del número de escaños y de los votos logrados en los territorios donde se obtuvo escaño.

Plan de ajuste

Al margen del grupo parlamentario y de las subvenciones por gastos electorales, el batacazo en las urnas de IU conlleva una merma de 1.446.000 euros anuales, correspondientes al dinero que las formaciones perciben por la Ley de Financiación de Partidos. Supone un agujero del 35% del total del presupuesto de IU, que ascendió a 4.092.898 euros en 2015.

La dirección de la formación está preparando un “plan de ajuste” financiero, según confirma el secretario de Organización de IU. “No estamos en bancarrota, no hemos dejado de pagar ningún recibo”, subraya. Barrena asegura que “no está previsto” que aumenten su deuda, de ocho millones de euros, con lo cual tendrán que acometer recortes, que rechaza detallar. La partida más abultada en sus cuentas es la de personal: 1.534.222 euros anuales. Preguntado sobre si habrá despidos, Barrena rehúsa también contestar.

Más información