“Es cínico decir otra cosa; los recortes en dependencia son evidentes”

Ascensión Crespo, la mujer de Valladolid cuyo caso echó en cara Sánchez al candidato del PP en el debate, dice que hay miles de personas en su misma situación

“Un caso más como el mío, uno de los muchos que hay”. Eso fue lo que pensó Ascensión cuando en la noche del lunes, mientras acostaba a su padre de 89 años, enfermo de alzhéimer, en su casa de Villanueva de la Condesa (Valladolid), escuchó en la televisión al candidato socialista a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez. El socialista le echaba en cara a Mariano Rajoy la situación de una mujer de Valladolid a la que el tijeretazo presupuestario del PP había dejado en 31 euros raspados la prestación de 381 que cobraba por entregarse, día y noche, al cuidado de un familiar dependiente. “No ha habido recortes en dependencia”, replicaba, rotundo e irritado, el presidente y aspirante a la reelección. A Ascensión la respuesta le molestó “muchísimo”. “Me pareció una aberración por parte de Rajoy. Es cínico decir lo contrario: los recortes en dependencia son evidentes”.

Más información
Promesas incumplidas en la herencia de Rajoy
La legislatura acumula un recorte de 2.000 millones en dependencia
El PSOE incluirá en la Constitución servicios sociales y dependencia
Cuatro millones de españoles se sienten solos

La esforzada vida de Ascensión Crespo Villarroel se acababa de colar, sin ella saberlo, en el último debate político antes de unas elecciones generales cruciales para el futuro de España. Al día siguiente, esta cuidadora y alcaldesa socialista de Villanueva de la Condesa, un pueblo castellano de 70 habitantes, fue alertada por una compañera de partido de que la mujer sobre la que habían polemizado Rajoy y Sánchez era ella, un caso elegido entre la veintena de ejemplos de recortes en dependencia que había recibido el equipo del candidato del PSOE. “He vuelto a analizar las imágenes ahora que sé que era yo. Todo lo que dijo Sánchez son verdades como la copa de un pino”, afirma.

Ascensión ha pasado cuatro años cuidando las 24 horas a su suegra, afectada por el grado máximo de dependencia tras un infarto que le dejó graves secuelas, hasta que falleció el pasado verano. Ahora atiende a su padre, diagnosticado de alzhéimer desde hace dos años. En julio de 2012 recibió la carta de sus desvelos: la Junta de Castilla y León le anunciaba que a partir de agosto de ese año su prestación mensual de 381,32 euros se quedaba en 31,92. En los servicios sociales le dijeron que el recorte era correcto y no tenía vuelta atrás, por lo que decidió remitir la carta del Gobierno autonómico al PSOE de Valladolid para que le confirmaran que era así. De las oficinas socialistas en Castilla y León la misiva saltó esta semana al plató de la Academia de la Televisión donde se celebró el debate del lunes.

“Hay miles de casos como el mío y ojalá se conocieran. Yo lo estoy contando porque salió en el debate, si no me habría callado”, afirma Ascensión Crespo desde su casa de Villanueva de la Condesa. Tantos son los afectados por recortes como el suyo, añade, que otra vallisoletana con un recorte del 90% en la prestación ha salido en la prensa pensando que Sánchez se refería a ella. Aquella carta le comunicaba a Ascensión el recorte de su prestación de cuidadora pero presentándolo en positivo, esgrimiendo las “reformas acometidas por el Gobierno de la nación” en el sistema de atención a la dependencia y dedicando la mitad del texto a alabar las ventajas del cambio, entre ellas “preservar la viabilidad” de los servicios sociales, aumentar la “calidad” de la atención y evitar la “pérdida de empleo” en el sector privado de los cuidados.

Por eso, la Junta, en manos del PP como el Gobierno central, la animaba a acudir a “servicios profesionales” para poder percibir un máximo de 400 euros de ayuda con los que pagarlos. “Para mí eso no era alternativa y tampoco lo sería para la mayoría si su familiar estuviera en las condiciones que estaba mi suegra”, explica. “Una plaza geriátrica me costaría 2.600 euros, lo sé porque lo miré. Y en los geriátricos no le hubieran dado la atención personalizada y el cariño que le di yo”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Rajoy replicó a Sánchez apelando a una subida del 50% en la financiación de la dependencia durante esta legislatura. “Esa es una carta de una vecina y estos son los datos”, incidió el candidato del PP sobre el recorte a Ascensión. Ella advierte de que las cifras a las que se aferra el presidente del Gobierno son una “trampa”. “¿Adónde ha ido ese dinero?”, se pregunta. “Desde luego, a los dependientes no”.

El dinero para la ley de dependencia que gestionan las comunidades ha sufrido recortes acumulados de 2.000 millones desde julio de 2012, cuando el Gobierno de Rajoy publicó un decreto con las medidas restrictivas.

Esta vecina de Valladolid, cuidadora ahora de su padre con alzhéimer, pidió hace año y pico la prestación que le corresponde a él y, aunque tenía que haber comenzado a cobrarla desde el pasado verano, sigue a la espera. “Sobre el papel habrá aumentado el dinero, pero en la realidad está claro que este Gobierno lo ha disminuido”. 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS