Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE, incrédulo ante el desplome que le atribuye el CIS

Los socialistas están a a ocho puntos de distancia del PP, según la estimación de voto realizada por el CIS

Pedro Sánchez saluda a un seguidor en Tomelloso (Ciudad Real).
Pedro Sánchez saluda a un seguidor en Tomelloso (Ciudad Real).

El PSOE se sitúa a ocho puntos de distancia del PP, según la estimación de voto realizada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), lo que le sitúa fuera del campo probable de llevar las riendas de la formación de una mayoría parlamentaria. Este resultado hipotético fue acogido con enorme incredulidad por los socialistas al alejarse de los resultados de otros estudios que colocan al PP, PSOE y Ciudadanos en un universo electoral de extrema igualdad. Los socialistas se acogen al dato de la encuesta del voto más simpatía, en el que quedan los primeros.

El PSOE obtendría el 20,8% de los votos que se traduciría en una horquilla de entre 77 y 89 escaños, según la macroencuesta realizada por el CIS. Ningún otro estudio de opinión publicado hasta ahora le coloca a tanta distancia del PP, que obtendría el 28,6% de los votos. La incredulidad fue la nota característica de las reacciones que en público y en privado expresaron distintos dirigentes socialistas, aunque también predominó la preocupación.

Esa misma encuesta ofrece otros datos con los que el PSOE sí quiere quedarse. Los socialistas están a la cabeza de todos los partidos en la suma de voto más simpatía, que les lleva a obtener un 18,9% de los votos, seguido del PP a tres décimas. Ciudadanos se queda en un 9,1% y Podemos en el 7,7%.

El salto que da el CIS en su estimación de voto, tras la llamada cocina, que es el proceso de ponderación y aleaciones que los técnicos establecen, no les concuerda a los especialistas del PSOE. Sus dirigentes llaman la atención sobre otras variables como son las ideas con las que los consultados se sienten más cercanos. En ese campo también el PSOE queda el primero, con un 18,9%, el mismo porcentaje que la intención de voto más simpatía, seguido del PP a algo más de dos puntos de distancia.

Estos y otros datos hacen pensar al PSOE que su distancia con el PP no puede ser tan grande como resulta de las variables que el CIS introduce. Un 14,9% responde de forma espontánea que votaría al PSOE al ser preguntado directamente por el partido al que apoyará. En este supuesto, el PP queda por delante con un 16,2% pero siempre en un margen muy estrecho y alejado de los ocho puntos de distancia que el CIS arroja en su resultado final.

El estudio del resultado global les lleva a pensar que las cosas les irán mejor y discrepan del reparto provincial que hace el CIS. En algunas circunscripciones el PSOE desaparecería porque el antiguo reparto de escaños con el PP lo perderían en favor de Podemos y Ciudadanos

Más información