Sánchez quiere restar votos a Iglesias y Rivera ante el reto de desbancar al PP

Sánchez contará en campaña con Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba

César Luena presenta la campana electoral del PSOE el martes.
César Luena presenta la campana electoral del PSOE el martes.Samuel Sanchez

El lema de campaña del PSOE, “Un futuro para la mayoría”, marca el objetivo de su candidato, Pedro Sánchez, de fijar su partido como única fuerza capaz de sustituir en el Gobierno al PP. El adversario central será Mariano Rajoy, aunque para conseguir “desbancar a la derecha” es imprescindible que el PSOE sea primera fuerza o, al menos, que quede muy cerca del PP y deje atrás a Ciudadanos y Podemos. Sánchez contará con Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero y Alfredo Pérez Rubalcaba. Con Susana Díaz coincidirá en dos actos.

Más información
Rivera sigue a la cabeza en valoración de líderes
“Rajoy ha sido uno más de los del PP que se han repartido el botín”
El PSOE quiere que voten en las locales los extranjeros con residencia

Son varias las vueltas que el líder del PSOE ha dado por la mayoría de las comunidades autónomas desde que fue elegido secretario general del partido hace quince meses. Ahora volverá a hacerlo, aunque la mitad del recorrido ya lo ha hecho en su intensa precampaña. Todo está preparado para que en las próximas dos semanas, ya en campaña oficial, el líder socialista recorra una docena de regiones donde dejará el mensaje de que el PSOE, “de nuevo”, vuelve a ser el partido que pondrá en marcha las transformaciones que necesita España. “Un futuro para la mayoría”, es el lema escogido para esta campaña que el martes presentó el secretario de Organización y coordinador de la misma, César Luena.

“Termina una legislatura de mentiras y de desigualdad y tiene que empezar un tiempo de justicia. Estos cuatro años de Rajoy tienen que ser un tiempo del que aprender para no repetir. Los socialistas queremos asumir la responsabilidad, somos el único partido que tiene un proyecto alternativo capaz de ser mayoritario”, expuso Luena. El PP, y su presidente Mariano Rajoy, son el adversario central.

Entre los estrategas de la campaña socialista no ha cambiado la línea central de ataque al partido del Gobierno a pesar del avance de Ciudadanos y la nutrida representación que, a pesar de la tendencia descendente, tiene Podemos. Solo hay dos opciones de Gobierno, PP o PSOE, sostendrá Sánchez, aunque las encuestas colocan a Ciudadanos con opciones de gobernar. Los socialistas estiman que la intención de voto hacia el partido de Albert Rivera está sobrevalorada y que, al final, en las urnas no será así y quedarán a una distancia considerable de ellos. Podemos, quedará en cuarto lugar, coinciden los socialistas con la mayoría de las encuestas.

Gobiernos “justos”

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Esa ordenación, sin embargo, no impedirá que esos dos partidos obtengan millones de votos, admite el PSOE de forma realista. La campaña se centrará en tratar de convencer a todos los que no quieran que el PP vuelva a gobernar que no apoyen a ninguno de los dos partidos emergentes. En esta tarea el PSOE va a estar unido hasta el próximo 20 de diciembre. En la organización de campaña figuran todos los líderes territoriales, los alcaldes, los cargos públicos, los aspirantes a diputados y senadores y los expresidentes del Gobierno. Felipe González hará al menos cuatro actos y coincidirá en uno con el candidato Sánchez y con el presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, el 15 de diciembre en Badajoz.

La presidenta andaluza, Susana Díaz, y el expresidente cerrarán la campaña en Sevilla. También en Andalucía Susana Díaz compartirá escenario con el exjefe del Ejecutivo José Luis Rodríguez Zapatero que, al menos, tiene cuatro actos y alguno más si su agenda se lo permite ya que estará en Venezuela invitado por la Organización de Estados Americanos (OEA) como observador en las elecciones de legislativas de ese país.

El candidato socialista y sus estrategas han decidido incorporar a la campaña la reivindicación de todo el legado de los gobiernos socialistas. Según su percepción, la baza de la experiencia del PSOE en tareas de gobierno y su gestión global supera las zonas oscuras de los gobiernos socialistas. Si Felipe González fue el hacedor de las grandes reformas y la implantación del Estado de bienestar, Zapatero es el impulsor de nuevos derechos sociales y civiles. Esa reivindicación del legado socialista estará en boca de los presidentes autonómicos aunque Sánchez les pondrá a ellos como ejemplo de gobiernos “justos”.

La campaña, arrancará y terminará en la Comunidad de Madrid y en Cataluña, porque Sánchez hará doblete, lo que indica la relevancia de esas comunidades, junto a Valencia y Andalucía, por el alto número de escaños que entran en el reparto. El candidato socialista celebrará dos actos con la presidenta andaluza pero ella en solitario hará una campaña muy intensa. Tanto como el anterior candidato Alfredo Pérez Rubalcaba que participará en una decena de actos. El presupuesto de la campaña será de 9 millones de euros, un 30% menos que las anteriores generales.

“Rajoy es uno más de los que se repartió el botín”

El PP es sinónimo de corrupción para el PSOE. Su secretario de Organización, César Luena, asoció al presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, con los casos de corrupción que ha protagonizado Génova y han trascendido las últimas legislaturas. En una durísima alusión, el número dos de los socialistas afirmó ayer que “Rajoy ha sido uno más de los del PP que se han repartido el botín”. La carga de fondo contra el PP, durante la presentación del lema de campaña de los socialistas, no sonó a casual. Luena aludió a la corrupción “sistémica y cultural” del PP en casos como Gürtel o Púnica, obviando escándalos como los ERE de Andalucía.

Luena justificó sus palabras por el presunto cobro de sobresueldos por parte de altos cargos del PP. “Rajoy conoce al que rompió el ordenador a martillazos. La memoria de toda una sociedad no se rompe a martillazos”, insistió el dirigente socialista. El PP destruyó, en abril de 2013, los discos duros de los dos ordenadores que utilizó Luis Bárcenas, extesorero del partido e imputado por varios delitos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS