Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las estrategias de Ciudadanos y Podemos

Rivera aspira al monopolio del voto del cambio frente a Iglesias

Los estrategas de Ciudadanos creen que los sondeos dibujan "un partido a tres" por La Moncloa, con PP, PSOE, su partido y sin Podemos

Los líderes de Ciudadanos, tras el mitin. Ampliar foto
Los líderes de Ciudadanos, tras el mitin.

Ciudadanos intentará monopolizar el voto de protesta contra el bipartidismo en las elecciones generales del 20-D empleando los argumentos de que Podemos es la cuarta fuerza, según todos los sondeos, y de que en consecuencia solo Albert Rivera puede hacer efectivos los cambios que reclama ese sector del electorado. La fuerza de centro aspira a convertir la campaña en “un partido a tres” entre PP, PSOE y Ciudadanos. Iglesias, por su parte, desafiará a Rivera a liderar propuestas contra la corrupción y a pactar cambios en el sistema electoral y judicial.

Podemos aglutinó el deseo de cambio en las elecciones europeas de 2014, cuando Ciudadanos no había dado aún el salto a la política nacional (cinco eurodiputados frente a dos). Desde entonces, las dos formaciones se han lanzado a luchar por el mismo tipo de elector (joven, urbanita y profesional). Los sondeos indican que por ahora Rivera le ha ganado la pelea a Iglesias: hoy la formación de centro sumaría el 21,5% de los votos por el 14,1% de su rival, según Metroscopia. Por eso el líder de Ciudadanos predijo ayer un “partido a tres” por La Moncloa, en el que jugarían PP, PSOE y él mismo, con Podemos ya fuera de la cancha.

“Entiendo que hace meses hubiera gente que tuviera miedo porque el cambio pudiera llegar por el populismo, pero Ciudadanos le ha dado la vuelta a la tortilla”, argumentó ayer Rivera en un multitudinario mitin en el parque del Templo de Debod, en Madrid. “Estamos cada vez más cerca de la victoria, en todas las encuestas estamos pillando al PP y al PSOE, y dejando atrás a Podemos”, siguió. “Los ciudadanos quieren gente valiente, reformista, que cuadre las cuentas, que no meta la mano en la caja y que haga las cosas de manera razonable”, añadió. “Presentarse a ser presidente no es ir a una tertulia o a un debate”, dijo en referencia a Iglesias. “Es tener un país en la cabeza. Es gestionar. Es tener un equipo económico que cuadre las cuentas. Es tener un equipo de juristas que te diga cómo hay que reformar las instituciones. Es tener un equipo de profesionales en la sanidad, la educación, en el medio ambiente, que sean capaces de hacer un programa y llevarlo a cabo”.

Propuestas de Iglesias

El objetivo de Rivera es concentrar el voto de protesta contra el bipartidismo apelando a que Podemos se ha quedado descolgado; empleando el argumento de que solo él cuenta con los equipos capaces de gestionar los cambios que necesita el sistema; y sumando los sufragios de quienes tienen la unidad de España en el centro de sus preocupaciones.

Iglesias, que ha recurrido a una estrategia parecida con Alberto Garzón e Izquierda Unida para intentar apartarlos de cualquier competición con Podemos, busca por su parte la fórmula para volver a la pugna con Ciudadanos por ese voto del cambio. El eurodiputado sabe que, en los momentos de máxima proyección electoral de su formación, se vio beneficiado por los mensajes del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien ayudó a situar a Podemos como principal partido de la oposición. Ahora el escenario ha cambiado. Podemos afronta una campaña con el peso de una tendencia a la baja, por lo que trata de dar un nuevo significado a su lugar en el mapa político.

Iglesias lo ha apuntado en los últimos días. Su nuevo rival, además del PSOE, es la formación de Rivera, a quien acusó de dedicarse más a “salir en la televisión que a cambiar las instituciones”. Al margen de las críticas, en la estrategia de campaña de Podemos figura también un desafío a Ciudadanos para intentar liderar los pactos en torno a algunas propuestas de regeneración a partir del 21 de diciembre. Entre los debates que Iglesias quiere forzar en el Congreso, y en los que hará hincapié en las próximas semanas, se encuentran al menos tres reformas que estaría dispuesto a negociar con Rivera: revisión del sistema electoral, medidas contra la corrupción política y las puertas giratorias, e incluso una reforma del sistema judicial, cuyas líneas maestras aún no se conocen.

Estreno de Toni Cantó en un gran mitin

Justo antes de que arrancara el mitin de ayer, Albert Rivera sorteó varias filas de sillas y se fundió en un abrazo con Toni Cantó, número dos de Ciudadanos por Valencia al Congreso.

Fue la primera foto oficial entre esos dos pesos pesados del partido desde que Cantó, exdiputado nacional de UPyD, dio el paso de presentarse a las primarias de Ciudadanos. El actor, que se había integrado en la candidatura de Irene Lozano -hoy en el PSOE- para lograr la portavocía de UPyD, arrolló en aquellas primarias y desde entonces trabaja para cumplir con las previsiones de los sondeos: Ciudadanos, según Metroscopia, puede ganar las generales en la Comunidad Valenciana.