Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos descarta a Podemos como rival por La Moncloa

Rivera describe la campaña de las elecciones generales como un "partido a tres" entre PP, PSOE y el partido de centro

Albert Rivera, en una imagen de archivo. Ampliar foto
Albert Rivera, en una imagen de archivo. EFE

"¡Yo soy español, español, español!". Mientras miles de seguidores le arropaban con cánticos durante un mitin en el Templo de Debod (Madrid), Albert Rivera ha asegurado esta mañana que la lucha por La Moncloa será "un partido a tres" entre PP, PSOE y la formación de centro. Sin nombrar ni una sola vez a Pablo Iglesias, Rivera ha pedido al PP en su gran feudo "que deje paso a un proyecto más ilusionante" y al PSOE que abandone "debates absurdos, casposos y antiguos" como el del papel de la religión en la educación. "No hay partido que se parezca hoy más a los españoles que Ciudadanos", ha dicho el presidente de la formación, parafraseando uno de los eslóganes del socialista Felípe González en los años 80 para lanzar su precampaña.

"Entiendo que hace meses hubiera gente que tuviera miedo porque el cambio pudiera llegar por el populismo, pero Ciudadanos le ha dado la vuelta a la tortilla", ha argumentado el candidato tras fotografiarse con Toni Cantó, exdiputado de UPyD incorporado a las listas de Ciudadanos. "Estamos cada vez más cerca de la victoria, en todas las encuestas estamos pillando al PP y al PSOE, y dejando atrás a Podemos", ha seguido. "¿Por qué? Porque los ciudadanos quieren gente valiente, reformista y que cuadre las cuentas y no meta la mano en la caja. Por eso el cambio sensato está liderando. Por eso tienen miedo el PP y el PSOE. Presentarse a presidente no es ir a una tertulia o a un debate. Es tener un país en la cabeza".

Ciudadanos quiere trasladar a los electores la impresión de que el voto útil del cambio se malgasta con Podemos y utiliza para ello los sondeos y el debate que enfrentó a Rivera con Iglesias en La Sexta. Al mismo tiempo, el partido intenta enarbolar la bandera de campeón defensor de la unidad de España.  "Podemos dar la sorpresa que dieron muchos de nuestros compañeros en Europa", ha aventurado el candidato en referencia a los siete gobiernos de centro que hay en la UE. "Podemos dar la sorpresa que dieron los liberales en Canadá", ha añadido acerca del Partido Liberal canadiense, que acaba de ganar las elecciones tras partir como tercero en todas las encuestas. "Estoy convencido de que en este partido a tres queda mucho partido por jugar. El futuro no está escrito".

El partido ha intentado convertir la reunión de Madrid en una demostración de fuerza. Junto a diputados, concejales y miembros del Comité Ejecutivo venidos de toda España también se han reunido miles de personas que han abarrotado el pequeño espacio del parque del templo de Debod. Los asistentes han escuchado también a Marta Rivera, número tres por Madrid, y a Inés Arrimadas, portavoz en Cataluña.

"Se puede defender sin complejos un país unido, fuerte y diverso", ha argumentado Arrimadas, insistiendo en la misma idea que Rivera, que aspira a ser el primer catalán que preside España. "Hay una cosa que comparten los viejos partidos del bipartidismo y los nacionalistas, que nos quieren dividir en dos. Unos, por territorios; los otros, por ideologías y por bandos".