Fernández Díaz rechaza cualquier “intencionalidad política” al arresto

El ministro del Interior recuerda que la denuncia contra Convergència partió de una concejal de ERC

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en un momento de su visita a Nueva York.
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en un momento de su visita a Nueva York.Eduardo Muñoz Álvarez (EFE)

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, arremetió este miércoles con quienes vean una intención política o electoral en la detención realizada al tesorero de Convergència y manifestó sentir “vergüenza ajena” ante el “victimismo” de políticos investigados por corrupción. En unas declaraciones a la prensa ante la sede de Naciones Unidas en Nueva York, Fernández Díaz recalcó que "intentar ver intencionalidad política es tanto como acusar a la Justicia, acusar a la Fiscalía de actuar con fines políticos", afirmó el ministro en declaraciones a los periodistas en el exterior de la sede central de la ONU.

El ministro, que copreside una sesión del Consejo de Seguridad centrada en las víctimas del terrorismo, recordó que la operación arranca en 2010 a raíz de la denuncia de una concejal de ERC contra el alcalde de Torredembarra y aseguró que el desarrollo de la investigación sigue su propio tiempo y no hay injerencias políticas en el contexto del auge independentista catalán.

Más información
Mas: “Convergència y yo somos objeto de caza mayor”
Detenido el tesorero de CDC en una operación contra la trama del 3%
Los 100 mayores donantes a la fundación de CDC

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, líder de Convergència, sí ve intención política en la actuación de la justicia y aseguró que se siente objeto de “caza mayor”.

En respuesta, Fernández Díaz también citó en catalán la acusación lanzada por el entonces presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, en 2005 a Mas en el Parlament, cuando le dijo: “Vostès tenen un problema, aquest problema es diu 3%” (Ustedes tienen un problema, este problema se llama 3%”). Luego, recordó el ministro, el líder convergente recordó a Maragall que debían hacer cosas juntas y aquella acusación fue retirada.

“A estas alturas, el victimismo tiene un límite", insistió. "Intentar envolverse en la bandera de Cataluña para intentar justificar determinadas cosas creo que lo que genera es vergüenza ajena, no tiene ninguna credibilidad”, remachó Fernández Díaz.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Amanda Mars

Periodista. Corresponsal jefa de EL PAÍS en EE UU hasta abril de 2022. Comenzó su carrera en 2001 en Europa Press, pasó por La Gaceta de los Negocios y en 2006 se incorporó a EL PAÍS, donde fue subjefa de Economía y corresponsal en Nueva York. Ha cubierto dos elecciones presidenciales, unas legislativas, dos impeachment y un asalto al Capitolio.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS