Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Susana Díaz avala “al gran candidato” Pedro Sánchez

Por primera vez, la presidenta andaluza expresa su apoyo al líder del PSOE como candidato

Díaz y Sánchez, este lunes en Sevilla. Ampliar foto
Díaz y Sánchez, este lunes en Sevilla.

Por primera vez, la presidenta andaluza, Susana Díaz, expresó su apoyo pleno a Pedro Sánchez como candidato del PSOE a la presidencia del Gobierno. Fue este lunes en Sevilla, en la segunda reunión del consejo de política federal, que preside Díaz, donde se citaron los nuevos gobernantes del PSOE. La máxima preocupación de los presidentes socialistas está en la dificultad para afrontar las políticas sociales con las restricciones que impone Hacienda. Los socialistas se esforzarán en dejar su impronta donde gobiernan, por encima de la de Podemos.

“Vamos a las elecciones con un gran candidato, cuenta con un amplio apoyo y un partido unido y con las ideas muy claras”. Esta sentencia de Susana Díaz no pasó inadvertida a nadie y menos al equipo del líder socialista. En el año transcurrido —este lunes fue el aniversario— desde que los militantes del PSOE le eligieron en primarias en competición con Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias, la relación entre ambos ha ido distanciándose hasta límites extremos. Este lunes se produjo la inflexión.

La presidenta andaluza no solo hizo esta consideración en público, sino que dentro de la reunión señaló que el objetivo del partido era trabajar para ganar las elecciones generales con Sánchez al frente de todos los socialistas. Este ha sido, hasta ahora, el respaldo más nítido de la líder andaluza al secretario general. “El PP da miedo por lo que ha hecho y otros por la incertidumbre a la que nos llevan”, señaló la presidenta.

El lenguaje de los socialistas se fija en la reivindicación de su “centralidad”: desde Sánchez y Susana Díaz hasta los nuevos gobernantes autonómicos, que lo son por haber recibido el apoyo de Podemos en sus investiduras.

Los socialistas son conscientes de que el PP basará parte de su discurso en llamar la atención sobre las alianzas que los socialistas puedan sellar con Podemos por lo que trató de conferir a esos pactos cierta naturalidad. “Los españoles han querido que los socialistas lideremos el cambio; que lo hagamos con otras fuerzas, a nuestra izquierda y a nuestra derecha, tendiendo la mano, con la intención de liderar un cambio estable”.

Presidentes regionales

No es Sánchez, sin embargo, quien tiene que responder ante el electorado, de momento, sino los presidentes regionales: Guillermo Fernández Vara, en Extremadura; Emiliano García-Page, en Castilla-La Mancha; Ximo Puig, en Valencia; Javier Lambán, en Aragón y Francina Armengol, en Baleares. La ausencia este lunes de Javier Fernández, presidente en funciones de Asturias, fue destacada por sus compañeros, a sabiendas de que está en plena negociación para conseguir los votos suficientes para su investidura. Tanto él como Susana Díaz antes, pasaron por la dificultad de la negativa de Podemos a apoyarlos.

Algunos peligros ciertos se ciernen sobre los Gobiernos socialistas y, por extensión, sobre Sánchez, como señaló García-Page en la reunión. Ninguno de los adversarios políticos se lo va a poner fácil. El PP recordará que gobiernan en esas comunidades gracias a Podemos y el partido de Pablo Iglesias tratará de atribuirse las medidas más populares del Gobierno. Esta es la razón por la que Page alertó de la necesidad de remarcar la impronta de los socialistas.

Ese es un peligro político, pero, como destacó Fernández Vara, lo más preocupante es “la asfixia” a la que Hacienda somete a los Gobiernos autonómicos por la exigencia de cumplir el déficit.

El debate territorial no fue asunto de controversia porque, en tema tan conflictivo, todos se esforzaron en enfatizar lo que les une. El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, se puso del lado de Díaz para señalar que él también defiende que la soberanía reside “en todo el pueblo español”.

Más información