Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
LARA HERNÁNDEZ, SECRETARIA DE CONVERGENCIA DE IU

“No quiero ni imaginarme que la unidad popular no se consiga”

La secretaria de Convergencia de IU dice que no está en juego la supervivencia del partido

La secretaria de Convergencia de Izquierda Unida, Lara Hernández.
La secretaria de Convergencia de Izquierda Unida, Lara Hernández.

Lara Hernández (Madrid, 1986) es la secretaria de Convergencia de Izquierda Unida. La dirigente de la coalición es muy optimista sobre el resultado de la propuesta de confluencia que ha lanzado IU al resto de fuerzas de la izquierda para las generales, aunque Podemos haya rechazado en público un "frente de izquierdas". Confía en los frutos del diálogo, que acaba de comenzar, y no contempla que la candidatura de unidad popular no salga adelante. "No quiero ni imaginarlo", sostiene, al tiempo que pone en valor los "30.000 combatientes" (sus militantes) que IU va a aportar para construir esa candidatura conjunta.

Pregunta. ¿Por qué debe emprender IU un proceso de confluencia?

Respuesta. Es la enseñanza, la lección que sacamos del pasado 24 de mayo con muchísima claridad. La ciudadanía ha iniciado un proceso de demanda al conjunto de fuerzas políticas y agentes sociales para que logren trabajar y articular espacios concretos y comunes para poner en marcha un proceso de unidad popular y configurar una candidatura que pueda desalojar a Mariano Rajoy de La Moncloa. IU lleva la convergencia en el ADN, esta formación surge de una convergencia entre distintas fuerzas sociales y políticas. Las calles, las mareas…Han demostrado que si nos sentamos a trabajar en lo concreto, unidos somos más fuertes.

P. ¿Depende la supervivencia de IU de la unidad popular?

R. En absoluto, IU ha obtenido más de un millón de votos en las municipales, tenemos más de 2.000 concejales. Nosotros hemos leído en el momento político actual que hay una demanda clara en la ciudadanía. Los partidos son herramientas, son medios y no fines en sí mismos.

P. Pero Podemos le roba casi todo el espacio político de IU. En las autonómicas han perdido representación en cuatro de los ocho parlamentos regionales en los que estaban presentes.

R. Insisto en que no hay ese riesgo de desaparición en IU. Nosotros entendemos que somos medios al servicio de la gente, esa es la verdadera naturaleza de un partido. Ahora bien, sin voluntad política no habrá unidad popular. Por eso entendemos necesario un espacio amplio, lo más amplio posible en el que no esté solo Podemos.

P. ¿Qué semejanzas tiene IU con Podemos?

R. Hay semejanzas en la medida en que somos fuerzas políticas transformadoras que queremos apostar por un proyecto estatal de construcción de un nuevo país.

P. ¿Tiene su partido más en común con Podemos que con otras fuerzas?

R. Nosotros estamos haciendo un llamamiento político al conjunto, no queremos hacer una lista de invitados VIP. La unidad popular se construye en torno a unas medidas programáticas concretas, que entendemos que deben pasar por un rescate ciudadano que articule una salida social a la crisis, por un plan anticorrupción y por una democratización de la economía. Toda aquella fuerza política que comparta estos postulados está invitada a participar en esta unidad popular. IU tiene 30.000 combatientes [militantes] dispuestos a dejarse la piel por esta tarea, que es la convergencia y la unidad popular. Esta es la tarea de la gente.

P. ¿Y qué diferencias hay entre las dos formaciones?

R. Partimos de posiciones distintas pero lo importante es el encuentro. Soy muy optimista al respecto, creo que hay que dejar tiempo a la unidad popular, a que el diálogo dé frutos en los próximos meses. Una sola fuerza no basta para transformar el país y para resistir los embistes de los poderes fácticos, que van a ser muchos. Va a ser una tarea ardua.

P. Si finalmente no resultara la confluencia, ¿qué haría IU?

R. No quiero ni imaginarlo, tengo muy claro que no quiero ponerme en la tesitura en que esta unidad no se dé. Nosotros hemos decidido que esa es la fórmula que tenemos para poder ganar este país el próximo noviembre, e IU va a trabajar por ello al 100%. Vamos a dejarnos la piel en esta tarea política.

P. ¿Qué condiciones están dispuestos a aceptar en esa candidatura conjunta? ¿Cuáles serían las líneas rojas?

R. La unidad popular es un camino en el que no debiera haber líneas rojas para nadie. Creo que necesitamos construir la casa desde los cimientos, desde abajo y no desde el tejado.

P. ¿Las siglas de IU son irrenunciables?

R. Las siglas, ya sean de IU o de cualquier formación, son un elemento al que no debe subordinarse la voluntad política de ir más allá.

P. ¿Aceptarían primarias conjuntas?

R. Alberto Garzón lo ha dicho, estamos dispuestos a participar en primarias abiertas al conjunto de la ciudadanía y que sean los ciudadanos y ciudadanas los que decidan en qué lugar debe colocarse cada uno.

P. ¿IU podría integrase en una candidatura cuya papeleta fuera encabezada por el nombre solo de Podemos?

R. Tenemos que dar con la fórmula capaz de llegar a toda la gente a la que no hemos llegado, a esos sectores a los que no hemos sabido incorporar a esta convergencia.

P. Podemos sostiene que bajo ningún concepto concurrirán a las elecciones con una papeleta cuyo nombre no sea Podemos. 

R. Hay que dejar tiempo.

P. ¿Sería posible, entonces?

R. Hay que dejar tiempo al diálogo, que va a dar sus frutos. Pero que todos vayamos bajo el paraguas de Podemos...Esa no es la herramienta que necesita el país.

P. ¿Cómo cree que está afrontando este debate Podemos?

R. Están abordando un debate interno, político, dentro de sus estructuras, y que se irá conociendo. Aunque hablemos todo el rato de Podemos hay otras fuerzas sociales y políticas.

P. Alberto Garzón ha propuesto seguir los modelos de Barcelona en comú y Ahora Madrid, pero son modelos distintos. El primero es una coalición de partidos y el segundo un partido instrumental. IU se rompió en dos en Madrid precisamente por el debate sobre la fórmula de Ahora Madrid, porque la dirección regional sostenía que no se mantenía la identidad de IU. 

R. La identidad de las organizaciones está garantizada en cualquiera de las dos fórmulas. Las municipales han demostrado que el debate sobre lo jurídico debe abordarse al final. Barcelona en comú, Ahora Madrid o Zaragoza en común han demostrado que esto es posible.