Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una fundación próxima al PSOE alerta de su falta de credibilidad

La Fundación Alternativas dice que peligra la hegemonía del partido en la izquierda

El estudio del 'think tank' puntúa la democracia española con un 5,5 sobre 10

La Fundación Alternativas, un think tank próximo a los socialistas en cuyo patronato están Felipe González o Alfredo Pérez Rubalcaba, sostiene que el PSOE sufre un "problema de credibilidad" que tiene como consecuencia que "por primera vez desde la Transición, ve cuestionada y en peligro su hegemonía en la izquierda" tras la aparición de Podemos, así como su "turnismo en el Gobierno con el PP". Se trata de una de las conclusiones del "Informe sobre la democracia en España 2015. Reformular la política" elaborado por el laboratorio de ideas progresista y dirigido por el periodista Joaquín Estefanía, que ha sido presentado este martes.

El estudio de la Fundación Alternativas analiza el funcionamiento de la democracia en España y se detiene en el PSOE, en el PP y en Podemos, así como en el fenómeno del independentismo catalán y la "crisis" de los sindicatos. Sobre el principal partido de la oposición, señala el "descrédito" como "principal lastre para la recuperación del PSOE". "Casi ocho años después del estallido de la crisis, todavía no ha sido capaz de presentar una alternativa socioeconómica posible y con visos suficientes de credibilidad, que aparezca enmarcada en un proyecto de país a medio plazo", dice el texto.

El informe es crítico con el funcionamiento del PSOE, del que dice que "ha incorporado las primarias a sus procesos de selección por hacer de la necesidad virtud antes que por auténtica fe democrática en este procedimiento", mientras que en la práctica "ha seguido rigiéndose por un sistema feudal de baronías". También señala el "fallido liderazgo social y también orgánico de Rubalcaba" como el causante del "hundimiento" electoral en las europeas del 25 de mayo. En el estudio figuran como investigadores los politólogos Eva Anduiza y José Fernández Albertos, la socióloga Olga Salido o los periodistas Xavier Vidal- Folch y Manuel V. Gómez. Joaquín Estefanía, director, ha reivindicado la "libertad intelectual" con la que trabajan y la "independencia política" de la fundación.

"El gran desafío para el PSOE, y para el conjunto de la socialdemocracia, es recuperar la credibilidad como fuerza representativa y transformadora, un espacio que ahora le disputa directamente Podemos", señalan los expertos de la Fundación Alternativas. Solo así podrá "recuperar la centralidad política que le ha permitido gobernar durante los 21 de los 37 años del periodo democrático", indican. "De lo contrario, en el mejor de los casos se verá abocado a un socialismo al estilo Craxi [Bettino Craxi, ex primer ministro socialista italiano] contento con los beneficios asociados con representar una cuota del 10-15% del electorado que alguien necesita para gobernar". El partido, concluyen, "necesita volver a conectar con los españoles".

Sobre el PP, el informe apunta que la cúpula del partido "menospreció el impacto de la corrupción en el desafecto creciente de los ciudadanos hacia las instituciones democráticas" así como "las graves consecuencias sociales de más de siete años de crisis económica". Entre sus errores se encuentran, a juicio de los investigadores, que no haya querido aprobar un plan contra la pobreza, la estrategia al abordar el conflicto catalán y la "falta de mecanismos de control democrático y la designación a dedo de los candidatos del partido en toda España por parte del presidente, que ha convertido al PP en la única formación política que no se ha adecuado para nada a las exigencias de los ciudadanos de mayor transparencia y democracia interna".

De Podemos se analiza la evolución de su electorado. El partido de Pablo Iglesias ha pasado, dicen, de ser "el partido de los activistas indignados" a convertirse en "el partido de los grupos económicamente excluidos y frustrados por la falta de oportunidades".

Un aprobado raspado para la democracia

El informe anual de la Fundación Alternativas evalúa además, por octavo año consecutivo, la calidad de la democracia española a partir de una encuesta realizada a 134 expertos en ciencia política, sociología, derecho y economía con el análisis de 57 indicadores, que van desde la rendición de cuentas a la limpieza de las instituciones. La nota media que obtiene la democracia española, según el estudio, es de un 5,2 sobre 10, similar a la del año anterior pero un punto inferior a la del primer informe, en el año 2008.

El aprobado raspado en la calidad de la democracia española se explica por problemas como la corrupción o "la enorme subordinación del poder político al económico", dice el estudio, y por otros como que "los derechos sociales, que durante muchos años fueron una fortaleza de la democracia española, se han convertido en una de sus debilidades", ha asegurado el periodista exdirector de EL PAÍS Joaquín Estefanía. Según los expertos, en el último año se ha limitado la libertad de expresión, el derecho de reunión y la democracia se ha vuelto menos incluyente, "restringiendo los derechos de los inmigrantes y poniendo trabas al derecho de asilo". La nueva Ley de seguridad ciudadana se encuentra detrás de esa apreciación, así como la reforma del Código Penal.

En el lado positivo, la nota media de la democracia española no acusa un descenso mayor por "la revitalización de la sociedad civil" y por la percepción de que hay más pluralidad e independencia de los medios de comunicación.

El estudio señala también que España es el país europeo en el que más ha aumentado la insatisfacción ciudadana sobre la democracia (desde el inicio de la crisis) y de una manera más abrupta, según los datos de la Encuesta Social Europea. "Una de las lecturas tristes de esta crisis es que nuestras democracias no son tan inmunes como creíamos", ha señalado el investigador del CSIC José Fernández Albertos en la presentación del estudio. "No hay riesgo de involución democrática, pero los indicadores del informe en términos de desconfianza con las instituciones son terriblemente preocupantes", ha concluido.