Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así se pelea por el voto en las redes

Representantes de PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos analizan su estrategia en Internet

Cristina Cifuentes, en una imagen de archivo. Ampliar foto
Cristina Cifuentes, en una imagen de archivo. EFE

¿Cómo combatir que a una candidata, por ejemplo Cristina Cifuentes, sus votantes la conozcan solo como la de la coleta, la de la moto o la de la tele? ¿Qué hacer cuando el partido carece del presupuesto para llenar de anuncios las ciudades y los televisores? ¿Cómo llegar a los nuevos votantes, jóvenes y digitalizados? Isabel Díaz, diputada regional del PP; Fernando de Páramo, secretario de comunicación de Ciudadanos; Nagua Alba, responsable de la coordinación territorial de equipos de redes de Podemos; y Alberto Blázquez, su homólogo del PSOE en Madrid, debatieron cómo responder a esas preguntas en Madrid, y coincidieron en que la exposición de los políticos en Internet puede contribuir a que recuperen la confianza de los votantes asqueados por la corrupción o la gestión de la crisis.

"Es importante por la desafección de los ciudadanos [a la política]. Las redes tienen que ser aliados para recuperar esa confianza", explicó De Páramo en un encuentro organizado por Ketchum. "Nosotros nacimos en la red, eso distingue a la nueva política de la vieja política. Nos podemos considerar nativos digitales desde el punto de vista político", siguió el representante de Ciudadanos, que cuenta con una red de más de 10.000 voluntarios que ayudan a extender las propuestas del partido, siguiendo el exitoso modelo de Barack Obama en las elecciones estadounidenses de 2008. "Las redes no son un tablón de anuncios, sino una vía de conversación directa con los ciudadanos, de recepción de propuestas y críticas. Si no, no tiene mucho sentido entrar en este juego", recordó el representante de Ciudadanos, que durante la campaña para las elecciones municipales y autonómicas del 24-M cosechó varios Trending Topics mundiales. "Es importante que la comunicación sea personal. Hay que poner el acento en que detrás de cada perfil haya una persona, de poco sirve que haya 10 o 15 contestando las preguntas", advirtió.

Los ponentes debatieron alrededor de un ejemplo. Cristina Cifuentes, candidata del PP a presidir la Comunidad de Madrid, maneja personalmente su cuenta de Twitter, en la que es muy activa. En el resto de plataformas, sin embargo, contó durante la campaña con la ayuda de casi una decena de miembros de su equipo. Eso separa su estrategia digital de la de Ciudadanos o Podemos, donde hasta Albert Rivera y Pablo Iglesias, los líderes, interactúan siempre sin intermediarios.

"Nunca hay que dar una respuesta tipo, de contestador automático, hay que dar respuestas personalizadas", explicó Díaz, diputada regional del PP, que durante la campaña del 24-M transmitió por Periscope los actos de Cifuentes, que a su vez contestó a 390 preguntas de los ciudadanos en la plataforma Osoigo, a 1.400 correos electrónicos y a 200 mensajes directos en Twitter. "La estrategia online ha sido preguntar y responder, preguntar y responder, preguntar y responder. No nos ha sobrado un tuit, ni un mitin, ni un solo esfuerzo, por lo que hemos visto en los resultados electorales". En las redes, claro, también se pelea por cada voto.

Las redes nos han permitido que todo el mundo participara en nuestras primarias, o financiarnos

Nagua Alba, de Podemos

Más difícil lo tuvo el PSOE, ya que Ángel Gabilondo, su candidato en Madrid, no quiso hacerse perfiles de Facebook o Twitter. "Todo lo que se publicaba no llevaba el OK de Ángel, pero sí llevaba la marca, porque nacía de sus discursos", argumentó Blázquez. "La estrategia que hemos seguido es poner en valor sus palabras, sus frases".

En Podemos, el partido con la ejecutiva más joven de España (menos de 37 años de media), la situación es la contraria. Los dirigentes operan como auténticos nativos digitales. Viven en las redes. Y el partido, que como Ciudadanos carece del presupuesto necesario para grandes campañas publicitarias, no se entendería sin Twitter o Facebook. "Somos una organización abierta a la participación de cualquiera, y las redes son una vía magnífica para dar esta posibilidad", argumentó Alba, de Podemos. "Nos han permitido que todo el mundo participara en nuestras primarias, o financiarnos".