Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Segunda dimisión de un diputado de UPyD en los últimos dos meses

Anchuelo anuncia que deja el Congreso y se une a Toni Cantó, que lo hizo en abril

Rosa Díez. Ampliar foto
Rosa Díez. EFE

Álvaro Anchuelo, diputado nacional de UPyD, ha anunciado este lunes que deja el partido y su escaño en el Congreso, con lo que se une a Toni Cantó, que hizo lo mismo en abril, y eleva a dos las renuncias dentro del grupo de cinco representantes que obtuvo el partido de Rosa Díez en las generales. Tras los malos resultados cosechados en las elecciones andaluzas del 22-M y en las municipales y autonómicas de este domingo, la formación debatirá en su Consejo de dirección de esta tarde cuándo convoca el Congreso Extraordinario que decidirá su futuro, y en el que Díez no será candidata.

"Desde justo antes de las elecciones catalanas, a finales de 2012, y con más intensidad tras la oferta abierta de pacto realizada por Ciudadanos, defendí en el Consejo de dirección, junto a otros compañeros, la conveniencia de un acuerdo con ese partido", aseguró este lunes Anchuelo en un artículo publicado en su blog, que defendía la opción de firmar pactos electorales puntuales con la formación de Albert Rivera (no una fusión). El ya exdiputado apoyará desde fuera del partido la lista alternativa de Irene Lozano, que optará a la dirección de UPyD en el Congreso de este verano.

Según su escrito, Anchuelo tomó la decisión de dimitir tras la debacle andaluza y no la hizo pública hasta este lunes para no perjudicar a los candidatos de las elecciones municipales y autonómicas que se celebraron el domingo. Sin embargo, los resultados del partido han sido de pesadilla: ha perdido su representación en los Parlamentos de Madrid y Asturias, ha quedado fuera del Ayuntamiento de la capital y su porcentaje de votos se ha reducido hasta hacerlo casi irrelevante.

Eso no hace sino agudizar una crisis que ya estaba desatada. Sin apenas presupuesto para la campaña (200.000 euros), con un trasvase continuo de candidatos y afiliados a Ciudadanos, y dividido por sus peleas internas, que han incluido hasta seis dimisiones del Consejo de dirección desde marzo y la expulsión de dos eurodiputados, UPyD se jugará su supervivencia en el próximo Congreso.