Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madina se vuelca con la campaña a la espera de decidir si se retira

El que fue aspirante a liderar el PSOE rompe su silencio porque asegura que España "se juega las dos próximas décadas"

Eduardo Madina, a la derecha, en un mitin en Badajoz el sábado.
Eduardo Madina, a la derecha, en un mitin en Badajoz el sábado.

Eduardo Madina ha recibido más de 50 peticiones de candidatos del PSOE para participar en la campaña electoral y desde hace un mes se ha volcado con un acto cada día y ya ha recorrido todas las comunidades autónomas. Hace poco más de un año hizo un recorrido similar en las primarias socialistas y tras perder ante Pedro Sánchez optó por el silencio que ha roto ahora en la campaña.

"Todavía me recuerdan", asegura con ironía en referencia a las cálidas acogidas que, según explica, ha notado casi un año después de optar a liderar el PSOE. Actúa al margen de la agenda oficial de su partido y sin coincidir con quien fue su oponente en aquellas primarias. Explica que la dirección federal solo le pidió que acudiera en apoyo de la candidata del PSOE en Castellón, pero no ha podido cumplirlo por razones de agenda.

Desde el pasado mes de julio es un discreto diputado que cumple un silencio que se impuso entonces, pero que lo ha roto ahora porque considera que "este año nos jugamos nuestro futuro para las dos próximas décadas". "Después de este año, habrá un antes y un después en España", añade. Por eso se ha volcado con la campaña electoral de las municipales y autonómicas en vísperas de tener que decidir sobre su futuro y ha aparcado las evidentes discrepancias con la actual dirección socialista. En este tiempo sólo se le conoció una intervención crítica en una reunión del Grupo Socialista para oponerse al pacto antiyihadista que firmó Pedro Sánchez.

Ahora, al igual que otros exlíderes socialistas como Felipe González o José Luis Rodríguez Zapatero, entre otros, ha percibido una situación de emergencia que le ha llevado a movilizarse en defensa de su partido en la campaña. "El PSOE se juega su supervivencia", asegura.

A la espera de lo que pueda pasar en el PSOE es posible que Madina abandone la política. El número uno por Vizcaya al Congreso que él ocupó será previsiblemente para Patxi López; el dos de la lista tiene que ser una mujer y él sólo podría ser número tres sin opciones de ser elegido. Habría opciones de ir en la lista de Madrid, pero no parece probable, aunque él insiste en que aún no se ha decidido. En su decisión influirá lo que pase en el partido en los próximos meses.

Para el que estuvo a punto de liderar el PSOE hace un año, el partido está obligado como mínimo a igualar el 27,7% de votos que tuvo en las municipales de 2011. Por debajo de ese dato sería un fracaso con consecuencias inmediatas en el partido.

El mensaje de Madina en los mítines es fundamentalmente el de presentar al PSOE como la única opción fiable de izquierdas y presentar el ejemplo de lo que ocurre estos días en Andalucía por lo que considera bloqueo por parte de los nuevos partidos, Ciudadanos y Podemos, al impedir la investidura de Susana Díaz.

Explica que ha percibido en su recorrido distintos estados de ánimo en el PSOE: "Hay un ánimo asimétrico que en algunos lugares lleva a pensar que es posible la victoria y en otros es mucho peor".