Partido Socialista de Madrid

Tomás Gómez deja su escaño y pide primarias para el candidato de Madrid

El exlíder del PSM asegura que no será "un problema" para Pedro Sánchez

Tomás Gómez ha entregado hoy su acta de diputado socialista en la Asamblea de Madrid, paso que estaba previsto para la próxima semana, y ha asegurado que no será un inconveniente para el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que el miércoles le destituyó como candidato a las elecciones autonómicas del 24 de mayo. “Yo no seré un problema, y tampoco mi dirección política”, ha asegurado Gómez, que ha pedido que su sustituto se elija por primarias: el exministro de Educación Ángel Gabilondo es el mejor posicionado para sucederle.

“Pido que se elija un nuevo candidato a la presidencia de la Comunidad a partir del voto de los militantes. Con mi salida intento que se recupere la normalidad democrática”, ha expresado Gómez, que también ha pedido a Ferraz que readmita a los 11 trabajadores eventuales del partido que fueron despedidos este jueves.

Más información

El PSM cuenta con 15.000 militantes, la mitad de los que Gómez heredó cuando reemplazó a Rafael Simancas —presidente de la actual gestora— en el verano de 2007. La celebración de primarias haría que Ferraz perdiera el control y podría agravar la crisis abierta en el socialismo madrileño. “Perdimos muchos afiliados, lo que paradójicamente aumentó el manejo interno de Tomás, pues muchos de los que se quedaban eran partidarios suyos. Los más fieles”, reconocen en la antigua Ejecutiva regional de Gómez. Otras fuentes consultadas restan importancia al último movimiento del exsecretario general, y recuerdan que la concentración del miércoles por la tarde “solo movilizó a medio centenar de tomasistas”. “La demostración de fuerza se volvió en su contra”, sentencian.

La solicitud de primarias a Sánchez enlaza con la insistencia con que Gómez exigió a Alfredo Pérez Rubalcaba primarias abiertas. El pasado octubre, cuando llegó el turno de las primarias de Madrid, fueron cerradas. “Pide a los demás y luego hace una excepción cuando le afecta”,

“La suspensión de los órganos de dirección y de control, es decir de la democracia, es preocupante. El PSM tiene una enorme importancia en el devenir del socialismo de España… A falta de razones, [desde Ferraz] se están contando supuestas conjeturas, sensaciones subjetivas, que no son un argumento sólido para suspender la democracia. Me duele ver a los compañeros de esta federación que sean tutelados, por eso pido a Pedro Sánchez que devuelva la democracia a esta federación”, ha reclamado el exlíder socialista, acompañado de Maru Menéndez, su número dos (era la secretaria de Organización del PSM), que se adelantó a Gómez al renunciar la víspera al acta de diputada.

Junto a Gómez también ha estado Rosa Alcalá, secretaria de Administración y de la que el jueves se daba por cierto que también dejaría el escaño. Hoy también ha presentado por escrito su renuncia en el registro del Parlamento regional. Las tres actas de dimisión presentaban el mismo escrito de despedida: "Para mí ha sido un honor formar parte de esta Asamblea durante los últimos años, y representar así a los ciudadanos de Madrid".

Eusebio González Jabonero, estrecho colaborador de Gómez, ha sido el único diputado del PSM que ha acudido a la comparecencia del exsecretario general, una evidencia más de la falta de respaldo interno al exalcalde de Parla.

Gómez ha insistido en que no hay razones para la contundente decisión de Ferraz. “Me preocupa el PSOE. Quiero al PSOE. Y me preocupa que haya ocurrido algo traumático por una supuesta inestabilidad política, que se haya provocado a un terremoto a 100 días de las elecciones autonómicas y a un mes de las andaluzas”.

El exsecretario general de los socialistas madrileños ha subrayado que mantendrá su condición como miembro de la comisión ejecutiva federal del PSOE, cargo que ocupa desde el congreso del pasado julio en que Pedro Sánchez confirmó su poder.

Gómez tampoco renunciará a su responsabilidad como presidente de la comisión de garantías electorales, el órgano que vigila el buen funcionamiento de las primarias del partido para elegir al candidato a La Moncloa. Es decir, que de presentarse Pedro Sánchez y Susana Díaz, la presidenta de Andalucía, Gómez sería el árbitro del proceso. “Puede estar tranquilo Pedro Sánchez, que no voy a competir con ningún puesto en el PSM. Ahora espero que el problema sea yo, y no los militantes. Y yo no voy a ser un problema, así que ahora Pedro Sánchez puede demostrar que esto no era una operación de control político de la federación socialista de Madrid”, en un mensaje en el que fuentes de Ferraz han entendido una amenaza velada.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50