Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una pirueta lingüística facilita al PSOE firmar el pacto antiterrorista

Los socialistas proponen un texto que asume la prisión permanente, pero elude nombrarla

El Gobierno y el PSOE tienen previsto cerrar esta semana el pacto antiterrorista para poder presentar el viernes una proposición de ley conjunta. El texto en el que trabajan da un nuevo tratamiento penal al yihadismo y será aprobado en febrero en el Congreso para que entre en vigor con el resto del Código Penal. Fuentes del Gobierno y del PSOE explican que el texto no hará referencia expresa a la prisión permanente revisable (una especie de cadena perpetua con posibilidad de revisión), pero sí se remitirá al resto del Código Penal, que regula esta nueva pena y que ya está en el Senado para concluir su tramitación. Es decir, el PSOE aceptará implícitamente, en ese texto del pacto, esta pena contra la que votó en el Congreso y que rechaza.

Esta nueva pena es el obstáculo fundamental que ha tenido el pacto. Inicialmente, el PSOE propuso que se añadiera al capítulo de terrorismo una referencia a la “máxima pena posible”, sin mención expresa a la prisión permanente. El Gobierno se negó porque suponía contravenir el principio de seguridad jurídica.

La última propuesta del PSOE consiste en cambiar en el artículo 572 la frase “los delitos de terrorismo serán castigados con prisión permanente revisable si se causara la muerte de una persona” por esta otra: “Serán castigados por las penas previstas en el artículo 33”. Ese artículo hace referencia en la parte general a la nueva pena; es decir, la fórmula es un rodeo para que el PSOE pueda firmar el pacto.

El Gobierno da por hecho que en esta semana sumará a CiU y a UPyD al acuerdo, como firmantes también de la proposición de ley. El PNV, siempre según esa versión, ya les ha hecho llegar la posibilidad de votar a favor cuando se tramiten y también la imposibilidad de firmar el texto que se presente esta semana. Los nacionalistas vascos han explicado que sus razones tienen más que ver con la estrategia respecto al fin de ETA que con el contenido concreto del acuerdo. Izquierda Plural no es, en principio, partidaria del conjunto del acuerdo, y el Gobierno ve improbable que lo firme.

El siguiente paso para cerrar el pacto lo dará hoy el secretario de Estado de Interior, Francisco Martínez, quien remitirá a los grupos una nueva propuesta. La semana pasada ya les transmitió una en la que corregía por completo la inicial que partía de las enmiendas del PP al Código Penal.

Más información