Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prisiones retira del fichero las fotos carcelarias de Isabel Pantoja y Fabra

La foto de Fabra ha sido sustituida por la imagen de un trozo de suelo de la cárcel

En la ficha de Pantoja figura la siguiente inscripción: "Sin foto, consultar SS CC"

La Secretaría de Estado de Instituciones Penitenciarias ha ordenado retirar del fichero oficial las fotos carcelarias de la cantante Isabel Pantoja y la del expresidente de la Diputación de Castellón y del PP en esta provincia, Carlos Fabra, internos, respectivamente, en los centros penitenciarios de Alcalá de Guadaira (Sevilla) y Aranjuez (Madrid). Ambos cumplen penas por delitos de blanqueo de capitales y fiscales, respectivamente.

En lugar de una foto con su rostro, en la ficha carcelaria que consta sobre Fabra en el Sistema de Identificación Automatizado (el llamado SIA de Prisiones) figura la imagen de un suelo y varias losas (se supone que de una habitación del centro); y en la de Isabel Pantoja, un recuadro sin ninguna imagen y en cuyo interior se puede leer: “Sin Foto. Consultar SS. CC. [los servicios centrales de Prisiones en Madrid, que dirige Ángel Yuste, nombrado por el PP]. Las funcionarias de Alcalá de Guadaira sí llegaron a hacer la foto de Pantoja para el fichero, pero solo estuvo en él una noche antes de ser retirada. La de Fabra se hizo directamente al suelo, según fuentes penitenciarias. 

Ficha carcelaria de Isabel Pantoja.
Ficha carcelaria de Isabel Pantoja.

La orden para la retirada de estas imágenes de las fichas penitenciarias procede, según las mismas fuentes, de mandos de ambas prisiones que, a su vez, siguen instrucciones de los servicios centrales. La ausencia de las fotos de ambos reclusos infringe la Ley Orgánica Penitenciaria y la circular 5/2007, que obliga a que todo preso, nada más ingresar en un centro, se le abra una ficha "con su identificación dactilar y fotográfica".

Fuentes penitenciarias señalan que, al eliminar las fotos del SIA, la intención de Prisiones es evitar que alguien pueda filtrarlas a algún medio de comunicación, como sucedió con la del extesorero del PP Luis Bárcenas. La filtración de la foto de Bárcenas fue investigada por Prisiones y resultó que una de las personas sobre las que se estrechó el cerco como posible autor era un familiar directo de un alto cargo penitenciario. No hubo sanción para nadie.

Ficha de Carlos Fabra.
Ficha de Carlos Fabra.

Fuentes carcelarias señalan que la supresión de estas fotos no sólo implica una ilegalidad; también un trato de favor de Prisiones a Fabra y Pantoja (quien “está siendo atendida con gran benevolencia en la cárcel de Alcalá de Guadaira”, sostienen las mismas fuentes). Un portavoz de Asuntos Penitenciarios se limitó a decir este lunes respecto a la ausencia de las citadas fotos en la ficha carcelaria: “Prisiones no da información sobre elementos de seguridad de su base de datos”.

Una respuesta muy parecida a la que recientemente dio este mismo organismo cuando EL PAÍS le preguntó qué había hecho la Secretaría General con la denuncia que elevó a Yuste el pasado mes de septiembre un funcionario de la cárcel de Estremera (Madrid) que contenía una grabación entre el citado funcionario y Ángel de Cabo, testaferro del expresidente de la patronal CEOE Gerardo Díaz Ferrán.

En esa grabación, De Cabo vertía graves imputaciones delictivas contra jueces, políticos del PP y un conocido exbanquero investigado en este momento en la Audiencia Nacional. El funcionario pedía a Yuste que elevase la denuncia y la grabación a los jueces para que investigasen su contenido. La respuesta de Prisiones, que depende del Ministerio del Interior, fue suspender de empleo y sueldo al funcionario.

La norma penitenciaria sobre los internos señala que, una vez admitido un recluso dentro de un establecimiento penitenciario, debe hacerse lo siguiente: "(...) El procedimiento se inicia verificando la identidad personal, efectuando la reseña alfabética, dactilar y fotográfica, que servirán en el futuro para identificar a la persona en sus salidas al exterior del establecimiento por cualquier causa, incluida la puesta en libertad (...)". A menos en los casos de Fabra y Pantoja, la norma no se ha cumplido.