Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los saltos de la valla de Melilla se duplican en 2014

Las cifras se han disparado. Los cerca de 1.900 inmigrantes que han entrado en Melilla en 2014 tras saltar la valla superan ya en un millar a los 830 que, según Interior, utilizaron en 2013 esta vía para entrar en la ciudad autónoma. "Es el acceso más fácil que les queda para alcanzar España", apuntaban las ONG, tras haberse incrementado la vigilancia nacional y marroquí para evitar la salida de embarcaciones irregulares rumbo a la Península. Melilla ha registrado, en lo que va de año, dos decenas de saltos masivos. Al menos, más de 1.000 sin papeles participaron en cinco de ellos; según los datos recopilados por EL PAÍS, facilitados tras cada intento de entrada por la Delegación del Gobierno.

  •  El primer salto del año.  La valla de Melilla se ha convertido en una de las grandes vías de entrada de los sin papeles a territorio español. La comparativa de los últimos años refleja un incremento brutal: 63 inmigrantes superaron la verja en 2011, 390 en 2012 y 830 en 2013, según las cifras de Interior. En lo que va de 2014 ya han superado la alambrada cerca de 1.900. Una cifra que empezó a elevarse el 15 de enero, cuando se produjo el primer salto masivo del año: 60 subsaharianos consiguieron entrar en la ciudad autónoma de Melilla. Unos 25, además, se atrincheraron en la azotea de un edificio después de que las fuerzas de seguridad los cercaran.
    1El primer salto del año. La valla de Melilla se ha convertido en una de las grandes vías de entrada de los sin papeles a territorio español. La comparativa de los últimos años refleja un incremento brutal: 63 inmigrantes superaron la verja en 2011, 390 en 2012 y 830 en 2013, según las cifras de Interior. En lo que va de 2014 ya han superado la alambrada cerca de 1.900. Una cifra que empezó a elevarse el 15 de enero, cuando se produjo el primer salto masivo del año: 60 subsaharianos consiguieron entrar en la ciudad autónoma de Melilla. Unos 25, además, se atrincheraron en la azotea de un edificio después de que las fuerzas de seguridad los cercaran. efe
  •  Tras la tragedia de Tarajal.  15 subsaharianos perdieron la vida el 15 de febrero cuando intentaban alcanzar a nado la playa ceutí de Tarajal. Solo dos días después, la presión migratoria se trasladó a Melilla, donde 150 sin papeles consiguieron superar el 17 de febrero la verja de la ciudad. La Guardia Civil, que había disparado pelotas de gomas el día de la tragedia, relajó el dispositivo policial desplegado en la frontera. De hecho, desde entonces, los agentes no han vuelto a utilizar ese tipo de material antidisturbios.
    2Tras la tragedia de Tarajal. 15 subsaharianos perdieron la vida el 15 de febrero cuando intentaban alcanzar a nado la playa ceutí de Tarajal. Solo dos días después, la presión migratoria se trasladó a Melilla, donde 150 sin papeles consiguieron superar el 17 de febrero la verja de la ciudad. La Guardia Civil, que había disparado pelotas de gomas el día de la tragedia, relajó el dispositivo policial desplegado en la frontera. De hecho, desde entonces, los agentes no han vuelto a utilizar ese tipo de material antidisturbios. Associated Press
  •  La primera menor que salta la valla.  Con cortes en las piernas y una tibia rota, Mireille selló su amor por Melilla el 28 de febrero. Esta adolescente de Camerún, de entre 14 y 16 años según las ONG, se convirtió ese día en la primera menor que lograba superar con exíto la alambrada de la ciudad autónoma. Lo había intentado antes en tres ocasiones. Pero fue a la cuarta cuando lo consiguió. Ese viernes había participado en el tercer salto que se producía en menos de diez días en el enclave español del norte de África. La inmigración se colaba de nuevo en la agenda del Gobierno.
    3La primera menor que salta la valla. Con cortes en las piernas y una tibia rota, Mireille selló su amor por Melilla el 28 de febrero. Esta adolescente de Camerún, de entre 14 y 16 años según las ONG, se convirtió ese día en la primera menor que lograba superar con exíto la alambrada de la ciudad autónoma. Lo había intentado antes en tres ocasiones. Pero fue a la cuarta cuando lo consiguió. Ese viernes había participado en el tercer salto que se producía en menos de diez días en el enclave español del norte de África. La inmigración se colaba de nuevo en la agenda del Gobierno. efe
  •  "Cuestión de Estado".  El 18 de marzo se produjo el mayor salto con éxito de la historia de la ciudad. 500 personas lograron superar el perímetro fronterizo. Una entrada masiva que sucedió apenas 15 días después de que el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, acudiese a Melilla y a Ceuta por la crisis migratoria, que elevó a "cuestión de Estado".
    4"Cuestión de Estado". El 18 de marzo se produjo el mayor salto con éxito de la historia de la ciudad. 500 personas lograron superar el perímetro fronterizo. Una entrada masiva que sucedió apenas 15 días después de que el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, acudiese a Melilla y a Ceuta por la crisis migratoria, que elevó a "cuestión de Estado". reuters
  •  El mayor intento de entrada.  2.000 sin papeles protagonizaron el 28 de mayo el mayor intento de salto de 2014. Según las cifras del Ministerio del Interior. 470 consiguieron superar la valla ese día, dejando en "situación extrema" —en boca del secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, que viajó de urgencia a la localidad— el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI). Esta instalación, con una capacidad máxima de 472 plazas, llegó a alcanzar los 2.400 acogidos. Los militares tuvieron que desplegar tiendas adicionales para albergar a los inmigrantes.
    5El mayor intento de entrada. 2.000 sin papeles protagonizaron el 28 de mayo el mayor intento de salto de 2014. Según las cifras del Ministerio del Interior. 470 consiguieron superar la valla ese día, dejando en "situación extrema" —en boca del secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, que viajó de urgencia a la localidad— el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI). Esta instalación, con una capacidad máxima de 472 plazas, llegó a alcanzar los 2.400 acogidos. Los militares tuvieron que desplegar tiendas adicionales para albergar a los inmigrantes. Associated Press
  •  A palos y a pedradas.  Así evitaron los agentes marroquíes, en el lado español de la valla y ante la mirada de la Guardia Civil, que 400 subsaharianos entraran en Melilla el 18 de junio. La ONG Prodein difundió un vídeo con las agresiones, donde denunciaba la violencia empleada por los policías africanos en la frontera. "Tenemos indicios creíbles del asesinato de cuatro personas", afirmó el colectivo, que presentó una demanda también por las devoluciones en caliente. La querella fue aceptada a trámite por el Juzgado de Instrucción número 2 de la ciudad, que imputó por prevaricación al coronel jefe de la Guardia Civil y máximo mando de la Comandancia del enclave español. El magistrado lo citó a declarar el 3 de octubre tras considerarlo supuesto responsable de derogar "de facto" los tratados internacionales y la legislación nacional en materia de extranjería en los dispositivos policiales desplegados el 18 de junio y 13 de agosto, cuando dos grupos de subsaharianos fueron retornados a Marruecos tras saltar la valla.
    6A palos y a pedradas. Así evitaron los agentes marroquíes, en el lado español de la valla y ante la mirada de la Guardia Civil, que 400 subsaharianos entraran en Melilla el 18 de junio. La ONG Prodein difundió un vídeo con las agresiones, donde denunciaba la violencia empleada por los policías africanos en la frontera. "Tenemos indicios creíbles del asesinato de cuatro personas", afirmó el colectivo, que presentó una demanda también por las devoluciones en caliente. La querella fue aceptada a trámite por el Juzgado de Instrucción número 2 de la ciudad, que imputó por prevaricación al coronel jefe de la Guardia Civil y máximo mando de la Comandancia del enclave español. El magistrado lo citó a declarar el 3 de octubre tras considerarlo supuesto responsable de derogar "de facto" los tratados internacionales y la legislación nacional en materia de extranjería en los dispositivos policiales desplegados el 18 de junio y 13 de agosto, cuando dos grupos de subsaharianos fueron retornados a Marruecos tras saltar la valla.