Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC evita escoger entre uno de los tres candidatos a la secretaría socialista

Los socialistas catalanes no quieren repetir el error del congreso de Sevilla

Eduardo Madina en la sede de la agrupacion del PSC.
Eduardo Madina en la sede de la agrupacion del PSC. EL PAÍS

Los socialistas catalanes se han propuesto no repetir el error del congreso del PSOE de Sevilla, en el que los delegados del PSC apostaron abrumadoramente por Carme Chacón frente a Alfredo Pérez Rubalcaba. Dos años y medio después, la organización catalana ha prometido neutralidad en el proceso de primarias y todo indica que la practicará.

Los tres candidatos que aspiran a competir en las elecciones a la secretaría del PSOE del 13 de julio ya han empezado a pasar por las principales federaciones del PSC para explicar a los militantes su programa. Eduardo Madina acudió en la mañana de ayer a la sede del Baix Llobregat, la única comarca catalana en la que ganaron los socialistas en las pasadas elecciones europeas, y a la del barrio del Eixample, en Barcelona. Horas después hacía lo propio José Antonio Pérez Tapias, y Pedro Sánchez tiene previsto repetir la misma ruta la próxima semana.

A pesar de que cuando se convoca un proceso de elecciones se promete neutralidad, todas las federaciones socialistas se acaban decantando por un candidato en esa carrera. Los socialistas catalanes se posicionaron a favor de José Borrell frente a Joaquín Almunia en las primarias de 1998 para la secretaría general del PSOE y dos años después apoyaron a José Luis Rodríguez Zapatero frente a José Bono. En ambos casos la apuesta resultó ganadora, pero no ocurrió así en 2012 con Carme Chacón, pese a que le votaron la mayoría de los 101 delegados del PSC que acudieron al congreso de Sevilla.

“Esta vez vamos a poner los huevos en diferentes cestas, más allá de las simpatías personales de cada uno. No vamos a repetir los errores del pasado”, asegura un dirigente del PSC, un partido que ha dado libertad a sus cuadros para posicionarse en este proceso de elección del secretario del PSOE. Madina tiene sus principales apoyos en Cataluña en los diputados en el Congreso Francesc Vallès, Meritxell Batet y Àlex Sàez, así como en las diputadas autonómicas Núria Parlón y Rocío Martínez-Sampere. Los apoyos de Pedro Sánchez son menos orgánicos, pero no por ello menos numerosos, especialmente en las federaciones socialistas de la comarca del Vallès, mientras que Pérez Tapias cuenta con el apoyo decidido de la UGT.

Los militantes socialistas en Cataluña rondan los 21.000 y eso supone un 8,4% del censo que está llamado a las urnas el 13 de julio, pero, más allá de los números, Cataluña es una comunidad que quieren mimar todos los aspirantes a liderar el PSOE, teniendo en cuenta la difícil situación que atraviesa el PSC tras la dimisión de Pere Navarro y el proceso soberanista.

Los socialistas catalanes pretenden, además, que los aspirantes a liderar el PSOE se comprometan con la reforma federal de la Constitución que se recoge en la Declaración de Granada de julio de 2013 y que el PSC exhibe como su propuesta frente al inmovilismo de PP y CiU.

Por ese motivo, una vez sean proclamados los candidatos oficiales a liderar el PSOE tras la presentación de los avales necesarios, el PSC les pasará “la prueba del algodón federal”, en palabras de Miquel Iceta, el aspirante que tiene más números para sustituir a Navarro. De esa forma, la gestora que actualmente dirige el PSC convocará a los candidatos a que acudan a Barcelona y expliquen su programa ante la militancia. Es lo que ocurrió en su día con Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón, pese a que entonces la intención de voto estaba cantada. Ahora en el PSC está todo mucho más abierto que entonces.