Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los minoritarios redoblan la presión contra el bipartidismo

Rosa Díez (UPyD): “Partido Popular y PSOE son lo mismo”

Cayo Lara, con el puño en alto, en un mitin en Córdoba el miércoles. Ampliar foto
Cayo Lara, con el puño en alto, en un mitin en Córdoba el miércoles.

Los partidos minoritarios echan el resto en la recta final de la campaña europea, conscientes de que esta es su oportunidad para arañar votos al bipartidismo. El discurso más duro ayer lo mantuvo Izquierda Unida, que aventuró que exigirá la dimisión del Gobierno en pleno y la convocatoria de elecciones generales en España si el PP no alcanza este domingo los 6,5 millones de votos en las elecciones al Parlamento Europeo.

En la última cita, de 2009, el partido conservador consiguió 6.670.232 votos, el 42%, y 24 diputados en Bruselas. “Han querido convertir estas elecciones europeas en un plebiscito y, por ello, si 30 millones de personas dan la espalda a su candidatura, la legitimidad del Ejecutivo se pone en cuestión”, señaló la coalición que coordina Cayo Lara. “Los ciudadanos tienen derecho a pedir la dimisión del Gobierno y la convocatoria de elecciones generales si consideran que sus máximos responsables vulneran y atacan sus derechos”, sostiene. IU habla de plebiscito en clave nacional, por las “graves decisiones”, que el Gobierno ha tomado en lo que va de legislatura, “traicionando a la gente que les dio su confianza para dirigir el país”. Su mensaje parte de que el PP ha despreciado al electorado “ocultando a su candidato”, y evitando el enfrentamiento con los partidos minoritarios: “No quieren hablar de Europa y no les interesa debatir ni confrontar con el resto de fuerzas”, recalca IU.

Desde Andalucía, Diego Valderas, vicepresidente de la Junta, reforzó esa idea alentando a los ciudadanos a “extirpar el cáncer del bipartidismo” con su voto. Este viernes IU dará a conocer un manifiesto de más de 1.000 sindicalistas que han mostrado su apoyo a la candidatura encabezada por Willy Meyer y Paloma López, secretaria de Empleo de Comisiones Obreras hasta el pasado mes de marzo.

Entre los discursos más duros de ayer también estuvo el de UPyD. Su líder, Rosa Díez, acusó al PP de ser un partido “acomplejado y mentiroso”, después de que la formación conservadora deslizase la idea de que UPyD tiene posibilidades de acabar en el grupo liberal del Parlamento Europeo junto a CiU y concluyera que votarlos equivale a “votar por la independencia” en Cataluña. “¿Se puede estar más acomplejado? ¿Se puede tener menos autoestima? ¿Se puede ser más mentiroso?”, atacó Díez en un mitin en L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), en el que aseguró que el bipartidismo está en declive: “Si alguien no encuentra la papeleta de uno, que ponga la de otro: ¡da lo mismo!”, dijo, en referencia a PP y PSOE, antes de remachar que “ambos intentan que nadie se entere de que hay elecciones”. “No nos pueden convertir en extranjeros en nuestra propia casa”, concluyó, invitando a los ciudadanos a votar a su partido para garantizar la unión de España: “Abstenerse equivale a rendirse”.

El fantasma de la abstención siguió protagonizando la campaña con llamamientos constantes a la participación el mismo día en que se dio a conocer el sondeo del Real Instituto Elcano que puso de manifiesto que el 70% de los españoles no saben quién es el presidente de la Comisión Europea y reconocen estar poco o nada informados respecto de los asuntos europeos. Esa encuesta destaca que el 44% de los consultados cree que las elecciones de este domingo no son importantes, mientras que el 56% de los entrevistados se inclinaba por ir a votar. Respecto de la intención de voto, el sondeo realizado antes del inicio de la campaña electoral coincide con los datos publicados por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) al augurar un “importante” retroceso de los dos grandes partidos en favor de IU, UPyD y otros partidos pequeños. Uno de los que aspira a crecer aprovechando ese tirón es la coalición verde Primavera Europea, en la que están Equo, Compromís o la Chunta Aragonesista (CHA), que ayer apostó por dejar atrás los combustibles fósiles, el fracking y las nucleares.

Otra de las claves de la jornada estuvo en la polémica que estalló entre el PP y el recién nacido Vox, encabezado por el eurodiputado Alejo Vidal-Quadras. El número dos del PP en la candidatura, Esteban González Pons, acusó al líder de Vox de “tránsfuga”, por seguir cobrando “15.000 euros al mes como vicepresidente de la Eurocámara”, con el acta del PP. “No sabe de lo que habla”, le replicó Vidal-Quadras: “Un eurodiputado cobra menos de la mitad”, dijo, pero no contestó a las acusaciones de transfuguismo.

Más información