El juez pide localizar a un testigo del incidente de tráfico de Aguirre

El magistrado también solicita la identificación de los guardias civiles que custodiaban su casa

El juez que investiga el incidente de tráfico de la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha solicitado a la policía que localice a la camarera de un bar de la plaza de Callao que al parecer fue testigo de los hechos, y que busquen si existen grabaciones de lo sucedido por las cámaras de la zona con el fin de esclarecer los hechos. 

El titular del Juzgado de Instrucción número 14 de Madrid ha pedido también, en un auto hecho público este viernes, la identificación de los agentes de la Guardia Civil que custodiaban el domicilio de Aguirre cuando los agentes de Movilidad llegaron allí siguiendo a la expresidenta madrileña. Así como cualquier otro testigo que haya podido presenciar lo ocurrido. 

Más información

El incidente ocurrió el pasado 3 de abril cuando Aguirre estacionó su vehículo en el carril-bus de la Gran Vía madrileña y dos agentes de Movilidad (la autoridad municipal que regula la circulación) acudieron al lugar para sancionarla con una multa.

Según el parte del incidente, al que tuvo acceso EL PAÍS, Aguirre se subió al vehículo y, sin haberles entregado la documentación solicitada, arrancó el coche y comenzó a circular, derribando una de las motos, por lo que los estos agentes salieron en su persecución. Un coche patrulla de la Policía Municipal que pasaba por allí salió detrás de ellos. Llegó a ponerse a la altura del vehículo de Aguirre, "dándole instrucciones a la conductora para que lo detuviera, haciendo caso omiso de las señales", añade el parte.

Aguirre no se frenó hasta llegar a su vivienda, ubicada en el barrio de Malasaña, y una vez allí, metió el coche en el garaje. Poco después, salieron dos agentes de la Guardia Civil que vigilan su casa y ofrecieron a los agentes de Movilidad hacer un parte amistoso de accidente. Estos se negaron y pidieron que saliera la supuesta infractora para notificarle la sanción de los delitos que presuntamente había cometido, además de la multa por aparcar en el carril bus (que conlleva una sanción de 200 euros). Posteriormente, según el parte de denuncia, Aguirre acabó saliendo a la calle. 

La presidenta del PP de Madrid afirmó, en su momento, estar indignada con la versión policial. Solo admitió que tiró una moto policial por error: "Lo que pasa es que el coche que tengo ahora es muy largo, para llevar a mis nietos, y le ha dado sin querer a una moto y la he tirado, pero sin darle a nadie". Según su versión, los policías la estaba reteniendo para buscar una foto. "Confiaban en que alguien de la calle, en plena plaza de Callao, hiciera una foto y así pudieran tenerla todos los medios para montar lío. Y por eso me he ido", aseguró. 

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50