Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una herida muy grave por pelota de goma logra reabrir su caso

El PSOE denuncia "que este caso como el de Ceuta perjudica a las fuerzas de seguridad al negar los hechos"

Consolación Baudín de la Lastra, herida en una manifestación de mineros en julio de 2012, fotografiada en una calle de Madrid en mayo de 2013.
Consolación Baudín de la Lastra, herida en una manifestación de mineros en julio de 2012, fotografiada en una calle de Madrid en mayo de 2013.

La tenacidad de una mujer para que no se entierren los hechos que estuvieron a punto de costarle la vida empieza a dar resultados. Un pelotazo disparado por un policía nacional la mantuvo en una unidad de cuidados intensivos dos meses pero la justicia archivó las diligencias porque no se pudo identificar al agente. El Ministerio del Interior, además, en respuesta parlamentaria, aseguró que no había constancia de heridos graves en la manifestación de Madrid del 11 de julio de 2012 en la que miles de ciudadanos salieron por el Paseo de la Castellana a recibir “la marcha de los mineros” en pleno conflicto por el cierre de las subvenciones para el carbón.

Los informes del hospital en el que estuvo internada Consuelo Baudín de la Lastra, que salió a la calle para aplaudir a los trabajadores de la minería, el testimonio de testigos y los vídeos de particulares, presentados en su recurso, han forzado la reapertura del caso. “Hasta el final”, proclama Baudín de la Lastra, acompañada por los diputados socialistas Antonio Trevín, portavoz de Interior y Pedro Muñoz, que llevó y encauzó el caso por la vía parlamentaria.

“Este caso como el de los inmigrantes de Ceuta tienen el punto común de negar la evidencia”, afirma Trevín para quien es el peor camino de “mantener el alto nivel de apoyo de la sociedad a la policía y a la guardia civil”. La Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, también pidió información al Ministerio del Interior. Pero oficialmente estos hechos no ocurrieron.

No ha tenido dudas la Audiencia Provincial de Madrid en requerir al Juzgado de Instrucción número 29 de Madrid, con fecha 5 de marzo, para que reabra el caso que sobreseyó y llame a declarar “a la lesionada”, el próximo 28 de marzo, así como a tres testigos cuyos nombres se cita. Asimismo se insta al juzgado para que se dirija a la Dirección General de la Policía, “a fin de que faciliten los datos de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía que prestaban funciones de mantenimiento del orden en las inmediaciones del Ministerio de Industria el día 11 de julio de 2012”. Procédase, además, “al reconocimiento de la lesionada por el médico forense del juzgado”.

No hay problema para aportar todo lo que pide la Audiencia Provincial porque el parte médico del Hospital la Princesa de Madrid es abultado y elocuente, donde fue atendida e internada Baudín de La Lastra una vez que fue trasladada por el Samur, cuyo parte también existe como reprodujo EL PAÍS el pasado 18 de mayo. Cuando el diputado socialista, entonces portavoz de Interior, Pedro Muñoz, preguntó al gobierno por este caso se respondió por escrito: “No se tiene constancia de que los servicios del Samur utilizaran la Unidad de Soporte Vital Avanzado. Se desconoce si alguno de los manifestantes fue herido por el impacto de una pelota de goma, ya que este extremo no figura en los partes facultativos expedidos por los servicios médicos”. Ese parte del 11 de julio de 2012 , día de la manifestación, se sitúa a las 14.16 horas en el Paseo de la Castellana 224 de Madrid. “Paciente que procede de la manifestación”, refiere el parte escrito a mano, como es habitual en los sanitarios del Samur. Se describe a una mujer “delgada” que “recibe un bolazo en la espalda”, que tiene “mucho dolor, refiere estar muriéndose por dentro” y que podría sufrir “fractura costal”.

Los sanitarios trasladaron a la herida al hospital de La Princesa, de donde tardó dos meses en salir. “No consta que se trasladara herido alguno con cuadro clínico grave al Hospital de La Princesa y, por tanto, que nadie haya permanecido dos meses en el citado hospital”, contestaba el Gobierno por escrito al socialista Pedro Muñoz. A los ocho días de estar internada el centro hospitalario emite un parte en el que se lee: “Traumatismo torácico con fracturas costales en hemitórax derecho, fracturas de apófisis transversas de vértebras lumbares, neumotórax…”. “Desde las primeras 24 horas de ingreso ha precisado intubación orotraqueal y ventilación mecánica... Presenta inestabilidad hemodinámica… La situación clínica de la paciente a día de hoy sigue siendo grave”.

La negativa del Gobierno a que estos hechos ocurrieron, después de todas las pruebas aportadas por la afectada, y la reapertura del caso en los tribunales lleva al PSOE a repetir las preguntas parlamentarias para saber si el Gobierno tiene ya constancia de que en ese manifestación hubo al menos una herida muy grave. “Es muy grave que el Gobierno no sepa qué pasa en las manifestaciones y si miente sobre lo que ocurre no se puede hacer el control parlamentario”, denuncia el diputado Pedro Muñoz

No olvidará Baudín de la Lastra, de complexión muy delgada, esos momentos en los que vio a un policía que apuntaba hacia ella y “por instinto” giró el cuerpo. “Sabía que me iba a disparar y así fue. Sentí un impacto en el costado que me produjo un dolor terrible; después me desmayé”. No entiende por qué se niega lo que le ocurrió pero ante se hace la misma pregunta desde ese día: “¿Por qué ese policía me disparó si yo estaba en una actitud absolutamente pacífica?".