“Ese arsenal no es ni la dotación de un comando legal de ETA”

Un experto en lucha antiterrorista tilda de “cachondeo” la presunta entrega de armas de la banda

Lista de armas que ETA pone fuera de uso.
Lista de armas que ETA pone fuera de uso.

“Ese arsenal no es ni la dotación de un comando legal de ETA”. Un experto en lucha antiterrorista consultado por EL PAÍS tilda de “cachondeo” y “burla” la presunta entrega de armas de la organización, hasta el punto de que considera que esta escenificación es “un montaje ridículo”. Sostiene que es imposible saber ni siquiera si tales armas son de ETA, puesto que no ha facilitado ni el número de serie de las mismas, con lo que la policía no puede corroborar que procedan de robos perpetrados en el pasado por la banda terrorista.

¿Pero es el tipo de armas habitualmente utilizado por ETA? “Podría ser. Dicen que hay una pistola y un revólver de la marca Smith&Wesson y es cierto que, por ejemplo, ETA robó este tipo de armas entre las 350 de las que se apoderó en la empresa Sidam, en Vauvert (Francia) en octubre de 2006. ¿Estas que dicen que han entregado ahora proceden de ese robo? Imposible saberlo sin más datos”, afirma un experto del Cuerpo Nacional de Policía.

Los ocho kilos de kazkabarra [mezcla de sustancias químicas] que ETA afirma haber entregado pueden ser parte del material de la banda terrorista, ya que es el tipo de material explosivo que la banda ha utilizado en reiteradas ocasiones. Es cloratita, que en realidad es una mezcla de azufre y clorato potásico que, para estallar, necesita un activador más potente, junto con cordón detonante.

Pero este material, así como los 4,5 kilos de pentrita que la organización terrorista dice haber “precintado”, no tiene marca ni ningún elemento identificador, con lo que es imposible confirmar policialmente que todo ese material procede de los arsenales etarras.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS