Malestar entre los vocales a los dos meses del nuevo Poder Judicial

Reprochan que algunas iniciativas de Lesmes generan clasismo entre los consejeros

Carlos Lesmes (en primer plano), presidiendo una reunión del CGPJ.,
Carlos Lesmes (en primer plano), presidiendo una reunión del CGPJ.,LUIS SEVILLANO / EL PAÍS

Vocales de distintas sensibilidades del nuevo Consejo del Poder Judicial consideran, tras dos meses en el cargo, que determinadas medidas impuestas por el presidente Carlos Lesmes están derivando en la creación de un Poder Judicial “presidencialista”, lo que “fractura el espíritu colegiado que otorga la Constitución a este órgano”. Y, además, entienden que esas medidas están propiciando la existencia de “vocales de primera y segunda clase”.

Los de primera división serían los cinco consejeros, más el presidente, que integran la Comisión Permanente (que tienen dedicación exclusiva y concentran un poder nunca visto); y los de segunda, los externos, que son 15 y que deben compatibilizar sus tareas anteriores con el trabajo del Consejo. Algunos han pedido que el Consejo debata la posibilidad de liberarles parcialmente de sus tareas anteriores para afrontar la carga de trabajo del Consejo, pero Lesmes ha dicho que “ni hablar”, que los que deseen esa liberación la pidan a las salas de Gobierno de sus tribunales superiores.

No ha gustado nada a los vocales externos que viven fuera de Madrid las trabas que les han impuesto para acudir a sus despachos.

Lesmes mantuvo hace días una reunión informal con todos los vocales (es consciente de que hay malestar). En ese plenillo, algunos consejeros le espetaron que, con la aplicación que se estaba haciendo de la nueva ley aprobada por el PP, y que ha supuesto un giro radical en el funcionamiento del Consejo, se estaba configurando un Consejo “desigual, con un trato humillante para algunos”. Los vocales ajenos a la Permanente solo pueden desplazarse “sin autorización previa” a las reuniones del pleno o a las comisiones a las que estén adscritos. Pero para cualquier otro tipo de viaje han de pedir autorización previa a la Permanente. En cambio, los vocales de la Permanente han quedado exentos de este trámite. “Son incoherencias intolerables; y es inadmisible el interés del presidente en mantener alejados a los vocales externos, sometidos a un control férreo, a diferencia de los de la Permanente, y eso que todos hemos sido elegidos por las mismas Cortes Generales”, señala un consejero.

“Se ha hecho así para controlar el gasto del Consejo”, explica un portavoz del Poder Judicial. Otras fuentes oficiales señalan que tras de esa decisión subyace un principio que aireó Lesmes al tomar posesión: la austeridad. “Ya somos mayorcitos para tan desigual control”, clama un vocal, que entiende que esa fiscalización, “necesaria, debe hacerse, sí, pero a posteriori, y sin distinciones”.

También está generando malestar entre algunos vocales progresistas la “falta de transparencia” que anida en el nuevo Consejo. “Transparencia no es colgar simples datos o anuncios en la web del Consejo. La transparencia”, han reprochado a Lesmes algunos consejeros, “pasa porque los procedimientos sobre las decisiones sean públicos y nítidos”. Y citan, por ejemplo, los encargos que hace Lesmes a su libre albedrío a los vocales. Exigen que el Consejo vuelva a ser un órgano colegiado. Es decir, que cualquier decisión que tome Lesmes (el presidente que más poder atesora de todos los que han pasado desde 1985 por esta institución: él intervino en la redacción de la nueva ley que regula este Consejo) sea sometida a debate y votación en los plenos por todos los vocales.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50