Política

Rousseff gana popularidad, pero pierde la confianza de los mercados

La presidenta mantiene la delantera en la carrera electoral, mientras los inversores desconfían de su Gobierno por la falta de explicación sobre los reajustes en Petrobras

Brazil's President Dilma Rousseff, right, embraces Brazil's Petrobras President Graca Fuertes, during the signing ceremony sea the first contract of Brazilian Pre-Salt oil camp, at the Planalto presidential palace, in Brasilia, Brazil, Monday, Dec. 2, 2013. Brazil has just signed la contract with a consortium of four foreign companies and one Brazilian, sea the extraction of its largest oil field dátetelo. (AP Photo/Eraldo Peres) / Eraldo Peres (AP)

La presidenta Dilma Rousseff vive la típica paradoja que enfurece a sus adversarios. Según el más reciente sondeo electoral, divulgado por el instituto Datafolha este fin de semana, Rousseff ganaría la primera vuelta de las elecciones presidenciales, con el 47% de la intención de voto, si el senador del PSDB, Aécio Neves, y el candidato del PSB, Eduardo Campos, estuvieran en la contienda. Si la elección fuera hoy, Nieves tendría el 19%, y Campos, el 11%. Pero si la mandataria brasileña agrada a sus bases, no se puede decir lo mismo de los mercados financieros. Después de que Petrobras divulgase el alza de precios de los combustibles el viernes pasado, los inversores castigaron las acciones de la petrolera, que cayeron casi un 9% hasta las cinco de la tarde de este lunes.

La falta de explicaciones sobre la metodología empleada para equilibrar los precios de la gasolina y el diésel brasileños a los del mercado internacional alimentó la etiqueta que persigue al Gobierno de Rousseff de intervenir constantemente en la economía para desatar otros nudos. En este caso, el Gobierno atrasó el ajuste de precios de Petrobras, preocupado por el control de la inflación, cuyo techo es del 6,5%. “La tendencia de los inversores extranjeros es dejar el mercado brasileño de lado y esperar hasta el año que viene”, dice Elizabeth Johnson, directora de Investigación para Brasil de la consultoría británica Trusted Sources, especializada en economías emergentes. “Aún es muy patente la influencia política en Petrobras”, asegura.

El argumento de que la estatal brasileña está siendo debilitada es repetido constantemente por sus adversarios políticos. Sin embargo, gran parte de la población no relaciona estas informaciones con su realidad. El único dato palpable para el brasileño medio es que su renta ha aumentado, por lo tanto, el futuro es aún más optimista. Según la misma encuesta del instituto Datafolha, el 38% de los entrevistados cree que su poder de compra va a incrementarse. Entre los 4.557 consultados por el instituto, el 56% considera que su situación va a mejorar en los próximos meses.

La presidenta acostumbra no comentar los sondeos, pero el hecho es que los resultados dejan un margen confortable para negociar cambios de titulares en por lo menos 12 de los 39 ministerios de su Gobierno, cuyos responsables actuales concurrirán a las elecciones del año que viene. Uno de ellos es el ministro de Salud, Alexandre Padilha, que disputará los comicios a gobernador de São Paulo y la ministra de la Casa Civil, Gleisi Hoffmann. Los análistas políticos señalan de que estos relevos se producirán en dos etapas, liberando primero a quienes necesitan postularse para marcar terreno, como es el caso de Hoffmann, que aspirará al Gobierno de Paraná, en el sur del país, y manteniendo a Padilha durante un cierto tiempo para mostrar resultados en programas estratégicos, como el Más Médicos, que llevará a profesionales de salud a las regiones más pobres del país.

Rousseff aún mantiene la serenidad, dada su amplia ventaja frente a sus adversarios. Su índice de aprobación subió en comparación con otro sondeo de Datafolha realizado en octubre, cuando tenía el 42% de la intención de voto – cinco puntos porcentuales menos que ahora -  y cayó el de sus opositores: Neves bajó del 21% al 19%, y Campos del 15%, al 11%.

Ni  el presidente del Tribunal Supremo Federal, Joaquim Barbosa,  héroe nacional tras el juicio del caso mensalão, conseguiría asustar a Rousseff. Si él fuera candidato, quedaría en segundo lugar, con el 15% de votos. Curiosamente, un sondeo hecho por el periódico El Estado de S. Paulo mostró que, de los 32 partidos brasileños, 16 le negarían la entrada en sus filas. Aunque quede mucho de carrera electoral, la presencia de Barbosa podría complicar el escenario y enflaquecer aún más las oportunidades de la oposición.

La analista política Vera Chaia cree que la ventaja de Rousseff tiene menos a ver con la ausencia Barbosa y más con la falta de un programa consistente de la oposición. “Quieren hacer algo nuevo, pero ¿qué exactamente?”, pregunta. Según ella, asuntos que a la oposición le gusta explorar ya están desgastados, como es el caso mensalão. ”Nadie más aguanta ese asunto, ya se agotó, y no tendrá repercusión electoral, así como no la tuvo en 2010 y el año pasado, durante las elecciones municipales", afirma.

Chaia cree que hay una diferencia entre lo que los medios propagan y lo que los electores desean, y que la idea de que la presencia prolongada del PT en el poder podría jugar en su contra no tiene sentido. “El PSDB está hace desde hace décadas en São Paulo y nadie lo ha quitado”, comenta.

Mientras, los economistas contabilizan errores y acertos del Gobierno de Dilma Rousseff y se preocupan por si llega a estallar la economía real. “Mirando todos los indicadores macroeconómicos, no ha habido ningún cambio sustancial”, dice Alex Agustini, de la agencia Austin Rating. “Pero es como el marido que empieza a llegar a la una de la mañana sin avisar su esposa”, dice, En este caso, la manera en la que se han conducido las alzas de precio de Petrobras ha dejado al mercado inseguro como la esposa que queda mirando el reloj hasta que el marido vuelve a casa.

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Valverde: “Espero que el clásico se juegue antes de que acabe la primera vuelta”

Jon Rivas Eibar

El técnico del Barcelona ironiza sobre el aplazamiento del choque frente al Real Madrid

Protesta en La Línea de la Concepción (Cádiz) contra el Brexit

Marcos Moreno Gibraltar

Centenares de personas se han sumado este sábado en La Línea de la Concepción (Cádiz) a la manifestación convocada para protestar por los posibles efectos negativos del Brexit en la zona

La santísima trinidad barcelonista

Jon Rivas Eibar

La delantera de lujo del Barcelona jugó por primera vez desde el inicio en un partido liguero, y marcaron los tres

EL PAÍS RECOMIENDA

Sepultados en tumbas de basura

José Ángel falleció solo pero con 3.544 amigos en Facebook. Historia de un enfermo de Diógenes

El europeo más fuerte sale en ‘Juego de tronos’

Hafthór Björnsson, La Montaña en la serie, consume 10.000 calorías diarias



Webs de PRISA

cerrar ventana