Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mitad de los ciclistas muertos no llevaba casco

Según un estudio de Mapfre, el número de heridos graves ha aumentado un 33%

Las víctimas proponen un plazo de dos años para imponer el casco

El 45% de los ciclistas muertos en carretera y el 50% de los que perdieron la vida en ciudad no llevaban casco, según el estudio Ciclistas, cascos y lesiones en la cabeza, que la Fundación Mapfre ha presentado este martes en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso.

De acuerdo con el análisis, que ha investigado las circunstancias de la muerte de los cerca de 2.400 ciclistas fallecidos y lesionados entre 2010 y 2012, el 57% de los ciclistas fallecidos murieron por un traumatismo craneoencefálico. Aunque la mitad de las víctimas mortales no usaba casco, el estudio estima que su efectividad “es menor que en otros tipos de accidentes” debido a la implicación de vehículos a motor que circulan a alta velocidad. No obstante, según una revisión internacional realizada por la Fundación Mapfre en 2013, los cascos de ciclistas evitan alrededor de dos de cada tres lesiones graves o mortales en la cabeza.

Durante la presentación del estudio, Julio Laria, director general del Instituto de Seguridad Vial de la Fundación Mapfre, ha lamentado que, mientras que el número total de fallecidos por accidentes de tráfico en general se ha reducido de forma notable, el número total de ciclistas víctimas de tráfico ha experimentado un incremento.

IU pide la devolución de la ley de Tráfico

El diputado de IU Ricardo Sixto ha registrado una enmienda de totalidad en el Congreso en la que pide la devolución al Gobierno del proyecto de Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, por hacer obligatorio el uso del casco de la bicicleta en las ciudades, así como elevar los límites de velocidad en algunos tramos hasta los 130 kilómetros por hora.

En declaraciones a Europa Press, Sixto ha explicado que obligar a usar el casco de la bici en las ciudades va a suponer una desincentivación de uso, como medio alternativo a la contaminación de los automóviles, ni tampoco comparte que se aumente la velocidad máxima autorizada porque implica un aumento de la siniestralidad de los accidentes.

A su vez, Laria ha destacado que en la última década se ha producido un incremento del 33% en el número de ciclistas que son heridos graves por accidentes y ha alertado del alto porcentaje de ciclistas muertos en carretera -un 45%-  que no llevaban casco, a pesar de ser obligatorio. "En resumen, se habla de 711 víctimas mortales entre 2003 y 2011, 4.896 heridos graves, muchos con secuelas incapacitantes e irreversibles, y otros 25.400 heridos leves, en total de 31.007 víctimas", ha detallado.

Asimismo, ha agregado que el 20% de los ciclistas fallecidos perdieron su vida en accidentes en solitario, sin vehículos de por medio, y según datos de las aseguradoras alemanas, dicho dato ascendería al 40% en los casos de accidentes nocturnos de ciclistas.

Laria ha afirmado en este contexto que se podrían haber evitado muchas muertes si se hubiera controlado el uso obligatorio del casco. Por ello, ve necesaria una protección integral a través del uso del casco, si bien apuesta por los 16 o los 18 años para hacer su uso obligatorio.

Reducir la gravedad

Desde RACC, Miquel Nadal cree "evidente" que llevar casco ayuda a reducir la gravedad de los accidentes, tanto en la carretera como en las zonas urbanas. Eso sí, ha puntualizado que en la mayoría de los países europeos en los entornos urbanos no es obligatorio su uso pero sí lo es para los niños de una determinada edad.

"Somos partidarios de que en la medida de lo posible se generalice el uso del casco pero no de manera obligatoria. Somos más partidarios de la promoción que no de la obligación porque a corto plazo podría tener un efecto disuasorio en ciudades que han tenido un boom en la bicicleta", ha señalado, poniendo los 15 años como edad tope para llevarlo, de tener que fijar una edad. En este punto, ha puesto como ejemplo el esquí en las pistas de montaña, donde actualmente el 80 por ciento de los esquiadores llevan casco, cuando hace diez años nadie lo llevaba, dado su fomento en las pistas.

Dos años para su implantación

Aunque apuesta por el hecho de que la obligatoriedad del casco en ciudad puede reducir las víctimas, especialmente en menores, Eugenia Domenech Moral, presidenta de P(A)T-AP(A)T, sí reconoce que la mera recomendación del casco inhibe el uso de la bicicleta y, por ello, propone una 'vacatio legis' de dos años para hacerlo obligatorio para adultos.

Mientras, Antonio Hernando, del servicio de medicina intensiva del Hospital 12 de Octubre de Madrid, ve "incuestionable" su uso los que tiene un accidente de bici y tienen un traumatismo craneoencefálico mueren en tres cuartas partes de los casos.

Además, considera "perfectamente asumible" el uso del casco en la ciudad porque su precio varía de los 20 a los 260 euros, y sobre la desincentivación dice que hay experiencias que avalan lo contrario. "Muchos accidentes que tienen consecuencias lesivas en cabeza y cara son evitables mediante utilización del casco", ha remarcado.