Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez Velasco encarcela a los cabecillas del clan Polverino de la Camorra

Un empleado de banca de Marbella alertó a los mafiosos de que la justicia les investigaba

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha ordenado el ingreso en prisión incondicional para nueve de los doce miembros del clan Polverino de la Camorra napolitana detenidos el pasado martes en la Operación Laurel VIII y que este viernes pasaron a disposición judicial. Entre los encarcelados se encuentran los tres cabecillas de la red mafiosa, que se dedicaba al tráfico de hachís a gran escala entre Marruecos e Italia a través de la costa mediterránea española.

Los dirigentes del clan en España -Domenico Panella, Salvatore Allegro y Massimiliano D'Aria- fueron detenidos en el núcleo marbellí de San Pedro Alcántara después de participar en una fiesta con prostitutas. El juez ha enviado a la cárcel a estos tres cabecillas y también a la esposa de D’Aria, Patricia do Santos; al suministrador de hachis, Mohamed Lahassen; a los colaboradores de la organización Francisco Javier Picatoste y Luis Miguel Sánchez; al abogado Juan García Ballester y el contable Rafael Longas. La mujer de Domenico Panella, Jana Busova, ingresa en la carcel hasta que deposite los 20.000 euros de fianza que ha fijado para ella el magistrado de la Audiencia Nacional, informan fuentes judiciales.

También ha ingresado en prisión, eludible con una fianza de 6.000 euros, Carlos Ariza, director de una oficina de banca de Marbella. Este supuestamente alertó a los miembros de la red mafiosa de que la justicia española les estaba investigando y había pedido el bloqueo de los bienes de los detenidos. El juez le imputa blanqueo de capitales y revelación de secretos.

El pasado jueves, el magistrado instructor envió a prisión al constructor castellonense Agustín Valls Reverte, acusado de blanqueo de capitales por levantar 25 chalés en El Vendrell (Tarragona) que sirvieran a los miembros de la organización criminal para introducir en el circuito legal los beneficios obtenidos por el tráfico de estupefacientes. También envió a prisión a la ciudadana brasileña Kellen Barbosa, madre del hijo del capo de los Polverino, Giuseppe Polverino, encarcelado desde marzo de 2012 en Italia.

El pasado miércoles, el juez ordenó el ingreso en prisión eludible bajo fianzas de 12.000 y 6.000 euros respectivamente de Francisco Corral Triguero y Victor Aldo Larco, que se encargaban supuestamente de proporcionar infraestructura de coches y viviendas a Giuseppe Polverino. Un tercer detenido, Pablo Auyanet, quedó en libertad con cargos.

La operación policial, que empezó en 2009, culminó con un balance de 263 cuentas bancarias intervenidas y la incautación de 136 inmuebles, además de 69 detenidos en el área de Nápoles (Italia) y 30 en España, los últimos, dos lugartenientes arrestados el martes por la noche en Tarragona. El clan operaba en la costa mediterránea desde hace 20 años, aunque lo hacía de forma organizada desde 2006, y obtenía entre 50 y 60 millones de euros al año a través de la venta de hachís en el área de Nápoles.

Más información