Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis meses de cárcel por agredir a los defensores de una joven de raza negra

La Audiencia Provincial de Madrid ha rebajado la pena por las dilaciones en juzgar el caso

Los hechos ocurrieron en 2004 y la vista oral ha sido este mes de junio

El 1 de enero de 2004, un grupo de individuos insultó y amenazó a una chica de raza negra en el metro de Madrid. Entre ellos, se encontraba Borja V., que ha sido identificado por pertenecer a bandas violentas vinculadas a la extrema derecha. Ricardo R. y José Agustín C. salieron en defensa de la joven, y se inició una pelea en la que resultaron heridos los tres hombres. Ocho años después, la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a Borja V. a seis meses de cárcel y a pagar 9.300 euros de indemnización por dos delitos de lesiones, aunque ha rechazado aplicar el agravante de haber actuado por motivos racistas, al entender que no se enjuiciaban los insultos a la joven, sino la agresión a los dos varones que salieron en su auxilio. Los jueces han absuelto a Ricardo R. y José Agustín C. por considerar que fueron agredidos y solo actuaron en legítima defensa.

Los tres hombres interpusieron una denuncia el mismo día de los hechos, pero el juicio no se celebró hasta este mes de junio. Los informes médicos corroboraron que Borja V. agredió con un vaso o botella de cristal rotos a José Agustín C., y causó una luxación en el hombro a Ricardo R, que también utilizó ese vaso o botella rota en contra de Borja V.

Los magistrados han declarado a Borja V. culpable, pero han rebajado su pena por las dilaciones en juzgar el caso.

Contradicciones

Ricardo R. y José Agustín C. contaron en el juicio que el 1 de enero de 2004 se dirigían al trabajo cuando, alrededor de las doce, vieron cómo tres individuos con el pelo “rapado o muy corto” insultaban y escupían a una joven. “Te vas a enterar, puta negra”, le decían. Ellos salieron en su defensa y los tres chavales, que iban acompañados de otros ocho, los rodearon y golpearon, llegando incluso a emplear un vaso roto. En la estación de Santiago Bernabeu, la joven y los agresores salieron corriendo.

Borja V. negó en la vista pertenecer a grupos de Skin Head y sostuvo que ese día viajaba solo y tranquilamente, cuando cuatro individuos lo agredieron. Dos agentes de policía y el vigilante de seguridad del metro declararon, sin embargo, que encontraron a Borja V. sangrando y que, al preguntarle por su estado, respondió que había sido atracado.

Los magistrados han considerado que la versión de Borja V. “no ofrece prácticamente ninguna credibilidad al tribunal, que tiene la convicción de que no dice la verdad”.