Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hoja de ruta de los minoritarios: grupo parlamentario propio

Las fuerzas políticas se plantean alianzas para poder eludir el grupo mixto en el Congreso

Ampliar foto
Fachada del Congreso de los Diputados. EUROPA PRESS

Mientras el PSOE continúa desentrañando la madeja de quién liderará la oposición en la próxima legislatura, el resto de las fuerzas políticas ultiman su estrategia a seguir en los próximos cuatro años. El último partido en dar a conocer la suya ha sido ERC.

Sus tres diputados, Alfred Bosch, Joan Tardà y Teresa Jordà, han anunciado esta mañana que están explorando la posibilidad de formar grupo propio con BNG y Compromis. No son los primeros en proponer coaliciones. Amaiur también ha propuesto a PNV y Geroa Bai hacer un frente nacionalista vasco en el Congreso.

Amaiur con siete diputados cumple, a priori, los requisitos para tener grupo parlamentario propio, sin embargo hay quien baraja maniobrar para impedir esta posibilidad con el argumento de que en la comunidad foral la coalición abertzale no había alcanzado el 15% de los votos. Otra razón para invitar a Geroa Bai a formar un frente soberanista común.

Lograr grupo parlamentario propio es la prioridad en la hoja de ruta de UPyD. Aunque en las pasadas elecciones lograron cinco diputados, la formación de Rosa Díez no ha conseguido el 5% mínimo de votos que establece el Reglamento de la Cámara para tener grupo propio. Con 1.140.000 votos se quedó en el 4,7%. Ayer, en el comité ejecutivo del partido, Díez dio por seguro que lo tendría. UPyD también ofreció colaboración a Mariano Rajoy para colaborar en la salida de la crisis.

El PNV no ha contestado a la propuesta de Amaiur, pero parece claro que el partido nacionalista seguirá su propio camino. Sus dirigentes se muestran favorables a acuerdos puntuales pero son conscientes que en las próximas elecciones autonómicas la coalición abertzale es su principal oponente. En el PNV recelan de que los soberanistas se involucren en todas las actividades parlamentarias o solo en las que atañan a cuestiones vascas. Amaiur ha anunciado que desvelará esta incógnita a lo largo de esta semana, aunque esta mañana Pello Urizar ha señalado contará con un grupo de trabajo permanente en el Congreso aunque su participación parlamentaria se ceñirá a los asuntos que afecten de alguna manera al País Vasco.

Izquierda Unida tiene menos problemas a la hora de definir su estrategia de cara a los próximos cuatro años. Su coordinador general, Cayo Lara, anunció el día después de las elecciones que su intención es "conquistar la hegemonía de la izquierda en España". Un proyecto de izquierda alternativa en el que, de momento, no cuenta con el PSOE porque, sostienen, practica políticas liberales.

Las ventajas de tener grupo propio

No es casualidad que todas las formaciones políticas peleen por tener grupo parlamentario propio y no estar avocadas a formar parte del crisol que constituye el grupo mixto. José Antonio Labordeta, único diputado de la CHA, solía comentar lo cansado que era formar parte del grupo mixto porque tenía que acudir en representación de su grupo a todas las comisiones, algo que, en ocasiones, le era físicamente imposible. Eso no le hubiera ocurrido de haber tenido grupo propio. Estas son otras de las ventajas:

  • Decidir la tramitación de escritos y documentos
  • Declarar la admisibilidad e inadmisibilidad de esos escritos
  • Inclusión de asuntos en el orden del día 
  • No ver reducido a una tercera parte del tiempo de intervención las comparecencias de sus representantes (en el grupo mixto solo se dispone del mismo tiempo si todos sus integrantes aprueban ser representados por uno de los diputados que lo conforman)
  • Presentar proposiciones de ley (en el caso del grupo mixto se necesitaría el apoyo de 14 diputados)
  • Presentar desacuerdo en la tramitación de Estatutos
  • Convocar, previo acuerdo de otro grupo parlamentario, el pleno del Congreso, la Diputación Permanente o la Junta de Portavoces

Más información