"No le perdonaría a los políticos que volvieran a sus peleas absurdas"

El capitán del Levante se incluye entre el 30% de indecisos y recuerda que "no todo es PP y PSOE" El defensa lamenta que apenas se dé relevancia al final de ETA en plena crisis económica

Ballesteros, en el campo del Levante.
Ballesteros, en el campo del Levante.JOSÉ JORDÁN

Sergio Ballesteros (Burjassot, Valencia; 36 años) es el defensa más veterano de la Liga y las ha visto de todos los colores en sus 16 años de carrera. Después de toda una vida a la sombra, ahora le toca la gloria. Con fama de duro pese a no haber lesionado a nadie ya fuera en Segunda B, Segunda o Primera, su espíritu gremial le ha convertido en mucho más que en uno de los futbolistas de moda. Es el compañero que todo el mundo querría a su lado. El rival con el que mejor no jugarse los garbanzos. Jornalero del balón, su compromiso y ejemplo le han valido para ser el ídolo del Ciutat de València, donde el 30% de las camisetas vendidas llevan su apellido a la espalda. "Es el de mi madre, no el paterno, que es Martínez", apunta el capitán del equipo revelación. Otro rasgo de distinción.

Pregunta. ¿Sigue la campaña electoral?

Respuesta. Estoy al día, porque dependemos mucho de la política pero me da la impresión de que no nos dicen todo lo que tienen pensado. Ni uno ni otro, así que a ver lo que pasa. Lo que está claro es que son ellos, los políticos, los que tienen que tomar las decisiones para salir de esta ruina que hay... Pese a la incertidumbre, lo importante es que la gente vaya a votar el 20-N, que no se queden en casa. Me gustaría que hubiera una alta participación, para que los políticos vieran que estamos pendientes de lo que hacen. Lo que menos me gusta es cuando empiezan a hablar de números, de datos, de historias... ¡Todo es tan interpretable! Al mismo dato le pueden dar distintos colores. También agradecería una mayor cercanía.

P. ¿Piensa votar?

R. No lo tengo claro, estoy un poco expectante, me incluyo en el 30% de indecisos que dan las encuestas. Quiero conocer más cosas, me están enchufando PP y PSOE, y no se puede reducir estas elecciones solamente a ellos dos. Parece que el 20-N se reduce a ver a quién votas de los dos, cuando hay muchos partidos por ahí a los que no estamos escuchando y se merecen su momento. La gente quiere saber dónde depositar su confianza en una situación tan crítica como la actual.

P. ¿Cree que los principales partidos dejarán a un lado sus diferencias a favor de una política de Estado?

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

R. Es el momento donde todos se tienen que poner de acuerdo. Todos. Me da igual el que gane, sean unos u otros. Se tienen que sentar juntos, y que tomen las decisiones que sean en común, por mayoría conjunta. Sin que se tiren los trastos a la cabeza, porque, de verdad, no es el momento. Deben mirar a la calle y ver lo que sucede. No les perdonaría que volvieran a empezar con sus peleas y disputas absurdas.

P. ¿Qué necesita España?

R. ¡Trabajo! Que la gente tenga un empleo, y más con cinco millones de parados. De alguna manera, en el Levante hemos pasado por eso. Los impagos, la Ley Concursal, te acercan a la calle, a las personas normales y corrientes... Hay una idea preconcebida de lo que es el futbolista. No todo son Porches o Ferraris. Hay muchas variantes, están los que cobran muchísimos millones y los que se desplazan a otras ciudades para ejercer su profesión. Esos tienen mucho más mérito. Justo en esta crisis representamos el resurgimiento desde lo peor, y eso se ha producido porque hemos contado con gente con experiencia, dispuesta a dar lo mejor de sí, con una buena dirección y con una gestión económica correcta.

P. ¿Hay algo que le inquiete especialmente?

R. Hay mucho pesimismo, se huele por todos los lados. Enciendes la televisión, sigues el telediario y todo son noticias malas. Ha pasado esto, lo otro… Nos hemos metido en una dinámica negativa de la que hay que salir ya. Si crees que algo va a salir mal, el porcentaje de que ocurra sube y sube sin parar.

P. Entre tanta noticia negativa está el final de ETA. Apenas se le da trascendencia.

R. España ha estado llorando muchos días, muchos años, por mucha gente que ha defendido la libertad y la democracia que todos podemos disfrutar. Debería ser una de las noticias más importantes de la época, pero hay situaciones personales que se lleva esta crisis y que hacen que las portadas de los periódicos, y en general todos los medios, se centren en la crudeza de la realidad económica.

P. ¿Qué le parece el Movimiento del 15-M?

R. Me transmitió lo que es, ganas de cambiar. Pero tras la irrupción inicial tan renovadora me da la sensación de que se ha diluido un poco, o que se ha mezclado con gente a las que este movimiento no representaba. Algo pasa, no ha tenido la repercusión que se esperaba de cara a las elecciones, pese a promover valores como el del compromiso.

P. Los ejemplos de compromiso en el deporte son infinitos.

R. Hoy por hoy es nuestro mejor embajador por el mundo, da igual la disciplina. España es el centro del deporte, entre ellos los más seguidos. Y el Levante es ejemplo de muchas cosas: con uno de los presupuestos más bajos, y con mucha sencillez y honradez se pueden conseguir objetivos… Con esto quiero decir que en España hay muy buenos profesionales, en todos los ámbitos. Pero es como todo, hay que cuidarlos. Lo bueno hay que preservarlo. Por ejemplo, tenemos unos médicos extraordinarios, pero velarlos es una tarea de todos. Igual que lanzamos piropos a deportistas que consiguen cosas increíbles, hay otros colectivos que deben ser reconocidos. Muchas veces despreciamos lo que tenemos en casa. Me parece injusto.

P. ¿Qué opina de asuntos como la lucha contra la corrupción o el potencial de las energías renovables? Rajoy y Rubalcaba pasaron de largo en el debate.

R. Tengo la impresión de que se necesitan más debates, donde no haya límites y estén incluidos todos los grupos, donde no se centren únicamente en la economía por muy importante que sea, porque hay muchas cosas que van relacionadas. Hay que debatir más… Y que todos estén representados. Quiero escuchar a Rosa Díez y su UPyD, quiero escuchar más a Izquierda Unida, también a los partidos nacionalistas, a catalanes, vascos… Es importante. Hay que saber qué ideas tiene cada cual, y que se comprometan de alguna manera. Que sepan que lo que digan ahora son responsabilidades que tienen que adquirir.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

José Marcos

Redactor de Nacional desde 2015, especializado en PSOE y Gobierno. Previamente informó del Gobierno regional y casos de corrupción en Madrid, tras ocho años en Deportes. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Trabajó en Starmedia, Onda Imefe y el semanario La Clave.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS