Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El choque entre Calvo y Aguilar abre un nuevo frente en el PSOE andaluz

La exministra dice que no compartirá lista con la titular de Medio Ambiente y exalcaldesa de Córdoba por “coherencia” política. Las dos políticas cordobesas mantienen pésimas relaciones personales

Rosa Aguilar y Carmen Calvo, en una imagen de archivo.
Rosa Aguilar y Carmen Calvo, en una imagen de archivo.

Todos en el PSOE de Córdoba sabían que para elaborar la lista electoral para las próximas elecciones generales se iban a enfrentar a un difícil encaje de bolillos con dos pesos pesados: la exministra de Cultura Carmen Calvo y la actual responsable de la cartera de Medio Ambiente, Rosa Aguilar. Las dos chocan profundamente en lo ideológico y en lo personal. Pero el ovillo quizás empezó a deshacerse ayer, cuando Carmen Calvo dejó claro que no piensa permitir que su nombre aparezca en una lista encabezada por la ministra del Gobierno socialista pero que no está afiliada al partido. “Si Alfredo Pérez Rubalcaba considera que Rosa Aguilar es su mejor opción para su campaña, les deseo mucha suerte a los dos: a Rubalcaba, que se juega mucho en todo el territorio, y a la lista de Córdoba. Solo me queda eso. Porque yo en esa lista no estaré”, dijo a la Cadena SER la actual presidenta de la Comisión de Igualdad del Congreso.

Calvo afirmó que no acompañaría a Rosa Aguilar por coherencia política. “Todo el mundo saber, nunca lo he ocultado, que discrepo muchísimo políticamente de la señora Aguilar de antes, porque lo he tenido que vivir”, dijo recordando sus choques cuando Aguilar era alcaldesa de Córdoba, por Izquierda Unida, y ella consejera de Cultura.

Durante aquella década, entre 1999 y 2009, era sabido por todos en Córdoba que las dos políticas, de la misma generación (nacieron con un mes de diferencia en 1957), procuraban no coincidir públicamente. Tampoco el hecho de que Aguilar abandonase IU y la alcaldía para pasar a los Ejecutivos socialistas de la Junta y el Gobierno mejoró la relación entre ambas.

Pero de igual manera que la exministra de Cultura tiene claro que no va a ir de la mano de Aguilar, el PSOE anunció ayer que cuenta con la titular de Medio Ambiente. La coordinadora del Comité Electoral del PSOE, Elena Valenciano, confirmó que Rubalcaba quiere a Rosa Aguilar en las listas al Congreso, además de a las ministras Carme Chacón, Leire Pajín, Trinidad Jiménez, en un intento de reforzar la presencia de mujeres con poder en su candidatura.

Al partido le queda ahora conciliar sus intereses electorales con ese choque entre dos personalidades antagónicas. Fuentes del PSOE de Córdoba señalan que lo razonable es lograr que ambas, Aguilar y Calvo, logren presentarse sin anularse mutuamente. Eso podría pasar por convencer a una de ellas de que se presente por otra provincia. En el partido circula la tesis de que fuese Aguilar quien podría incluirse en la lista de Madrid, lo que no se ve como algo descabellado. Y aunque Calvo se puso ayer a disposición del partido en caso de no ir en las próximas listas electorales por Córdoba, se ve complicado que vuelva a la política autonómica incluyéndose en la candidatura al Parlamento de Andalucía en marzo.

Las fórmulas pueden ser muy diversas. “No por ser ministro se va de cabeza de lista. La propia Calvo, que había sido cesada poco antes como titular de Cultura, fue de número uno por delante de Moratinos, que era el titular de Asuntos Exteriores”, recuerda un miembro de la dirección del partido en Córdoba.