Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unos 1.500 indignados vuelven a cercar Sol en un intento de entrar a la plaza

El 15-M se manifiesta desde la glorieta de Atocha hasta la céntrica plaza madrileña

La estación de Metro del kilómetro cero ha cerrado sus puertas desde las seis

La EMT informa de que hasta 11 líneas de autobús pueden sufrir modificaciones en su trayecto

Policías y manifestantes, frente a frente en Preciados, en la entrada de la Puerta del Sol. Ampliar foto
Policías y manifestantes, frente a frente en Preciados, en la entrada de la Puerta del Sol.

Tras la reactivación en Madrid del Movimiento 15-M durante los dos últimos días, las movilizaciones han continuado por el centro. Unos 1.500 indignados participaron ayer en una manifestación que arrancó desde Atocha sobre las ocho de la tarde y que se dirigió hacia la Puerta del Sol, bastión del movimiento desde el pasado 15 de mayo, por el paseo del Prado, la plaza de Cibeles, la calle de Alcalá, la Gran Vía, Callao y la calle de Preciados. El intento de reconquistar la plaza, frenado por segundo día por la policía, llevó a los indignados a marcharse a otra calle emblemática: Gran Vía, que cortaron para mantener una asamblea, sentados tranquilamente en la calzada.

Los manifestantes decidieron concentrarse hoy a mediodía en la Plaza de Oriente para iniciar una nueva marcha hacia la Puerta del Sol e intentar acceder al epicentro del 15-M,

Grupo de indignados en la plaza Mayor. ampliar foto
Grupo de indignados en la plaza Mayor. Kiko Huesca, EFE

El germen de la protesta de ayer fue, en cualquier caso, una asamblea en la que participaron unos 200 indignados a media tarde en la plaza de Jacinto Benavente. Además de los participantes en la reunión, un centenar más de simpatizantes del 15-M que recibieron la noticia por medio de las redes sociales arrancaron desde Atocha sobre las ocho de la tarde. Después de una media hora, ya sumaban unos 1.000 los que caminaban por el paseo del Prado, donde se cortó el tráfico, pidiendo "una huelga general ya", informa F. J. Barroso.

Tras llegar a la plaza de Neptuno, se desviaron hacia la Carrera de San Jerónimo para protestar ante el Congreso de los Diputados, aunque la policía les cortó el paso. Algunos de los cánticos que se escuchaban delante de la Cámara Baja iban dirigidos al candidato socialista a la Presidencia del Gobierno: "Rubalcaba, esto es un marrón" o "Rubalcaba, esto no se acaba", informa Aitor Riveiro.

La policía pide documentación a los transeúntes que acceden a Sol. ampliar foto
La policía pide documentación a los transeúntes que acceden a Sol.

La protesta se recrudeció ante el Congreso. La policía se vio obligada a cortar el paso con más vallas mientras que los agentes antidisturbios se pusieron los cascos. Los manifestantes no cesaban de gritar "!!fuera, fuera¡¡" mientras movían las vallas. Finalmente, tras unos momentos de tensión, la marcha siguió hacia la plaza de Cibeles. Tras pasar por delante de la sede del Banco de España -ante la que han gritado "!!culpable, culpable¡¡"-, los indignados subieron por la calle Alcalá y han entrado en la Gran Vía, informa Sara España.

Los indignados inician la marcha en Atocha. ampliar foto
Los indignados inician la marcha en Atocha. Twitter

Después de cortar el tráfico por una de las calles más transitadas de la capital, se dirigieron hacia la Puerta del Sol por Callao y la calle Preciados. El dispositivo policial de Sol detuvo la marcha delante de la puerta del Corte Inglés. La tensión se elevó con gritos como "!!esta es nuestra plaza¡¡" y mensajes directos a los policías como "!!cara a cara, sin barrera¡¡". Entonces se vivieron los momentos más tensos de la jornada ya que la multitud ha quitado las vallas que había colocado la policía y se ha intentado acceder a la plaza. La policía trataba de impedir cuerpo a cuerpo que los manifestantes pudieran entrar en el bastión del 15-M, aunque no se ha producido ninguna carga.

Además de convocar la manifestación, durante la asamblea en la plaza Jacinto Benavente también se han alcanzado otros consensos. Así, los indignados han decidido no forzar la entrada en la Puerta del Sol, emblema del Movimiento, y no usar la violencia, aunque sí querían hacer ver que la Policía veta derechos fundamentales. Además, han decidido ejercer una resistencia pasiva y han hablado sobre la eliminación del punto de información de Sol: no tiene por qué ser un punto físico, sino que cualquier persona puede repartir información sobre el Movimiento. Finalmente, también han mencionado la posibilidad de seguir con acciones los próximos días, informa Raquel Seco.

Transporte público cerrado

La Delegación del Gobierno había decidido cerrar las puertas de la estación de Sol desde las seis después de que el servicio funcionara con normalidad durante la mañana y a primera hora de la tarde, informa Pilar Álvarez. Esta medida era inédita hasta ayer, cuando también se cerró la estación de Metro y trenes de Cercanías de la plaza, por lo que ningún convoy pudo parar en dicha terminal desde las seis y media de la tarde de ayer hasta las ocho y media de esta mañana. La EMT ha informado a través de un comunicado de que hasta once líneas de autobús podían sufrir retenciones o modificaciones en el centro de Madrid debido a la protesta.

El acceso a la Puerta del Sol por las calles adyacentes ya estaba blindado desde este mediodía. La policía pedía la documentación a los transeúntes que querían acceder al kilómetro cero. Durante la mañana, no se ha producido ninguna incidencia aunque continuaba el despliegue con un elevado número de policías, 10 furgones y una ambulancia del Samur. Los agentes impedían el paso a la plaza de forma selectiva. En la plaza Mayor, dos furgones policiales y varios agentes antidisturbios llegaban a primera hora de la tarde.

5.000 indignados

Los indignados continúan con la protesta iniciada durante la tarde-noche de ayer y que reunió a unos 5.000 manifestantes, que se concentraron contra los desalojos de los acampados en el Paseo del Prado y en Sol y el posterior bloqueo de la plaza. El Ayuntamiento y el Ministerio del Interior son tajantes: no permitirán más acampadas en Madrid, ni en la Puerta del Sol ni en cualquier otro enclave. Los integrantes del Movimiento atribuyen esta decisión a la visita del Papa Benedicto XVI a la capital durante la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará entre los días 15 y 21 de agosto.

La protesta que recorrió el centro de Madrid ayer nació después del bloqueo de la Puerta del Sol. Dos cordones policiales fueron necesarios para prohibir el acceso a la plaza de los indignados que se iban a concentrar contra los desalojos de la mañana en el kilómetro cero y el Paseo del Prado. Más de 300 policías obligaron a los acampados a sacar sus tiendas a primera hora de la mañana. También obligaron a los integrantes del Movimiento a abandonar el punto de información que permanecía instalado en la plaza madrileña desde mediados de junio, cuando el Movimiento dio por concluida la acampada que había iniciado el 15 de mayo.

Los participantes en la protesta de ayer empezaron una marcha hacia la plaza de Callao ante la imposibilidad de acceder a Sol. El recorrido de la improvisada manifestación siguió por la Gran Vía hasta la plaza de Cibeles, desde donde se dirigieron por el Paseo del Prado hacia la Carrera de San Jerónimo, la calle donde se sitúa el Congreso de los Diputados. Uno de los gritos más escuchados por el centro de Madrid fue: "¡¡Esto es lo que pasa por echarnos de la plaza!!". Al encontrarse de nuevo con la oposición de la policía, los indignados optaron por continuar hacia la estación de Atocha para después caminar hacia la plaza Jacinto Benavente.

Cuando intentaron acceder a Sol por segunda vez, comprobaron que las Fuerzas de Seguridad seguían cortando el paso a la plaza con el doble cordón policial. Entonces, bajo el grito "!!Plaza Mayor, Plaza Mayor¡¡", decidieron continuar con la protesta hacia uno de los lugares más emblemáticos de Madrid, situado a unos 200 metros de la Puerta del Sol. Hacia las doce y media de la noche, el Movimiento celebró una asamblea que contó con la participación de unos 1.000 manifestantes. Una vez concluida, una treintena de indignados optó por quedarse a dormir. Esta mañana, fueron de nuevo desalojados.

Movimiento en la red

El Movimiento 15-M se sigue haciendo oír en Internet. La comunicación por medio de las redes sociales de los indignados madrileños fue continua durante la intensa jornada de ayer y también narran todo lo que ocurre hoy. Ciudades como Barcelona o Valencia ya se movilizaron ayer y otras como Málaga, Sevilla, Córdoba, Zaragoza, Vitoria o Palma de Mallorca han unido su voz a la de los madrileños.

En Twitter, a la etiqueta #nopararemos, en segundo lugar en el ránking nacional, se ha unido hoy #vuelvealaplaza. Tras el blindaje policial de Sol, los indignados también han creado un nuevo perfil en la red social, @acampadapolicia. La plaza en la que se ha celebrado la asamblea, Jacinto Benavente, también se ha convertido en uno de los temas del día.

Más información