Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La portavoz más fiel

Lola Johnson mandaba en Canal 9 y ahora pasa a dar la cara por Camps

La consejera Lola Johnson.
La consejera Lola Johnson.

Las cámaras enfocaron un avión de Alitalia y los locutores de Canal 9 se excitaron. Las voces correspondían a Lluís Motes, entonces director de Informativos, y a Lola Johnson, directora de Punt 2, el segundo canal autonómico. Pero el comentarista invitado les enfrió el entusiasmo al apuntar que aún no era esa la nave en la que debía llegar el Papa a Valencia. Era Alfredo Urdaci, periodista de TVE en la época de Aznar.

La retransmisión de la visita de Benedicto XVI a Valencia aquel 8 de julio de 2006 daría mucho que hablar en el futuro por las dificultades para conocer su coste y las demoledoras revelaciones del caso Gürtel. Lola Johnson no imaginaba entonces que la acabarían comparando con Urdaci porque ejercería, como aquel con Aznar, de férrea guardiana de los intereses del presidente valenciano, Francisco Camps, y de su partido frente al escándalo que aquel mismo día se incubaba en el negocio que una red corrupta hacía con las pantallas instaladas por la ciudad. No lo imaginaba, pero tampoco le habría sorprendido. Su carrera se hallaba en pleno impulso. Con Pedro García (implicado en el caso Gürtel y amigo íntimo de Álvaro Pérez, El Bigotes) como director general de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV), pasaría en 2007 a ser jefa de Informativos y en octubre de 2009, tras la llegada de José López Jaraba, ocuparía el cargo de directora de Canal 9.

Seguro que le hubiera costado más imaginar que acabaría siendo consejera de la Generalitat. Y no una consejera cualquiera, sino la portavoz de Camps más fiel al jefe. Su nombramiento como titular de la cartera de Turismo, Cultura y Deportes ha levantado críticas de la oposición, que ha destacado la manipulación instalada en Canal 9 bajo su mando.

Lola Johnson Sastre es negra. Y eso contribuye a atraer la curiosidad. Si Francine Gálvez rompió esquemas en 1990 como primera presentadora de color del Telediario, Lola Johnson dio unos años más tarde el toque exótico a la información del tiempo en el centro territorial de TVE en Valencia. Se trata, con todo, de un exotismo más bien aparente, ya que si Francine Gálvez era de origen camerunés pero se crió en Jaén, Lola Johnson nació en 1969 en el valenciano barrio de Benimaclet, de madre española y padre guineano, liberiano o americano, según las fuentes, en todo caso profesor de inglés en Castellón. El dominio del valenciano, su lengua materna, y la devoción por las Fallas son virtudes de su personalidad.

La nueva consejera portavoz se afilió al PP en 1993, en la época de Zaplana

Aunque cuentan que la descubrió Amadeu Fabregat, que sería el primer director de RTVV, cuando dirigía TVE en Valencia, al encontrarse un día una fallera negra por la calle, la nueva consejera-portavoz, licenciada en Derecho, trabajó en el centro territorial de TVE en Valencia en la época de Mauricio Méndez, último director de la etapa socialista. Pero fue José Llorca, el primer director de la etapa de Gobierno del PP, a partir de 1996, quien la potenció como presentadora, entrevistadora y figura con un perfil periodístico del que carecía hasta entonces. Llorca saltó en 2004 a la dirección de Canal 9 y Lola Johnson pasó a presentar un programa cultural en Punt 2, canal que acabaría dirigiendo. La aceleración de su carrera coincidió con la presidencia de Camps, a quien le une una gran amistad.

Muchos han querido ver en esa amistad con Camps y su familia la clave de su ascenso. Casada con Jesús Raimundo Burriel, asesor entre cuyos clientes se cuenta alguna productora que trabaja para Canal 9, Johnson tiene una hermana, Ana, y dos hijas, Cloe y Sofía. Quienes la conocen coinciden en que es "simpática y amable" y también "ambiciosa". Sin embargo, no es la típica profesional que se acerca casualmente a la política, ya que en 1993 se afilió al Partido Popular. Eran los tiempos en que Eduardo Zaplana preparaba el asalto al poder.

Pese a que una sombra planea sobre su figura, ya que tres trabajadoras que denunciaron por acoso sexual al ex secretario general RTVV Vicente Sanz (aquel que cuando era dirigente del PP dijo la famosa frase: "Estoy en política para forrarme"), han declarado en el juzgado que la directora no les hizo caso, Lola Johnson es ya la cara de un Gobierno encaminado a ver a su presidente en el banquillo por aceptar regalos de una trama. No es un panorama halagüeño.