Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Exteriores comunica a Gadafi el cese del embajador en Trípoli

García Cerezo cesó el mismo día en que regresó a Madrid Manu Brabo

El Gobierno español ha comunicado al régimen de Gadafi el cese de su embajador en Libia, Luis García Cerezo, en lo que constituye un paso más en la ruptura de relaciones con Trípoli y el acercamiento a las autorides rebeldes de Bengasi, a las que visitó el jueves la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez. El cese de García Cerezo se produjo el 20 de mayo, el mismo día en que aterrizó en Madrid el fotoreportero Manu Brabo, tras 43 días de cautiverio en poder de las fuerzas gadafistas. Según fuentes diplomáticas, la decisión se aplazó para evitar que pudiera perjudicar la liberación de Brabo, que fue gestionada por el número dos de la embajada en Trípoli, Diego Ruiz, quien regresó luego a Madrid.

Actualmente, el único diplomático español en Libia es José Riera, enviado especial ante el Consejo Nacional de Transición (CNT), el Gobierno rebelde. Exteriores confía en que, cuando caiga Gadafi, el CNT se convierta en el embrión del futuro Gobierno de Trípoli y Riera en el embajador en Libia, cubriendo así la vacante dejada por García Cerezo. Este último no llevaba aún tres años en el puesto y se vio envuelto en la polémica por la forma en que gestionó la evacuación de la colonia española.

El Gobierno español ha reconocido al CNT como “representante legítimo del pueblo libio”, pero mantiene la acreditación diplomática al embajador de Gadafi en Madrid. España no ha dado apoyo financiero al Gobierno de Bengasi, pero sí ha comprometido ayuda humanitaria por casi seis millones de euros. Jiménez se mostró ayer dispuesta, en declaraciones a RNE, a estudiar “caso por caso” el desbloqueo de los fondos de Gadafi en España “para ayudar a las necesidades más perentorias de la población libia”. Por otro lado, el Consejo de Ministros acordó pedir al Congreso una prórroga indefinida de la participación militar española en la misión de la OTAN en Libia, que incluye siete aviones, dos buques y 500 militares.