Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Segorbe, bastión republicano

Acción Republicana Democrática Española tiene representación desde 1979

En las elecciones se presenta junto a independientes. Ya ha gobernado con PSOE y PP

Bandera republicana. Ampliar foto
Bandera republicana.

En las calles de Segorbe (Castellón) estos días es habitual escuchar el himno de Riego mezclado con las sintonías electorales del PP y del PSOE. Los segorbinos no se sorprenden. El partido republicano, Acción Republicana Democrática Española (A.R.D.E), obtiene representación en el Ayuntamiento desde las primeras elecciones democráticas.

Manuel Sender, el primer alcalde elegido por sus vecinos en 1979 tras la muerte de Franco, pertenece a esa formación republicana. En su primer mandato gobernó con el apoyo del PSOE. En los comicios de 1983 encabezó la lista más votada, pero un raro acuerdo entre los socialistas y Alianza Popular (AP) le apartó del cargo de regidor.

Sender, ingeniero industrial de 65 años y propietario de una fábrica de forjados y vigas, no ha sido el único alcalde republicano de Segorbe. Aunque en 1987 se presentó a un tercer mandato, decidió retirarse de la vida política activa porque sus compromisos laborales, “cada vez más intensos”, le impedían dedicar todo el tiempo que él hubiera deseado a dirigir Segorbe. No obstante, tras esa decisión subyace una causa más poderosa y profunda: Motivos de conciencia y compatibilidad ideológica. Esas elecciones las ganó el PSOE pero en 1989, una moción de censura apoyada por los cuatro concejales de ARDE y los cuatro del AP, auparon al poder al segundo alcalde republicano de la historia de la democracia de Segorbe, Luis Pedro Martín. Sender que dice comprender el pacto reconoce, sin embargo, que él “nunca hubiera podido gobernar con la derecha”

Esa extraña alianza, -“impulsada quizás por el resquemor contra el PSOE que nos sacó del Ayuntamiento en la legislatura anterior gobernando con AP”, explica Luis Pedro, hijo del segundo alcalde de ARDE.- trajo cierto desencanto a parte de los republicanos de Segorbe y quizá también explique el paulatino descenso de apoyos que el partido republicano ha experimentado desde entonces en las sucesivas elecciones municipales.

Nicolás Hervás, el único concejal republicano que tiene la formación en el Ayuntamiento segorbino, da otras razones. Al otro lado del teléfono explica que ARDE tiene muy difícil sobrevivir entre partidos grandes e implantados a nivel nacional como el PSPV-PSOE o el PP, que gobierna la localidad castellonense desde 1995. Algo que también comparte Sender. “ARDE es un partido pequeño y tuvo muchas dificultades tras la transición en darse a conocer. En aquella época muchos prefirieron afiliarse a partidos mayores y con más visibilidad. Fue difícil aguantar, solo se hizo gracias a los que teníamos una convicción republicana firme”.

Un republicanismo que, no obstante, tanto Hervás, como Martín (hijo) o Sender aseguran que profesa la mayoría de la sociedad segorbina. (9.267 habitantes) “Aquí la gente es antes republicana que socialista o comunista”, sentencia tajante Hervás. El hecho es que ARDE (aunque bajo la denominación de Unión Republicana) lleva presente en Segorbe desde 1891, fecha en la que se construyó el Centro Instructivo de la Unión Republicana, la sede del partido que en el franquismo les fue confiscada y que no recuperaron hasta julio de 2005, “previo abono de 60.000 euros, tuvimos que pagar por lo que era nuestro”, se queja Hervás mientras desgrana con entusiasmo la importancia que el centro y el partido han tenido a lo largo de la historia del municipio.

El espectro republicano

En ese edificio está el bar Némesis, propiedad de Luis Pedro Martín (el hijo del Alcalde). El pasado 1 de mayo, durante la manifestación del día del Trabajo, fue fotografiado junto a su hija de seis años. Él llevaba una bandera republicana y la niña una del PCE. Martín se justifica entre risas. “El espectro republicano en Segorbe es muy amplio, abarca desde la izquierda a la derecha, pasando por el centro”.

Una definición a la que se aferran tanto Sender como Hervás, para justificar el hecho de que este último se presente a la alcaldía en coalición con ALISE (Alternativa Independiente por Segorbe), una formación independiente que ya concurrió en las elecciones de 2007 en solitario y que no obtuvo representación. En estos comicios ambas formaciones han decidido unir sus fuerzas para obtener “dos concejales”, explica tanto Hervás, como Francisco Pérez, número dos de ALISE.

Desde ARDE y desde ALISE niegan que estos últimos estén inclinados a la derecha. “La formación está compuesta por unos 50 o 60 personas de distintas ideologías y sin experiencia política previa, salvo un afiliado que antes perteneció a UCD”. Ambos insisten en que se unen para evitar los efectos de la Ley D´hont, “que acaba beneficiando al PP” y para hacer una férrea oposición común contra el alcalde, Rafael Calvo, al que acusan de gobernar de manera caciquil. Sólo Martín (hijo) reconoce que la mayoría de los miembros de ALISE son de ideología conservadora “descontentos con el PP”. “Somos un pueblos, nos conocemos todos y todos sabemos lo que piensa cada uno”, aunque vuelve a puntualizar que en el partido republicano caben todas las inclinaciones políticas. Él preferiría que ARDE se presentara en solitario, aunque entiende que los votos de ALISE pueden favorecer la obtención de un segundo concejal en el Ayuntamiento.

Hervás revela que su primera intención era acudir a las elecciones en compañía no sólo de ALISE sino también del PSOE, iniciativa que se truncó en la tercera reunión que los republicanos mantuvieron con los socialistas, que prefirieron concurrir en solitario. El espectro político de Segorbe contiene formaciones diferentes. Sus pactos, alianzas y estrategias tanto para mantenerse en el poder, como para llegar a él, también son insólitas. La foto de Martín y su hija con dos banderas distintas puede no resultar tan chocante en Segorbe después de todo.